Durante el crecimiento de los niños, es importante observar si los maxilares y la dentición se están desarrollando adecuadamente. En caso de que se diagnostique que algo está fuera del curso normal de desarrollo, es posible utilizar medidas PREVENTIVAS o INTERCEPTIVAS para evitar la necesidad de tratamientos más complejos en futuro. Tales medidas pueden ser desde chequeos periódicos de la erupción de los dientes definitivos, pequeños desgastes de los dientes temporales, control de hábitos como succión de dedo o interposición lingual, uso de expansores, hasta el control del crecimiento de los maxilares. 

  • Ecuador