Moringa...probablemente ya habrás escuchado este nombre, pero ¿sabes de qué se trata? Y lo mejor ¿conoces por qué se dice que es un superalimento poderoso? Hoy te hablamos sobre ella y por qué debes incluirla en tu dieta diaria.

 

Moringa, también conocida como el “Árbol de la Vida” o “Árbol Milagroso”, es un árbol de origen asiático, pero ahora lo podemos encontrar también a lo largo de los trópicos. Es un árbol del que podrás sacar provecho de cada una de sus partes (frutos, madera, corteza, flores), pero para fines medicinales, las hojas, raíces y las semillas serán las partes más valiosas.

La moringa se revela como un superalimento por su valioso poder nutritivo y energético. Contiene de 18 a 20 aminoácidos esenciales, proteínas, sales minerales, vitaminas, polifenoles, flavonoides y ácido clorogénico, lo que le otorga las siguientes propiedades: antioxidante, antiinflamatoria, antifúngica, antibacteriana, dermoprotectora, antihistamínica, hipolipemiante, hipoglucemiante, emoliente, eupéptica, etc.

En la práctica ayurveda India, la moringa es utilizada para el alivio de por lo menos 300 dolencias. Su efectividad sobre una buena parte de ellas, ha sido comprobada científicamente, aunque aún queda mucho por descubrir sobre sus efectos en nuestra salud.

12 Motivos Medicinales para consumir Moringa

Los motivos medicinales para comenzar a incluir la moringa en tu dieta sobran. Te nombramos algunos de los que están comprobados científicamente:

1.- Alivia los dolores de cabeza y las migrañas. Sólo deberás usar sus hojas como cataplasma.

2.- Previene el daño oxidativo de tu ADN, gracias al poder antioxidante contenido en sus hojas (Vitamina C, flavonoides, fenoles, etc).

3.- Reduce los niveles de azúcar en la sangre, por lo que tiene incidencia en la Diabetes tipo II. El polvo de hojas de moringa o el jugo fresco (de sus frutos y hojas), podrá ayudarte con este propósito.

4.- Reduce los niveles de grasa en la sangre, lo que se traduce en un mejor control del colesterol. También podrá ayudarte en la reducción de grasa acumulada en el hígado y de la bilirrubina. Para este propósito, podrás consumir las hojas de la moringa molida, o su extracto.

5.- Protege los tejidos, como el corazón, los pulmones, el hígado, los testículos, los riñones.

6.- Cura heridas, además de favorecer a su rápida y buena cicatrización.

7.- Reduce la inflamación y los dolores provocados por la artritis y otras enfermedades de las articulaciones. Para ello, podrás usar los extractos concentrados de sus hojas.

8.- Ayuda a prevenir las úlceras en el tracto gastrointestinal. Y se ha mostrado muy efectiva en el tratamiento de gastritis, ardor en el estómago y acidez.

9.- Estimula la circulación sanguínea, mejora los problemas de hipertensión y actúa como cardiotónico, aumentando la eficiencia de la función cardíaca.

10.- Ayuda a proteger la vista y a prevenir la aparición de daños degenerativos, como por ejemplo, las cataratas.

11.- Favorece al aprendizaje y la memoria gracias a su poder de estimular la función cognitiva y además, protege el sistema nervioso central en casos de demencia.

12.- Mejora los síntomas del asma bronquial. Está indicada además, en el tratamiento de alergias respiratorias, alergias por contaminantes y otras afecciones respiratorias.

¡Como ves..! La moringa es una planta con un gran potencial medicinal y aún continúan los estudios sobre su aplicación en otras dolencias.

Y como todo en la vida, existen las partes buenas, pero también las partes malas, y nos estamos refiriendo a las contraindicaciones de la moringa. En este sentido, podemos decir que, en dosis moderadas no representa ningún peligro para tu salud, pero igual te recomendamos que si deseas consumirla, no está de más consultarlo con tu médico de confianza.

Se deberá evitar consumir moringa, si existen sospechas de embarazo, si padeces de hipoglucemia, si sufres de insomnio.

Algunos de sus efectos adversos, pueden ser:

a) Efectos abortivos cuando se consumen altas dosis, así como, desmayos, mareos y debilidad.

b) Si se consume en ayunas y por largos períodos de tiempo, puede producir acidez gástrica o alguna reacción alérgica.

c) Debido a sus propiedades depurativas, podrá producir un ligero efecto laxante.

d) En raros caso, podrá producir policitemia. (Aumento de la proporción de los glóbulos rojos por volumen sanguíneo. Es el opuesto a la anemia).

Presentaciones de la Moringa

  • Jugos de la planta fresca, utilizando sus frutos y hojas. Un vaso al día ayudará en el tratamiento de la tensión o la diabetes. También podrás usarlo a nivel tópico sobre heridas cutáneas.
  • En infusión (de sus hojas frescas o secas). Dos tazas al día, deberán ser consumidas si se desea un efecto laxante, desparasitante o digestivo.
  • En polvo, podrás consumirlo en la preparación de tus comidas, café, smoothies, jugos, infusiones.
  • En cápsulas de polvo de hoja de moringa, que deberás consumir por lo menos 3 veces al día, antes de cada comida.
  • Hojas pulverizadas para aplicación tópica sobre heridas, golpes o inflamaciones de piel.
  • Extracto de Moringa en cápsulas, una a dos cápsulas al día.

La información que te estamos presentando es de carácter informativo, los efectos de la moringa pueden variar de una persona a otra, así como las dosis recomendadas, por lo que te sugerimos que antes de consumirla, consultes a tu médico de confianza.


Fuente:

WebConsultas 

Ecoagricultor