¿No puedes arrancar tu día sin beber café? ¿Pierdes la cuenta del número de tazas que bebes a lo largo del día? Debes saber que el consumo excesivo de esta bebida puede acarrear efectos secundarios que pueden afectar seriamente tu salud. Conoce sus efectos negativos.

 

El consumo de café se encuentra arraigado en cualquier parte del mundo. Solemos recurrir a una taza de café para elevar nuestros niveles de energía y concentración, además, sabemos que puede aportar otros beneficios a nuestro organismo como: reducir el riesgo de padecer de Alzheimer, Parkinson, diabetes tipo 2 y hasta de algunos tipos de cáncer.

Asimismo, puede favorecer al sistema cardiovascular, ayudar a aliviar algunos síntomas del asma, aumentar la memoria a corto plazo y puede evitar el estreñimiento.

¿Pero qué sucede cuando consumimos café de forma excesiva?

Tomar café en cantidades moderadas, no representa un grave problema, pero su consumo excesivo, puede traernos consecuencias negativas, que se reflejarán, definitivamente en nuestro estado de salud.

Cuando dependemos totalmente del café, específicamente de la cafeína que éste contiene, se pueden comenzar a presentar síntomas como: inquietud, irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza, ansiedad, taquicardias, disturbios gastrointestinales, nerviosismo, entre otros.

Y si sufrimos de depresión, ansiedad o ataques de pánico, o estamos predispuestos a alguna de estas patologías, podemos sufrir crisis severas luego de beber algunas tazas de café.

Incluso, puede suceder que el consumo excesivo de café nos lleve a padecer de una sobredosis con síntomas tan desagradables como: sentir las pulsaciones bastante aceleradas o tal vez irregulares, vómitos, disminución de las funciones cognitivas, sensación de desorientación y diarrea.

De ahí la relevancia de tomar conciencia de que “sí”, efectivamente el café puede aportar beneficios a nuestra salud, pero también puede ser bastante perjudicial si abusamos de su consumo.

¿Cuáles son las dosis diarias recomendadas para evitar consumir café de manera excesiva?

De acuerdo con la organización mundial de la Salud, la dosis máxima que se puede ingerir de café es de 400 mg. Pero si de verdad deseamos evitar los síntomas molestos y en algunos casos graves de beber café en forma excesiva, no debemos superar las tres tazas diarias de esta bebida.

Conoce los riesgos y peligros de beber café en exceso

1.- Afecta seriamente nuestro sistema nervioso.

El consumo de café puede causar insomnio en algunas personas, mientras que a otras las ayuda a dormir. También puede generar ansiedad, irritabilidad o en algunos casos, retraimiento. Además, puede producir taquicardia, temblores, jaquecas de diversas intensidades y agitación nerviosa.

2.- Interfiere en nuestro sistema digestivo.

Si bebemos café de forma desmesurada, probablemente se manifestarán síntomas como: náuseas, diarreas, vómitos, dispepsia, úlceras gástricas, estreñimiento, alteraciones en la motilidad gastroesofágica, hiperperistaltismo.

3.- Genera contracciones musculares.

El ingerir café de forma excesiva puede llevar a un atrofiamiento de los músculos o incluso a movimientos involuntarios o inesperados.

4.- Aumento considerable de los niveles de colesterol.

Las bebidas de café hervidas y sin filtrar, suelen contener cafestol y kahweol sustancias que pueden hacer que el colesterol aumente de forma considerable, especialmente en las mujeres.

conoce los efectos negativos del café

5.- Puede contribuir a la aparición de osteoporosis, infertilidad, anemia.

El consumo excesivo de café puede aumentar los síntomas producidos por el síndrome premenstrual y puede reducir la fertilidad en las mujeres. Asimismo, puede aumentar el riesgo de sufrir de osteoporosis porque afecta la absorción de calcio y acelera la pérdida de hueso, así como aumenta los riesgos de padecer anemia, porque afecta la absorción de hierro.

6.- Ayuda a tener mal aliento.

El café puede ayudar a tener mal aliento debido a que deshidrata las células mucosas que se encuentran en la boca, secándolas. Lo cual se podría evitar con la estimulación de la producción de saliva, ya sea comiendo varias veces al día (pero en pocas cantidades), beber agua, masticar chicle.

7.- Produce un Efecto diurético.

La cafeína genera una mayor necesidad de expulsar los líquidos presentes en nuestro cuerpo, lo que conduce a la dilatación de los vasos sanguíneos. Si consumimos café en exceso, lo más probable es que sintamos unas constantes y desagradables ganas de orinar.

8.- Mayor presión sobre el corazón.

Beber una taza de café puede elevar la frecuencia cardíaca a 100 latidos por minuto, cuando lo normal son: 60 a 80 y puede demorar hasta una hora para volver a la normalidad.

También puede hacer que las arterias se contraigan con la consecuente subida de la presión arterial.

En las personas sanas, no podría catalogarse como un efecto negativo, por el contrario, la cafeína contenida en el café podría darles un impulso de energía e incluso, protegerlos de ataques al corazón.

El problema viene cuando sufrimos de insuficiencia cardíaca, en donde el café  sometería al corazón dañado a mayor presión.

Las personas con problemas en el corazón deben evitar el café instantáneo, ya que suele contener altos niveles de potasio, que puede provocar alteraciones peligrosas en el ritmo cardíaco.

9.- Puede provocar adicción y síndrome de abstinencia.

El consumo de cafeína puede generar adicción y aunque las consecuencias de su consumo no son tan peligrosas como lo serían las del alcohol, la cocaína o la heroína, por ejemplo, muchas personas no pueden dejar de tomarla, aún sabiendo lo perjudicial que puede ser, porque desean evitar los síntomas de la abstinencia.

Entre los síntomas de la abstinencia tenemos: depresión, ansiedad, dolores de cabeza, deterioro psicomotriz, de la atención, concentración y rendimiento cognitivo, fatiga, dificultad para trabajar y adormecimiento.

Estos síntomas no solo se pueden presentar cuando existe un excesivo consumo de cafeína, se han dado casos en los que los mismos aparecen aún cuando el consumo es de apenas una taza diaria.

Definitivamente, el café es una bebida deliciosa y que merece ser saboreada, pero debe ser consumida con precaución. Préstale atención a las señales que tu cuerpo te envía y actúa en consecuencia.

Fuente:

La Información

Wikipedia