La Influenza es una enfermedad respiratoria que se produce, generalmente, en la época de frío, es generada por el Virus de la Influenza y con ella hay que tener cuidados especiales. ¡Conoce más sobre la Influenza y cómo puedes prevenirla!

 

La Influenza es una enfermedad contagiosa que suele afectar las vías respiratorias y que puede pasar de ser una afección leve a grave si no se toman las medidas necesarias para detener su avance, pudiendo llegar a ser incluso, mortal.

 

Las personas con mayor vulnerabilidad son los adultos mayores, los niños pequeños (menores de 5 años), individuos que sufran de alergias o de algún tipo de enfermedad respiratoria o crónica, las embarazadas y el personal de salud en general.

 

El virus de la influenza es un virus que presenta una alta tasa de mutaciones o cambios genéticos, razón por la que cada año se recomienda la vacunación a los grupos de riesgo.

 

Resfriado común e influenza, no son los mismo, a pesar de tener síntomas parecidos, los del virus de la influenza son más generalizados y severos.

 

¿Pero, cómo se contagia lnfluenza?

 

La Influenza se contagia de persona a persona, incluso habiendo 1.83 metros de distancia entre ellas. Por lo tanto su forma de diseminación es el aire. De acuerdo a los expertos, el virus se transmite a través de las gotitas que salen disparadas cuando la persona contagiada tose, estornuda o habla. Dichas gotas pueden llegar a ser inhaladas por medio de la boca o nariz de la persona sana que se encuentra cerca y pueden llegar a los pulmones. En casos poco frecuentes, el contagio puede deberse al contacto con una superficie u objeto contaminado por el virus de la influenza, y luego tocarse la boca o la nariz.

 

Suele diseminarse más rápido en espacios cerrados, o en aglomeraciones de personas. Se tiene conocimiento de que el virus de la influenza, puede resistir a un medio húmedo y frío por algunas horas.

 

¿Por qué se debe tener especial cuidado con la Influenza?

 

Porque a pesar de parecer un virus totalmente benigno, el virus de la influenza es capaz de matar millones de personas cada año, debido a que puede derivar en complicaciones, tales como: la neumonía, tanto del tipo bacteriana como viral, sinusitis, infecciones del oído y puede agravar las afecciones crónicas, como: asma, diabetes o insuficiencia cardiaca congestiva.

 

Síntomas de la Influenza

 

La Influenza suele aparecer de forma repentina, acompañada de síntomas como: dolor de garganta, fiebre, escalofríos, tos seca, mucosidad nasal o nariz tapada, dolor de cabeza, de los músculos y de las articulaciones, cansancio extremo. A veces podrá estar acompañada con vómitos y diarrea.

 

Estos síntomas podrán aparecer entre 1 a 4 días después de haber estado expuesto al virus de la influenza. Este período será también el período en el que la persona enferma, podrá contagiar a otras personas que se encuentren en contacto con ella. E incluso, si se trata de una persona con un sistema inmune debilitado, el período de contagio podrá extenderse un poco más.

 

Tratamiento de la Influenza

 

Para el tratamiento de la influenza, existen alguna medicinas antivirales que podrán ser recetadas por su médico de confianza. Éstas podrán evitar que la enfermedad se agrave, especialmente, si la terapia se inicia al menos 48 horas después de haberse presentado el primer síntoma.

 

También se recomienda, guardar mucho reposo en cama, beber grandes cantidades de líquidos y tomar medicinas que ayuden a aliviar los dolores que suele generar la enfermedad.

 

Las personas con influenza no deben salir de casa, mucho menos a trabajar o a la escuela, ya que deben evitar, exponer en la medida de lo posible, a personas sanas al contagio, por al menos 7 días.

 

A los niños con influenza, no deberá serle suministrada aspirina, con la finalidad de evitar algunas complicaciones.

 

¿Cómo prevenir la Influenza?

 

El paso más importante para la prevención de la Influenza y el más efectivo, será el de la vacunación anual.

 

La vacuna protegerá a la persona que la recibe de los tres tipos comunes del Virus de la Influenza: A (H1N1), A (H3N2) y de la influenza tipo B.

 

La vacuna necesitará de 2 semanas para inducir alguna protección. En este período, la persona que ha recibido la vacuna, deberá evitar enfermarse. La protección máxima de la vacuna se alcanzará entre las 4 a las 6 semanas.

 

Otras formas de evitar el contagio serán: mantener una buena nutrición, descansar de forma adecuada y el tiempo necesario, lavarse constantemente las manos muy bien con agua y jabón, evitar tocarse los ojos, nariz y boca. Consumir alimentos ricos en Vitamina C. Taparse la boca antes de estornudar o toser con un paño o una servilleta. Mantenerse alejado de las personas que se encuentran enfermas. Mantener una buena ventilación tanto de la casa, como del lugar de trabajo. Si cuida a un enfermo o mantiene un contacto estrecho con él, hacer uso de una mascarilla.

 

Recuerda: si presentas alguno de los síntomas anteriormente descritos, no dudes en acudir a tu médico de confianza y no te automediques. Especialmente, no ingieras antibióticos, pues los mismos NO son útiles para el tratamiento de la gripe.

 

 

Fuente:

 

Ministerio de Salud Pública Ecuador

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades