La importancia de dormir para presentar un buen estado de salud y bienestar... Para conciliar el sueño y te contamos algunas técnicas para dormir bien

 

Actualmente vivimos en una sociedad con un ritmo de vida muy acelerado, tratando de cumplir con muchas actividades diariamente. Como consecuencia, encontramos que muchas personas que tienden a trasnocharse por asistir a eventos sociales, trabajar, estudiar, ocio o cualquier otra actividad realizada en horas de la noche. Esto conlleva a que no se duerman las horas necesarias o no se tenga un descanso apropiado, lo que desarrolla trastornos del sueño como lo cuenta el diario www.clarin.com y el portal elsignificadode.org tener cuidado por que es perjudicial para la salud física y mental de la persona.

El sueño es primordial para la salud del ser humano

Dormir es una habilidad primitiva con la que nace el ser humano. Noche tras noche recurrimos a ella, durante todos los días hasta que morimos; estadísticas confirman que un ser humano promedio, duerme durante un tercio de toda su vida. Y es que este proceso fisiológico es indispensable para nosotros, puesto que será el periodo de tiempo en el cual repondremos energía, la mente tomará un descanso, nuestros órganos disminuyen su ritmo de trabajo, es decir, todo nuestro cuerpo se encontrará en un estado de relajación para reestablecernos.

Ahora bien, a pesar de que esta actividad nos acompaña desde nuestro primer día de vida, existen un tiempo estipulado de horas necesarias para que podamos adquirir todos sus beneficios, correspondiendo a cada una de las etapas de nuestro crecimiento. Profesionales de la salud aseguran que un neonato de hasta cuatro años debe dormir de 11 a 18 hora al día, para un infante es recomendable de 10 a 11 hora, en los adultos basta con 7 a 8 horas y para las personas de avanzada edad el descanso debe ser de 5 a 6 horas.

Sin embargo, es muy común que la mayoría de las personas experimenten una sensación de cansancio al momento de despertarse, a pesar de haber dormido las horas reglamentarias. Por ende, se considera que dormir bien no es sinónimo de descansar lapsos de tiempo extensos, sino de la calidad que posee el sueño. Levantarse lleno de energía, fresco, renovado y con un sentimiento de relajación, son características típicas de haber obtenido un excelente descanso.

No descansar bien, saltarse horas de sueño, trasnocharse o no dormir en más de 16 horas, puede ser perjudicial para la salud de cualquier ser humano. Con solo un día que modifiquemos nuestro sueño, atraemos consecuencias negativas a nuestro cuerpo, por lo que acostumbrarnos a ello puede resultar fatal.

Dentro de la lista inmensa de problemas producidos por falta de sueño, vamos a encontrar efectos a corto y largo plazo. Después de una noche de mal dormir podemos padecer de cambios repentinos de humor, irritabilidad, falta de energía, cansancio, agotamiento mental y físico, desanimo, estrés, ansiedad e irregularidades en el descanso (dificultades para conciliar el sueño, insomnio, sueño interrumpido, siestas de excesiva duración, entre otras)

A largo plazo, las consecuencias serán muchos más graves, y en algunos casos, hasta irreversibles. Por ejemplo, trastornos digestivos, la memoria se verá afectada, el aprendizaje será mucho más lento, deficiencia en la sinapsis de las neuronas, enfermedades hepáticas, disminución de ritmo cardiaco, dolores musculares y articulares, envejecimiento prematuro, enfermedades cardiorrespiratorias, dificultades para controlar las habilidades motoras, disminución en la agilidad mental, entre muchas más.

Técnicas para que siempre logres dormir bien

A diferencia de la creencia popular, para descansar no solo se necesita acostarse en una cama y cerrar los ojos. Dormir bien va más allá de ello, puesto que se necesitan seguir una serie de hábitos para que el sueño pueda llegar a ser de calidad. Hemos logrado recaudar varios tips que te serán de muchísima ayuda para que le digas a dios al mantenerte mucho tiempo en vigilia:

  • Aunque no lo creas, uno de los peores enemigos para dormir son bebidas estimulantes como el alcohol o el café. Esto se debe a que su función principal es crear un plus de energía en el cuerpo y disminuir el sueño.
  • Evita a toda costa las vigilias
  • Procura cenar con una anticipación de mínimo unas tres horas antes de irte a la cama. De este modo, le proporcionarás el tiempo suficiente a tu sistema digestivo para procesar todos los alimentos.
  • Siempre deberás dormir en tu cama.
  • Los aparatos electrónicos pueden ser factores causales de insomnio, por ello es recomendable que evites utilizar un dispositivo móvil al menos una hora antes de dormir.
  • Despierta apenas suene la alarma. De lo contrario, se puede comenzar un nuevo ciclo del sueño, el cual se verá interrumpido.

Realizar una siesta durante el día, puede ser de gran ayuda para muchos

Pese a de que existe una disyuntiva entre los profesionales de la salud sobre este tema, puesto que algunos la recomiendas a sus pacientes mientras que otros no, puede resultar una alternativa viable para aquellos que no descansan mientras duermen o solo concilian el sueño por unas pocas horas. Ya que muchas personas tienden a sentirse cansados durante el trascurso de su día, es recomendable que recurran a una siesta corta para recuperar fuerzas y seguir con sus actividades cotidianas.

No obstante, la parte negativa de la misma, es que no puede sobrepasar un periodo de una hora. Sí esto sucede, nuestro sueño nocturno se puede ver afectado, retrasando nuestra hora de ir a la cama por no poder dormir o fragmentando el mismo. En resumen, si se desea realizar una siesta, se deberá descansar por una hora en la tarde mientras que se descansan ocho horas ininterrumpidas durante la noche.

  • : España