¿Utilizas la plataforma de PayPal como plataforma de pago? ¡Cuidado! Evita que te estafen…. Existen algunas amenazas comunes que utilizan el nombre de PayPal para cometer fraudes y que tú debes conocer para protegerte de estos eventos. ATENTO

 

PayPal es uno de los proveedores de pago más populares en todo el mundo. Este gigante de las transacciones cuenta con 28 millones de comerciantes registrados en su plataforma y un volumen de pago total de 247 mil millones de dólares.

Sin embargo, esta plataforma no está exenta de los ataques de cibercriminales y de las diversas formas de fraudes que estos pueden lanzar. Las grandes empresas cuentan con un sistema avanzado de ciberseguridad y un ejército de profesionales, para evitar estos ataques, pero son los proveedores más pequeños los que quedan más vulnerables.

Si te encuentras en el último grupo, te traemos algunas de las formas de fraudes más comunes para que estés muy atento y te ayuden a evitar caer en estas situaciones a veces nefastas.

Formas de fraudes más comunes aplicadas a través de PayPal

1.- Estafas de sobrepago.

El delincuente se hará pasar por un cliente habitual, y enviará un pago a través de Paypal por un monto mayor al del producto o servicio.

Notificará al vendedor que ha hecho un pago, por error, por un monto mayor al acordado y solicitará la devolución del excedente.

Hecho esto, el estafador contactará la plataforma de Paypal y presentará un reclamo utilizando alguna de las siguientes excusas: el producto recibido era de menor calidad al propuesto, que su cuenta se ha visto comprometida o que no han hecho ninguna compra. En este último caso, el vendedor podrá perder tanto el producto como el dinero, si el estafador es elegible para un reembolso completo.

También, es posible que el estafador haya utilizado, para hacer el pago del producto, una cuenta comprometida o una tarjeta de crédito robada. Si el titular cuenta o de la tarjeta se entera de que ha habido una compra que él no ha autorizado, lo reportará y el vendedor se quedará sin el producto y el pago del mismo, además de que perderá el dinero para cubrir los gastos de envío.

Para evitar esta situación, en el caso de que exista un cliente que reporte que ha hecho un sobrepago, lo mejor será pecar por cauteloso y cancelar la compra.

2.- Estafas con las direcciones de envíos.

En este caso, pueden darse dos situaciones:

a) El estafador convencer al vendedor de que use la cuenta de envío.

Por ejemplo, el estafador convence al vendedor de que use su cuenta de envíos porque así obtendrá un descuento o podrá ofrecer un precio mejor, ya que los costos de envío serán menores. En el caso de que el vendedor acceda a este procedimiento, el delincuente podrá solicitar fácilmente al servicio de envío que desvíe la entrega a otra dirección, lo que le permitirá hacer un reclamo y afirmar que el producto que compró no llegó.

El vendedor no tendrá el comprobante de entrega, lo que se traducirá en un triple golpe a su billetera:

  • Quedará fuera del alcance del producto.
  • Deberá pagar las tarifas de envío.
  • Tendrá que compensar monetariamente el producto que no llegó, aun y cuando el producto sí fue enviado.

 

b) El estafador da intencionalmente la dirección de envío incorrecta.

El delincuente rastreará el envío y esperará pacientemente hasta que aparezca un comentario en el que se dice que el producto no se pudo entregar, el estafador se comunica con el vendedor e indica su dirección “correcta”, para finalmente recibir el producto.

Debido a que no hay prueba de la entrega, se repite el escenario del punto anterior.

Para evitar los dos escenarios anteriores, lo mejor será seguir trabajando con tu cuenta de envío y evitar transferir dinero a alguien que no conoces.

También, debes enviar el producto “siempre” a la dirección que el comprador indica en la página “Detalles de la Transacción”. Finalmente, puedes ponerte en contacto con tu empresa de envío y prohibir al comprador que cambie la ruta de la entrega.

fraudes con paypal

3.- Estafas de Phishing.

Un escenario común que puede fácilmente ocurrir es que el proveedor reciba un correo electrónico diciéndole que su cuenta de PayPal ha sido suspendida, hecho este que puede hacer que entre en pánico si esta es una de sus principales cuentas y la que le genera mejores ingresos.

