¡El Perdón! ¿Por qué Perdonar nos permite vivir ligeros?

Todos, absolutamente todos, tenemos heridas del pasado que hay que sanar, hay que cicatrizar para que dejen de doler. Porque, efectivamente, las cicatrices ya no duelen.