¿Sabías que puedes estar sufriendo de hipertensión y no darte cuenta de ello hasta que la enfermedad alcance una fase peligrosa? Conoce todo sobre la presión arterial alta y sus graves consecuencias.

 

Hipertensión y presión arterial alta, vienen siendo lo mismo, pero tener la presión arterial elevada en algún momento, no significa que sufres de hipertensión.

Pero ¿por qué esta enfermedad puede ser tan grave?

La hipertensión es una enfermedad silenciosa que no arroja síntomas evidentes, cuando lo hace es porque estás atravesando una de sus fases más peligrosas.

Para conocer un poco más sobre esta alteración de la salud, te contamos en qué consiste.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión o presión arterial alta está caracterizada por la resistencia que pueda ejercer el flujo de sangre en tus arterias o por la cantidad de sangre que tenga que bombear tu corazón.

Si tus arterias se encuentran estrechas, mayor será la presión. Así como si tu corazón tiene que bombear más sangre de lo normal, entonces tu presión arterial se elevará.

Puedes sufrir de presión arterial durante varios años sin saberlo, pero esto no quiere decir que el daño deje de producirse, ya que el deterioro a los vasos sanguíneos y a tu corazón continuarán.

La buena noticia es que esta enfermedad puede detectarse fácilmente y se puede llegar a controlar.

Puntos clave sobre la presión arterial alta

Existen algunos puntos clave sobre la presión arterial alta que te ayudarán a conocer un poco más esta dolencia:

1.- Una presión arterial normal, será la que se encuentre entre 120/80 mm de mercurio (mm Hg).

120 representará la presión sistólica, que es la que realiza el corazón para bombear sangre a todo el cuerpo.

80 representará la presión diastólica, que es la que realiza el corazón cuando se relaja y se recarga de sangre.

2.- Se considerará una presión arterial alta cuando la misma sea mayor a 130/80 mm de mercurio (mm Hg).

3.- Estarás padeciendo de una crisis hipertensiva si tu presión arterial alcanza los siguientes valores: 180/120 mm de mercurio (mm Hg).

Si esto sucede, se recomienda esperar 2 a 3 minutos y hacer una nueva lectura, si la presión arterial continúa en estos niveles deberás buscar con urgencia asistencia médica.

4.- La hipertensión puede aparecer por sí sola o como consecuencia de una enfermedad subyacente.

5.- Si no se le presta la atención adecuada, la hipertensión puede ser el origen de un ataque al corazón, un infarto cerebrovascular, problemas en los riñones y otra serie de inconvenientes en tu organismo.

6.- Modificar el estilo de vida, puede convertirse en una de las mejores formas de controlar la hipertensión.

7.- La presión arterial elevada de forma ocasional, puede ser la respuesta a estrés agudo y ejercicio intenso, por lo que para diagnosticar que sufres de presión arterial alta serán necesarias varias lecturas, durante mucho tiempo, que muestren que tu presión sanguínea se encuentra alta.

8.- La hipertensión no suele arrojar síntomas, no en vano se le conoce como “el asesino silencioso”. Sin embargo, puede evidenciar algunas señales, tales como: enrojecimiento, sudores, dolor de cabeza, ansiedad y problemas de sueño.

9.- Las revisiones frecuentes de la presión arterial serán la única forma en la que podrás saber si tu presión arterial se encuentra en los niveles correctos o si estás padeciendo de presión arterial alta.

Factores de riesgo que incrementa las posibilidades de padecer de Hipertensión

Existen algunas situaciones que pueden aumentar las probabilidades de que puedas llegar a sufrir de presión arterial alta:

  • A medida que vamos envejeciendo, nuestras arterias se van volviendo más rígidas y estrechas, debido a que se va creando en ellas como una especie de placa que dificulta la circulación normal de la sangre. Por lo que la hipertensión será más común en personas con edades superiores a los 60 años.
  • Sufrir de sobrepeso, representa uno de los factores de riesgo más graves.
  • Los fumadores y las personas que consumen grandes cantidades de alcohol son más propensas a sufrir de presión arterial alta.
  • Hombres y mujeres pueden llegar a padecer de hipertensión, pero la frecuencia suele ser superior en estas últimas.
  • El colesterol, la diabetes, la enfermedad renal crónica, las enfermedades cardiovasculares pueden ocasionar hipertensión, especialmente a medida que las personas que las padecen van envejeciendo.
  • Una mala alimentación elevada en grasas, sal y baja en potasio puede provocar la aparición de la presión arterial alta.
  • La falta de ejercicio puede convertirse en otro factor de riesgo que incrementa las probabilidades de llegar a sufrir de hipertensión.

¿Cómo controlar la presión arterial alta?

La hipertensión es una enfermedad crónica: no se cura, pero puede controlarse.

Existen medicamentos que pueden ayudarte con este propósito, pero también cambiando algunos hábitos, te permitirá mantenerla a raya.

1.- Procura mantener tu peso ideal. El sobrepeso le arroja una carga extra al corazón, el cual deberá esforzarse más para bombear la sangre. Ese esfuerzo excesivo podrá producir daños irrecuperables en este órgano vital.

2.- Aumenta tu actividad física. Los ejercicios, especialmente aeróbicos (caminar, nadar, correr, manejar bicicleta, etc), te ayudarán a mejorar el sistema pulmonar y circulatorio.

3.- Evita el exceso de sal en tus comidas. Consumir sal en cantidades elevadas produce retención de líquidos que puede derivar en el desarrollo de la hipertensión.

4.- Reduce el consumo de alcohol y de tabaco. Esto no solo evitará que padezcas de presión arterial alta o alguna enfermedad cardíaca, sino que te ayudará a mejorar tu salud en general.

5.- Lleva una alimentación equilibrada y saludable. Consume lo menos posible grasas saturadas y aumenta la ingesta de vegetales, frutas y cereales.

6.- Evita el estrés. Este suele aparecer como respuesta a sobrecargas físicas y emocionales que puede derivar en una presión sanguínea elevada o en problemas al corazón. Realiza actividades que te ayuden a mantener la calma y a controlar tus emociones.

7.- Controla tu presión arterial. Si revisas tu presión arterial y llevas a cabo exámenes médicos de rutina, te permitirá identificar la enfermedad cuando se encuentre en sus inicios, lo que facilitará su control y tratamiento.

Complicaciones que puede generar la presión arterial alta cuando no es controlada

El no controlar la presión arterial alta, puede dar origen a una serie de complicaciones a tu salud:

  • Endurecimiento de las arterias, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular.
  • Debilitamiento de los vasos sanguíneos con la posibilidad de aparición de aneurismas, que si llegaran a romperse pondrán en peligro tu vida.
  • Insuficiencia cardíaca como consecuencia de las dificultades del corazón para bombear la sangre.
  • Vasos sanguíneos estrechados y debilitados en los riñones o en los ojos. Si este es el caso, puede darse pérdida de la vista.
  • Disminución de la capacidad de pensar, recordar, aprender.
  • Aparición de Demencia. Las arterias estrechas o bloqueadas, puede limitar el flujo de sangre al cerebro pudiendo causar la demencia vascular.

Recuerda: mantente atento a tu presión arterial, solo así evitarás que esta se convierta en un grave problema para tu salud. Modifica tu dieta, haz ejercicios y vive una vida sana. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Fuente:

Mayo Clinic

Medical News Today