Existen muchos remedios naturales que pueden ayudarnos en casos como la inflamación o alivio del dolor crónico, evitando que usemos con frecuencia medicinas sintéticas, tales como el ibuprofeno. Conoce los 8 mejores tés para desinflamar y aliviar el dolor.

 

En ocasiones, nos vemos sorprendidos por un dolor de cabeza o una inflamación y solemos recurrir, para aliviarla, a medicinas como el ibuprofeno, que son efectivas, pero que si se consumen con mucha frecuencia, pueden llegar a ser realmente nocivas para nuestro organismo.

El ibuprofeno, cuando se toma por tiempos muy prolongados, puede dar lugar a efectos secundarios, tales como: zumbido en los oídos, estreñimiento, diarrea, mareos, nerviosismo, gases o distensión abdominal.  Y en el peor de los casos, produce mayor riesgo de infarto, infertilidad en los hombres, pérdida de la audición.

En cambio, los remedios naturales para desinflamar y aliviar el dolor son mucho menos perjudiciales, puede que tengan algunos efectos secundarios, pero son mucho menos dañinos y lo mejor de todo es que los puedes conseguir fácilmente o los tienes en la cocina de tu hogar.

Los remedios naturales para la inflamación y el dolor crónico no solo podrán ayudarte a aliviar estos síntomas, sino que además, con su consumo frecuente, podrán desaparecerlos gradualmente.

En tal sentido, ya no tendrás que recurrir a los fármacos agresivos para aliviar el dolor o la inflamación, sino que podrás hacer uso de los tés que te mencionamos a continuación.

 8 mejores tés para desinflamar y aliviar el dolor

1.- Té de Jengibre.

El jengibre cuenta con un compuesto llamado gingerol, que tiene la capacidad de expandir los vasos sanguíneos, lo cual ayuda a mejorar la circulación. Además, cuenta con una serie de propiedades curativas interesantes: es antioxidante, analgésico, antiinflamatorio, antiemético, antipirético.

Para consumirlo, solo debes cortar unas rodajas de jengibre, colocarlas en 3 ml de agua y dejarla hervir durante 5 minutos. Lo dejas reposar y lo tomas solo o con un toque de miel.

2.- Té de Hibisco o flor de Jamaica.

El hibisco puede tener una fuerte acción diurética y digestiva. Tiene propiedades laxantes y termogénicas, lo que quiere decir que puede acelerar tu metabolismo.

Una infusión de hibisco podrá ayudarte a drenar el exceso de líquidos y desechos, así como a regular el tránsito intestinal.

Para consumirlo y poder beneficiarte de sus propiedades, deberás hervir en un litro de agua dos cucharadas de hibisco por algunos minutos y consumir este té a lo largo del día.

3.- Té de Cúrcuma.

Gracias a su ingrediente activo la curcumina, una de las propiedades más destacadas de este rizoma es la de desinflamar.

Por lo tanto, si presentas algún tipo de inflamación, podrás recurrir a este té, ya que no solo te ayudará a desinflamar tu estómago, por ejemplo, sino que también tendrá los mismos efectos sobre tu piel y articulaciones. También te aportará soluciones analgésicas, antioxidantes y cicatrizantes.

Para consumirlo, tendrás que cortar algunas rodajas de cúrcuma fresca y colocarla en 300 ml de agua que deberás dejar hervir durante unos 5 minutos.

4.- Té Amarillo.

Este tipo de té se obtiene del árbol de té, que además es el origen de las diferentes clases de té que existen. En un principio estaba destinado al consumo imperial en China, por lo que es una clase de té poco conocida, pero muy apreciada.

El té amarillo es rico en ácido gálico, responsable de proteger al hígado de las toxinas y prevenir la aparición de enfermedades hepáticas. También ayuda a acelerar el metabolismo, contribuyendo con esto a la pérdida de peso. Asimismo, ayuda a prevenir la osteoporosis y osteosclerosis, es un rico antioxidante, mejora la digestión y el funcionamiento de los intestinos.

Este té podrás consumirlo hirviendo un poco de agua, para luego, una vez retirada del fuego, colocarle un sobre de té amarillo. Podrá beberse frío o caliente.

5.- Té de Canela.

Su compuesto cinamaldehído bloquea la producción de proteínas que contribuyen a la inflamación, una acción muy parecida a la del ibuprofeno.

El té de canela podrá usarse para aliviar el estómago por sus propiedades carminativas, pues lo enfría, lo que ayuda a reducir el ácido que este pueda contener, reduce los gases y previene las úlceras. También son bastante conocidas sus propiedades antisépticas, antiparasitarias, antimicóticas y bactericidas.

Para consumir este té, coloca una rama de canela en 250 ml de agua hirviendo y déjala hervir cerca de 5 a 10 minutos. Deja enfriar la mezcla, retira la rama de canela y bebe la infusión. Si lo deseas, endulza con un poco de azúcar o miel.

6.- Té de Cola de Caballo.

La cola de caballo es una planta muy utilizada para disminuir la retención de líquidos, para los cálculos de vejiga y renales, las infecciones del tracto urinario y en general, para corregir algunos trastornos de la vejiga y de los riñones. También, se encuentra catalogado como un buen antioxidante.

Para beber este tipo de té, deberás hervir 300 ml de agua y luego colocar una ramita de cola de caballo ya con el fuego apagado. Deja reposar durante 10 minutos.

7.- Té de Linaza.

Rica en ácidos grasos, la linaza ayuda a reducir el colesterol, a desinflamar el estómago y en el tratamiento de los dolores causados por el reumatismo, ya que los fitoestrógenos que la componen son antiinflamatorios.

La forma más efectiva de obtener todos sus beneficios es consumirla molida, pero también puedes hacerlo a través de un rico té.

Para consumirlo, agrega en un litro de agua 30 gramos de semilla de linaza, espera a que el agua hierva durante 25 minutos, para posteriormente apagar el fuego y dejarlo reposar. Luego, cuélalo y estará listo para su consumo.

8.- Té de Romero.

Entre los beneficios que se pueden destacar del té de romero, son: disminuir el cansancio frecuente, aliviar el dolor de cabeza y mejorar la digestión. Asimismo, cuenta con propiedades carminativas, antisépticas, antiespasmódicas, antibióticas, depurativas y diuréticas.

Para poder consumir este té, deberás hervir 300 ml de agua y después de apagar el fuego colocar una ramita de romero. Deja reposar durante 10 minutos para luego beberlo.

Recuerda: Nada en exceso puede ser bueno y esto es aplicable también a los tés. El hecho de que sean remedios caseros no quiere decir que no puedan tener efectos secundarios, por lo que debes vigilar su consumo en caso de embarazo o presión arterial alta, úlceras u otras complicaciones de salud.

Consume estos tés con mesura y disfruta de sus grandes propiedades y beneficios.

Fuente:

Clarín

Ecoosfera