El correo electrónico puede hacer alusión a varias razones por las cuales la cuenta ha sido suspendida, incluido que ha habido una actividad inusual en la misma.

El correo electrónico que ha recibido el proveedor puede parecer legítimo, debido a que cuenta con la información necesaria para hacerse pasar como real.

En este correo falso, se le informa a la persona que, para que pueda poner a funcionar su cuenta de nuevo, debe seguir una serie de pasos.

Por lo general, esta es una táctica cuyo objetivo principal es robar datos confidenciales y/o credenciales de la cuenta de PayPal.

Si el comerciante cae, el delincuente tendrá en sus manos la dirección de correo electrónico, las contraseñas y tal vez algunos datos más.

Y, por si fuera poco, el correo electrónico puede incluir un enlace que descargará malware en el dispositivo de la víctima.

Para evitar caer en este tipo de estafa es muy importante revisar cualquier correo electrónico que se reciba y que no haya sido solicitado. Ante las dudas contacta con la empresa directamente a través de los formularios de contacto oficiales que se encuentran en el sitio web oficial.

Cualquier cambio que necesites hacer con tu cuenta, hazlo desde la página oficial.

Más vale ser precavido. Usa también un filtro anti spam y una solución de seguridad actualizada y que tenga buena reputación.

4.- Estafas al querer hacer transacciones con monedas extranjeras.

El estafador ofrece servicios de cambios de monedas y cuentan con perfiles en Instagram que a su vez tiene una gran cantidad de seguidores. Muchas veces dichos seguidores son obtenidos a través del uso de aplicaciones que te ayudan a inflar esas cuentas, para dar la impresión de que poseen credibilidad y de que son confiables.

Ofrecen tasas de cambio mucho más altas que las que ofrece Paypal, una excelente atención al cliente y te dicen que tienen todos los procesadores de pago existentes.

En tal sentido, tú ofreces una cantidad de dinero a estas personas y estas personas aceptan comprarlo y te facilitan su correo para que les hagas la transferencia. Tú haces la transferencia del dinero y hasta allí todo bien.

El correo que estas personas te facilitan es un correo ficticio. A ese correo llegará tu transferencia y les aparecerá un mensaje que dirá, más o menos lo siguiente: El correo nombre@gmail.com ha realizado un pago.

Estas personas con tu correo se meterán en Paypal, colocarán tu correo y harán clic en la parte de ¿ha olvidado su contraseña? Al hacer esto, llegará un código para cambiar la contraseña a tu teléfono celular. Los estafadores te dirán que tu dinero cayó en el estado de “retenido”, y te dicen que te enviarán un código a tu teléfono, que les debes facilitar para poder desbloquear ese dinero.

Si tú le das el código que llegó a tu teléfono para, supuestamente, desbloquear el dinero, ellos tendrán todo lo necesario para cambiar tu contraseña de PayPal, se meterán en tu cuenta y harán todo lo que les apetezca hacer. En ese momento habrás perdido tu cuenta y será muy poco lo que puedas hacer.

A su vez, estos delincuentes, te bloquearán en la cuenta de Instagram, y para evitar que los encuentres, pueden cambiar el nombre de la cuenta, la foto de perfil, etc.

No podrás denunciar el correo al que le hiciste la transferencia porque es un correo ficticio.

Para evitar esto, no uses esas cuentas de Instagram o Facebook aunque te ofrezcan tasas de cambio irresistibles.

Incluso en cuentas que parecen confiables, suelen hacer diferentes transacciones de forma legal y efectiva. Cuando vas por tu cuarta o quinta transacción y la vas a hacer por un monto mucho mayor, aprovechan la confianza obtenida y proceden a estafarte.

En conclusión:

Debes estar muy atento cuando realizas este tipo de transacciones, aunque parezca que puede ser un poco engorroso, sigue los pasos tradicionales, todo cuidado es poco, y no realices cambios de los datos de tus cuentas a través de los correos, sino en las páginas oficiales.

Revisa muy bien los correos que llegan a tu bandeja de entrada. Especialmente, revisa los dominios. Cuando se trata de estafadores, suelen ser diferentes a los originales.

 

Fuente

Sabrina Tips 

Welivesecurity