¡Estoy en Pánico! ¡Necesito ayuda!

Fue exactamente éste el título del e-mail que recibí el día 02 de enero, de una cliente que atendí ayer al final del día.