¿Conoces qué es un golpe de calor y por qué debes protegerte de él? Te contamos a continuación lo que debes y lo que no debes hacer ante un golpe de calor.

 

Llegó el verano y con él las temperaturas altas. Las personas salen a las calles con mayor entusiasmo, van a las playas, hacen más ejercicios al aire libre. Hasta ahí, todo bien.

Pero ¿Qué hacer cuando las temperaturas son realmente altas? ¿Cuáles son las precauciones que debemos tomar para evitar ponernos en peligro?

Algunos piensan que un golpe de calor es lo mismo que un “sofoco”, pero el primero va mucho más allá, porque incluso puede poner en riesgo nuestra vida si no aplicamos las medidas preventivas necesarias para evitarlo o para calmarlo cuando éste se ha manifestado.

En tal sentido, y para que puedas distinguir muy bien un golpe de calor cuando este se presenta, te lo definimos en seguida.

¿Qué es un golpe de calor?

Consiste en un trastorno del cuerpo, producido por una subida excesiva de la temperatura de éste cuando lo exponemos a altas temperaturas o cuando realizamos esfuerzo físico estando las temperaturas muy altas, lo que puede llegar a producir la falla de varios órganos, tales como: el corazón, el cerebro, los riñones e incluso puede afectar a los músculos.

La temperatura ideal de nuestro cuerpo es de 37 °C, si por cualquier razón, excede los 40 °C, el cuerpo será incapaz de eliminar el exceso de calor y, en consecuencia, el sistema nervioso comenzará a alterarse.

Un golpe de calor puede ser grave, si no se toman a tiempo las medidas necesarias para hacer que el cuerpo vuelva a su temperatura normal.

En muchas ocasiones, requiere tratamiento de urgencia, y si el mismo por cualquier razón se retrasa, puede aumentar el riesgo de sufrir complicaciones graves o incluso producir el fallecimiento de la persona que lo padece.

Síntomas del golpe de calor

Algunos de los síntomas que indican que una persona está sufriendo de un golpe de calor son los siguientes:

1.- Temperatura elevada, igual o superior a 40 °C, medida con un termómetro rectal.

2.- Alteración del comportamiento: confusión, irritabilidad, convulsiones, coma, delirio.

3.- La piel se sentirá seca y caliente al tacto. En el caso de que se esté practicando ejercicios, la misma se encontrará seca o ligeramente húmeda.

4.- Estómago revuelto, náuseas o vomitar.

5.- Aumento anormal de la frecuencia cardiaca.

6.- Aceleración de la respiración y poco profunda.

7.- Dolor de cabeza muy fuerte, e incluso pueden llegarse a sentir pulsaciones.

8.- Enrojecimiento de la piel.

9.- Orinar poco.

Lo que NO debes hacer ante un golpe de calor

Se suele pensar que ante un golpe de calor lo indicado será pasar al otro extremo, bajar de forma brusca la temperatura corporal, pero hacer esto es totalmente contraproducente, ya que ante este contraste de temperatura, nuestro sistema circulatorio puede sufrir un shock, que en el peor de los casos nos llevará a la muerte.

Por lo tanto, ante un golpe de calor, esto es lo que NO deberás hacer:

a) Ducharte con agua helada.

b) Hidratarte con agua extremadamente fría.

c) Nunca tirarte a la piscina, al río de golpe o meterte al mar.

golpe de calor

Lo que SÍ debes hacer si notas que estás sufriendo de un golpe de calor

Si comienzas a sentir debilidad, mareos, dolor de cabeza o los síntomas que te hemos mencionado, o ves que los está sufriendo otra persona, debes seguir los siguientes consejos:

1.- Buscar inmediatamente la sombra. Colócate en posición tumbada, con la espalda recta y las piernas levantadas para favorecer la circulación sanguínea.

2.- Refrescarte de forma progresiva (abanicándote, usando compresas con agua templada, rociándote con agua fresca, etc) y si puedes quítate la ropa.

3.- Pedir asistencia médica.

Consejos para prevenir un golpe de calor

Un golpe de calor se puede evitar si tomas las medidas adecuadas para su prevención, como lo son:

1.- Evita exponerte al sol en las horas de mayor incidencia, como lo son de las 12 pm a las 5 pm.

2.- Ante días de extremo calor, usa vestimenta holgada y liviana.

3.- Aplícate protector solar generosamente por todo el cuerpo y luego, vuelve a hacerlo cada dos horas o con mayor frecuencia si nadas o sudas mucho. Con esto evitarás las quemaduras de la piel por exceso de sol.

4.- Mantente bien hidratado bebiendo mucha agua, y/o bebidas isotónicas.

6.- Cúbrete adecuadamente la cabeza, la piel y los ojos.

7.- En ningún caso, dejes a nadie dentro de un automóvil estacionado, esto incluye a tus mascotas.

8.- Trata de programar los ejercicios o el trabajo físico para los momentos más frescos del día.

9.- Toma medidas extremas si ingieres medicamentos o si sufres de enfermedades que aumenten el riesgo de padecer de problemas con el corazón. Evita el calor y actúa rápidamente en caso de que detectes síntomas por el exceso de éste.

10.- No consumas comidas pesadas y de forma abundante.

11.- Evita las bebidas muy frías o calientes, con cafeína o con azúcar en exceso.

¿Quiénes son las personas más propensas a sufrir de un golpe de calor?

Las personas con mayor riesgo de padecer de un golpe de calor son los ancianos con una patología previa y los niños menores de 3 años.

También, puede afectar a los jóvenes que practican algún deporte sin entrenamiento o protección.

Estas personas deberán estar siempre bajo vigilancia.

En el caso de los ancianos y de los niños, deberás cuidar su hidratación y mantenerlos en lugares ventilados o bien con aire acondicionado.

Si observas en el niño letargia o pérdida de conciencia, acude inmediatamente al médico. No le des de beber agua si se encuentra inconsciente, porque puedes ahogarlo. Esto aplica también para los adultos.

Fuente:

Mayo Clinic 

Sanitas