¿Conoces qué es el coronavirus, cuáles son sus síntomas y cómo protegerte? Te contamos todo sobre este tema a continuación. Quédate con nosotros.

 

El coronavirus recibe este nombre por su gran parecido a una corona o halo, ya que cuenta con unas puntas en la superficie del virus.

Los coronavirus fueron descubiertos en la década de los 60 y consisten en una familia de virus, que son capaces de provocar diferentes enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio, desde una simple gripe hasta formas graves de neumonía.

La mayoría de los coronavirus no representan riesgos importantes para la salud de quienes los contraen, ya que pueden tratarse con cierta facilidad. De hecho, existe una alta probabilidad de que puedas enfermarte con un coronavirus en algún momento de tu vida, aunque suelen ser más frecuentes durante la infancia.

Asimismo, puedes enfermarte con un coronavirus en cualquier época del año, pero su incidencia es mayor en los períodos de otoño e invierno.

Algunos coronavirus pueden afectar solo a los animales, pero existen otros que pueden afectar también a los humanos, los cuales pueden causar infecciones de leves a moderadas en las vías respiratorias superiores, desde las más simple como el resfriado común, hasta enfermedades graves, como la neumonía o la bronquitis.

Tipos de Coronavirus

Existen varios tipos de coronavirus humanos, pero tres de ellos han generado importantes brotes en los últimos años:

a) El Síndrome Respiratorio Agudo Severo SRAS, (comúnmente conocido como SARS). Tuvo su origen en China en el año 2002, llegó a afectar a más de 8000 personas, se extendió a 37 países, (aun así, su incidencia ha sido en su mayor parte en el este asiático) y provocó más de 700 muertes, representando una mortalidad del 10%.

Suele provocar insuficiencia respiratoria, fiebre superior a los 38 grados.

b) Síndrome respiratorio del Oriente Medio MERS. Detectado por primera vez en Arabia Saudita en el año 2012. Llegó a afectar a más de 2400 personas de distintos países y provocó 800 muertes, lo que representa una letalidad del 35%.

En un primer momento puede ser asintomático, pero luego puede evolucionar a fiebre muy alta, problemas respiratorios, expectoración de sangre, diarrea y vómitos.

c) Neumonía de Wuhan (COVID-19). Es el más reciente. Se contagia incluso antes de mostrar los síntomas. Hizo su aparición en diciembre de 2019 en China (ciudad de Wuhan). Se han reportado cerca de 11.103.630 infectados y aproximadamente 523.663 personas fallecidas, de acuerdo a información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según datos iniciales, la mortalidad del virus es de 3,8 %, pero debido a que es un virus muy reciente, se deberá hacer seguimiento de su evolución, aunque según la opinión de los expertos, se puede considerar menos agresivo que el SARS o el MERS.

¿Cómo se propaga un Coronavirus?

En términos generales, los coronavirus humanos se transmiten de una persona infectada a personas sanas. Las vías más comunes de contagio son:

a) Estornudar y toser al aire.

b) Tocar un objeto que contiene el virus y luego pasarse la mano por la boca, nariz y ojos antes de lavarlas.

c) Estrechar la mano de una persona contagiada.

d) Tocar a una persona enferma con el virus.

e) Aunque poco común, contacto con las heces de una persona infectada.

Síntomas principales de las infecciones por Coronavirus

Los síntomas de las infecciones por coronavirus dependerán del tipo y grado de infección que estos puedan generar.

Si la infección está catalogada como de leve a moderada, tal como el resfriado común, suelen ser:

1.- Tos.

2.- Fiebre.

3.- Dolor de cabeza.

4.- Secreción nasal.

5.- Dolor de garganta.

6.- Escalofríos

7.- Malestar general.

coronavirus

Cuando el virus evoluciona a condiciones más graves (neumonía o bronquitis), puede generar los siguientes síntomas:

1.- Fiebre bastante alta.

2.- Falta de aliento.

3.- Tos con flema.

4.- Dolor u opresión en el pecho al respirar o toser.

También podrán observarse síntomas gastrointestinales como la diarrea o los vómitos.

Los casos de infecciones severas son comunes en personas con enfermedades pulmonares o cardíacas, personas con un sistema inmunitario debilitado, personas con diabetes, personas con algunos tipos de cáncer, personas con insuficiencia renal, adultos mayores o bebés.

¿Cómo prevenir el contagio por un Coronavirus?

Las infecciones por coronavirus no cuentan con un tratamiento específico o con una vacuna, por lo que la mejor forma de evitar el contagio será la prevención.

1.- Mantener la higiene básica. Lo que significa que debes lavarte las manos con frecuencia con agua y jabón durante 20 segundos.

2.- Evitar tocarte cara: boca, nariz, ojos sin haberte lavado las manos.

3.- Evitar el contacto con personas infectadas con el virus.

4.- Limpiar y desinfectar las superficies que tocas con frecuencia.

5.- Usar mascarillas o pañuelos para protegerte la nariz y boca cuando estornudas o toses. Luego, deberás desechar el papel o pañuelo que hayas usado.

6.- Quedarte en casa si te encuentras enfermo.

7.- Consumir productos debidamente procesados y pasteurizados. (Especialmente, cuando se trata de productos de animales que pueden propagar la infección, como por ejemplo: la carne y leche de camello).

Diagnóstico de la infección por Coronavirus

Para poder determinar si el malestar del que sufres es producto de un resfriado común o de un coronavirus tu médico de confianza deberá: realizar un cultivo de nariz y garganta, así como un análisis de sangre.

También deberá revisar tu historia médica, en donde tendrás que contarle los síntomas. Posteriormente, tu médico llevará a cabo un examen físico.

Tratamiento para la infección por Coronavirus

Como lo habíamos dicho anteriormente, no existen tratamientos específicos para la infección por coronavirus. Por lo general, la mayoría de las personas logran mejorar por sí solas. Lo que sí se podrá hacer será aliviar los síntomas, tomando medicamentos de venta libre para el dolor, la fiebre y la tos. (En este sentido, deberás evitar dar aspirina a los niños o medicamentos para la tos a menores de cuatro años).

Para aliviar la tos o el dolor de garganta podrás usar un humidificador de ambiente o tomar una ducha caliente.

Y finalmente, tendrás que guardar mucho reposo y tomar una buena cantidad de líquido.

Nota: si te preocupan los síntomas, no dudes en contactar a tu médico de confianza o buscar asistencia médica lo antes posible.

Fuente:

Cuidate Plus

MedLinePlus Español