¿Qué opinas sobre la depresión? ¿Conoces a alguien que la esté padeciendo? ¿La sufres o la has sufrido? ¿Será la depresión un Tabú? Hoy hablamos sobre: ¡Rompiendo con el Tabú de la depresión!

 

Apuesto que las personas que han sufrido o sufren de depresión se sentirán completamente identificadas con este artículo. La esencia no es mía, es de Quebrando o Tabu, pero me pareció importante compartirlo con ustedes, dado que existe mucha resistencia hacia este tema y me ha tocado muy de cerca.

Actualmente existen millones de personas en el mundo que sufren de depresión. Por ser mal entendida, es una enfermedad que quienes la padecen, en su mayoría, la enfrentan solos, sin un apoyo, sin un abrazo.

Éste es un tema del que muy poca gente habla, especialmente porque para los que no sufren de depresión, ésta no es una enfermedad, es sólo un capricho de la persona que dice que la padece, ya sea porque es flojo, no le gusta trabajar, no quiere esmerarse por vivir, ni dar lo mejor de sí. E incluso, al no aceptar que es una enfermedad, muchas veces se dejan de recibir los tratamientos adecuados para poder superarla. Se suele dejar de lado, esperando a que desaparezca “sola” o con una “Actitud Positiva”, o simplemente, “bebiendo un vaso de agua”, pero lo que termina por suceder es que, ésta no desaparece, por el contrario avanza cada vez con mayor fuerza, hasta que acaba apoderándose por completo de la persona que la padece.

Por lo tanto, hay que decir que “la Depresión es una enfermedad como otra cualquiera”. No es una enfermedad física, pero sí es una enfermedad psicológica, “muy seria por cierto” y como cualquier enfermedad debe y tiene que ser atendida. Nadie está exento de ella. Le puede dar a cualquier persona, de cualquier estrato social o edad.

Sus síntomas, tal vez los conozcas:

a) Sentimiento de Soledad. Aún y cuando se encuentran rodeados de gente sienten un vacío que nunca acaba.

b) Aislamiento Social. Terminan por apartarte de las personas. Prefieren al final, estar solos.

c) Descuidan su apariencia personal. Dejan de preocuparse por la apariencia personal o cómo lucen.

d) Dificultad de concentración. Les cuesta cumplir con sus rutinas laborales, pudiendo llegar incluso a abandonarlas.

e) Desorden del Sueño. Habrá días que querrán dormir todo el día y existirán otros en los que no podrán dormir un minuto.

f) Alteración del Apetito. Las ganas de comer desaparecerán por completo y en otras ocasiones, tendrán un hambre voraz. Pueden incluso tener pérdidas drásticas de peso.

g) Pierden literalmente la alegría de vivir. La depresión les hace perder el sentido y valor de las cosas y lo único que realmente desean es desaparecer.

h) Tristeza constante. Se presenta con muchas ganas de llorar, incluso cuando se es consciente de que todo está bien.

i) A veces puede estar acompañada con crisis de ansiedad o alguna tipo de fobia.

Generalmente, las personas que sufren de depresión ponen su mayor esfuerzo en ocultar su enfermedad e intentan engañar a las personas que están a su alrededor, haciéndoles creer que ¡todo está bien! Hacen esto, porque no quieren convertirse en una carga, porque sienten vergüenza y por lo tanto, se esconden. Saben que serán criticados y tal vez, señalados por los que les rodean.

Las personas deprimidas también logran reírse, son capaces de establecer buenas conversaciones y hasta pueden contar chistes. No sabemos de donde sacan las fuerzas, ¡sólo Dios lo sabrá! Pero ellos lo logran, sólo que, lo logran sólo por fuera, porque por dentro la depresión anda a sus anchas, corroyendo a la persona, llenándola de angustia y una preocupación paralizante y en algunas ocasiones, incapacitante.

Y es que… Las personas no suelen ser lo que imaginamos, ni lo que esperamos que sean. Las personas solo son lo que logran ser. Por lo que, es importante acabar con cada preconcepto que tenemos con relación al suicidio. (La idea de que la persona era débil, cobarde, sin FE en la Vida. Sin Dios en el corazón. Personas ingratas, egoístas y un sin fin de adjetivos más).

Solemos pensar. Por favor… él tiene todo en la vida. ¿Cómo es posible que pueda sufrir de depresión? E incluso afirmamos, que si pudiéramos ocupar el lugar de esa persona, estaríamos súper felices. ERROR… Nada más equivocado que esto.

Pues nosotros en el lugar de esa persona estaríamos igual de infelices también, pues no importa cuánto dinero, ropa, belleza, buenos amigos o AMOR, podamos tener, cualquiera de nosotros no está exento de padecer depresión. La Depresión la puede sufrir cualquier persona, el único requisito es estar VIVO.

Debemos recordar que nadie es menos que otro por tener depresión y nadie está libre de llegar a sufrirla algún día.

Una persona con depresión sufre, entre otras cosas, por la soledad, por la incomprensión, por las miradas y por los señalamientos de quien lo juzga y no lo entiende. Las mismas personas piadosas que amparan rápidamente a un enfermo con cáncer, dejan de lado a una persona que sufre de depresión, incluso pueden llegar a abandonarla.

Si puedieramos comparar la depresión con una enfermedad física, se le podría llamar el “Cáncer del Alma”. Esto sólo lo entiende y lo sabe quien la sufre, la sufrió, o quien tuvo el coraje de acompañar, muy de cerca, a la persona que la padece.

Y es que la depresión va poco a poco apoderándose de tu día a día… Hace que cualquier cosa resulte difícil… dormir, despertar, comer… Se siente un dolor tan infinito que pareciera que nunca pasará. Por eso, existen personas que se matan o ponderan el suicidio, para dejar de sentirla, porque vivir simplemente se volvió insoportable. La impresión es que no se puede escapar de ella.

Pero SÍ SE PUEDE… Existen terapias, hipnoterapias, psicólogos, coaches, medicinas… Si éste es tu caso BUSCA AYUDA. ¡No te rindas! ¡Resiste! Eventualmente, mirarás hacia atrás y te darás cuenta que la tormenta pasó.

Sé que podrás superarlo, porque eres fuerte, aunque en este momento creas que no es así. Sé que tendrás la fuerza de luchar y salir triunfante. Porque Si hay vida, hay esperanza y mientras ésta exista, vale la pena seguir luchando.

Créeme. No es casualidad que estés leyendo este artículo ahora.

Fuente

Quebrando o Tabu 

Duzentas Linhas