¿Te has preguntado alguna vez la razón por la cual se te olvidan las cosas, tienes dificultades para lograr concentrarte o sufres de dolores de cabeza frecuentes?

 

En ocasiones, no llegamos a ser realmente conscientes de que la forma cómo nos alimentamos o la práctica de algunos hábitos diarios puede perjudicar nuestro cerebro sin que nos demos cuenta.

Puede que en este momento estés realizado algunas prácticas que no le están haciendo nada bien a tu cerebro, algunas de ellas, ya sea en el corto o en el largo plazo, pueden incidir de forma negativa en tu salud mental, ya que pueden perjudicar el funcionamiento del cerebro o incluso producir daños en su estructura.

Existen algunos estudios científicos que han demostrado que algunos hábitos diarios pueden dañar las células cerebrales e incluso pueden ser determinantes en el desarrollo de enfermedades degenerativas.

El cerebro es uno de los órganos más asombrosos con el que contamos, casi todo lo que pensamos, decimos o hacemos se lo debemos a él, así como el sentir felicidad, tristeza, hambre, frío o calor, entre otras muchas funciones que puede desempeñar y de las cuales muy pocas veces nos detenemos a analizar.

A pesar de su importancia, rara vez pensamos sobre cómo cuidarlo y mucho menos, si las acciones que estamos llevando a cabo diariamente pueden dañarlo.

Hemos recolectado para ti, una serie de hábitos que pueden ser realmente perjudiciales para tu cerebro, que son bastante comunes y que tal vez nunca imaginaste que podrían hacerle un gran daño.

12 Hábitos que pueden perjudicar a tu cerebro

1.- Saltarte el desayuno.

Tal vez hayas escuchado una que otra vez que: “el desayuno es una de las comidas más importantes del día” y la verdad es que esto tiene mucho de verdad, ya que luego de un largo período de ayuno, el cerebro necesita de una buena cantidad de nutrientes para que pueda desarrollar sus funciones de forma adecuada.

Si te saltas el desayuno, obligas al cerebro a trabajar con las reservas, después de un largo período sin alimentos, el esfuerzo que tendrá que hacer será mucho más fuerte para poder cumplir con las tareas de las que es responsable, lo que a la larga puede ser bastante perjudicial para tu salud e incluso puede ocasionarle daños permanentes.

El saltarte el desayuno, podrá hacerte sentir mal, podrá fallarte la concentración, la memoria y disminuir tu desempeño tanto físico como cognitivo.

2.- Adoptar un estilo de vida en el que la actividad física es bastante escasa.

La actividad física incide directamente en tu estado de ánimo, previene la pérdida de memoria, facilita el aprendizaje y ayuda a retrasar algunos problemas relacionados con el envejecimiento.

3.- Abusar del consumo de café.

Si bien existen estudios que demuestran que el café puede producir algunos beneficios a nuestro organismo, su consumo en exceso puede tener el efecto contrario.

Gracias a su combinación de estimulantes y diuréticos puede producir insomnio y llevar al cerebro a trabajar de forma excesiva, haciéndote sentir síntomas como: ansiedad, irritabilidad, nerviosismo y dolores de cabeza.

4.- Escuchar música alta puede provocar la pérdida de tejido cerebral.

Si eres de los que le gusta escuchar música a todo lo que da tu aparato de sonido, debes saber que este hábito puede incidir de forma negativa en tu memoria y capacidad de aprendizaje, así como puede dañar las células cerebrales.

Los decibelios altos, están relacionados con una pérdida de tejido cerebral, especialmente, de materia gris.

5.- No dormir lo suficiente acelera la muerte de las células cerebrales.

Cuando duermes tu cerebro produce mielina, que consiste en un material que protege y reestructura las células del sistema nervioso.

Si no llevas a cabo un descanso adecuado, este proceso se ve interrumpido.  Se produce una aceleración de la muerte de las células cerebrales, lo que hará que te sientas frecuentemente cansado e irritado.

habitos que dañan tu cerebro

6.- Fumar definitivamente perjudica no solo a tus pulmones, sino también a tu cerebro.

La nicotina presente en los cigarrillos restringe el flujo sanguíneo, así como el flujo de glucosa y de oxígeno. Asimismo, puede ocasionar que el cerebro se contraiga y puede producir una tendencia al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

7.- El consumo excesivo de alcohol, podrá repercutir en un deterioro cognitivo temprano.

Beber alcohol es una actividad que le gusta a muchas personas, especialmente porque facilita la vida social, lo cual es positivo para el cerebro. Lo que no lo es tanto, es consumir alcohol en exceso, porque compromete seriamente el desarrollo cognitivo.

Además, altera la acción de los neurotransmisores, y modifica su estructura y función, lo que se ve reflejado en: una disminución de tus reflejos, así como del estado de alerta, cambios en la visión, aparición de alucinaciones, pérdida de la coordinación muscular, temblores, etc.

Por si fuera poco, el alcohol causa la muerte de las neuronas y ralentiza la transmisión de los impulsos nerviosos.

8.- Abusar del consumo de fast food.

En estudios realizados por la Universidad de Montreal, las grasas presentes en las comidas rápidas pueden alterar las sustancias químicas del cerebro, provocando síntomas asociados con la depresión y la ansiedad.

También se podrá producir un endurecimiento de las arterias cerebrales, lo que puede perjudicar notablemente las capacidades cognitivas.

9.- Forzar al cerebro a trabajar cuando te encuentras enfermo.

Para muchas personas, permitirse un descanso cuando se encuentran enfermos no es viable, pero resulta que cuando el cuerpo está enfermo, éste utiliza toda su energía en sanarse, por lo que lo indicado es descansar.

Si forzamos a nuestro cerebro a trabajar, su eficiencia se verá disminuida, lo que podrá llevar a un debilitamiento del sistema inmunológico.

10.- Estar sometido constantemente a altos niveles de estrés.

Se ha comprobado que cuando te encuentras sometido a un estrés constante, existen áreas del cerebro, tales como: la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal que se ven disminuidas en su tamaño. Estas áreas juegan un papel muy importante en la regulación del aprendizaje, la memoria y las emociones.

Por lo tanto, tendrás dificultades para recordar cosas, para concentrarte, para tomar decisiones, y la memoria a corto plazo se verá afectada.

Una de las enfermedades más graves que puede producir el estrés crónico es la posibilidad de sufrir un derrame cerebral.

11.- El alto consumo de azúcar, puede provocar adicción.

El consumo en exceso de azúcar puede provocar adicción, por lo que los picos de la misma pueden producir depresión, ansiedad y cambios de humor repentinos.  También puede afectar negativamente a la formación de sinapsis en el cerebro, por lo que nuestra capacidad de aprender y de formar nuevas conexiones se ve disminuida.

Algunos estudios sugieren que un consumo de azúcar elevado puede estar relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

12.- Vivir en un ambiente en donde los niveles de contaminación son elevados.

Exponerse a largo plazo a un ambiente contaminado, puede llegar a provocar cambios físicos en la estructura de nuestro cerebro y afectar nuestras funciones cognitivas. También produce un mayor riesgo de sufrir de demencia o accidentes cerebrovasculares.

Si te estás sintiendo aletargado, cansado, con falta de concentración, observa tus hábitos diarios, puede que algunos de ellos sean los responsables y estés perjudicando tu salud cerebral sin saberlo.

Fuente:

Mejor con Salud 

Revista Moi