¿Te encanta lucir una manicura perfecta, pero te dura menos de una semana? ¿Cansada de tener que estar constantemente yendo al salón de belleza para arreglar tus uñas? Conoce el esmalte permanente y cómo puede ayudarte a lucir uñas hermosas por mucho más tiempo.

 

Actualmente, está muy de moda y es una solución fantástica para lucir uñas arregladas en todo momento. Te estamos hablando del esmalte permanente. Con él, tus uñas lucirán brillantes y siempre inmaculadas, por lo menos durante tres semanas.

Sabemos que, el término permanente no es el más conveniente, puesto que es obvio que el esmalte no durará en tus uñas para toda la vida. En todo caso, el término adecuado sería semipermanente. Lo que sí es cierto es que, duran mucho, mucho más que los esmaltes tradicionales y no te arrepentirás de usarlo.

El esmalte permanente o semipermanente, es ideal si por tu trabajo debes usar mucho tus manos, te permitirá mantener tu manicura brillante e intacta y te ahorrará unas cuantas idas al salón de belleza., por muchos días.

Aunque podrías hacer que el esmalte tradicional dure más, nada hará que sea tan resistente como el esmalte permanente y lo mejor de todo es que podrás aplicártelo, tú misma, en casa. Únicamente necesitarás contar con algunos materiales básicos y dominar la técnica.

Todo lo que necesitas saber del esmalte semipermanente para hacértelo en casa

Para que tu manicura quede perfecta con tu esmalte permanente, existen algunos materiales con los que debes contar obligatoriamente y aquí te los contamos:

1.- Palito de naranjo. Éste es un utensilio muy versátil, ya que cuenta con dos tipos de puntas. Una termina en forma angulada y el otro extremo en punta fina. Te permitirá empujar la cutícula hacia atrás, para darle mayor amplitud a la uña o limpiar la suciedad que pueda encontrarse en ella. También será muy útil a la hora de corregir algunos errores que puedas cometer al aplicar el esmalte, tal como cuando pintas la piel con éste.

2.- Una lima de uñas. De éstas existen varios tipos, por lo que deberás tener en consideración la función que le quieras dar. Recuerda que debes limar las uñas en la misma dirección, de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, lo que sea más cómodo para ti.

La ideal sería una acolchada recta, de dos caras. Una de grano más grueso para rebajar la uña y una de grano muy suave para dar el toque final.

La más usada por los especialistas es la lima de cristal. Su superficie es más suave y los microgránulos, que la componen, son uniformes. Son más higiénicas, se esterilizan con mayor facilidad y duran más.

3.- Aceite ablandador para cutículas. Te permitirá ablandar la cutícula y empujarla hacia atrás con mayor facilidad

4.- Quitacutículas. Te permita retirar lo que sobre de la cutícula, después de haberla empujado para darle mayor amplitud a la uña.

5.- Una lámpara de luz UV. Que es la que cumple con la función de secado rápido del esmalte permanente.

6.- Gel desinfectante para manos.

7.- Limpiador de uñas.

8.- Kit de manicura permanente. Que deberá contener:

  • Base Coat: Protege el plato de la uña (toda el área que lleva el color) y combate los diversos problemas a los que pueden enfrentarse tus uñas. Algunos contienen Vitamina E y proteínas que ayudan a proteger y hacer crecer la uña natural.
  • Esmalte Top Coat: Se coloca, después de haber aplicado la base coat, para proteger tus uñas de resquebrajaduras, levantamientos y rayones. También, se coloca después del esmalte, lo que otorgará mayor resistencia a la uña.
  • Esmalte permanente de color: Es el que le dará color a tus uñas.

Paso a paso para obtener una manicura perfecta con el esmalte permanente

1.- Desinfecta tus manos y tus uñas con el gel desinfectante. Posteriormente, lava muy bien tus manos con agua, para que queden completamente limpias.

2.- Aplica el aceite ablandador para la cutícula y déjalo actuar por un par de minutos.

3.- Con el palito de naranjo, empuja con mucho cuidado la cutícula hacia atrás. Si tienes algún pellejito suelto retíralo con el cortacutícula,

4.- Dales forma a tus uñas: ovalada, redonda, cuadrada, etc. ¡La que más te guste! ¡Aquí mandas tú!

Pasa la lima por la superficie de tus uñas, esto las hará más porosas y permitirá que el esmalte se adhiera mejor, lo que resultará en uñas lindas, por más tiempo.

Pule tus uñas y retira muy bien el exceso de polvo, luego, pasa el limpiador de uñas.

5.- Ha llegado la hora de aplicar la base coat y dejarla que se seque sin el uso de la lámpara.

6.- Aplica una capa de base top coat y coloca tus uñas en la lámpara de luz UV, durante dos minutos para que se seque.

7.- Coloca la primera capa de esmalte permanente en tus uñas. Deberá ser una capa muy fina, para evitar que se desconche o arrugue a los pocos días. Mete las manos en la lámpara UV dos minutos más, para que se seque el esmalte.

8.- Aplica una segunda capa del esmalte permanente, asegurándote de sellar la cutícula y aplicándolo muy bien por toda la uña. Al terminar, deberás introducir las manos en la lámpara UV, 2 minutos más.

9.- Pasa un paño con limpiador por cada uña.

10.- Una vez tus uñas tienen el esmalte permanente, sella la capa de pintura con una capa de Top Coat y sécala en la lámpara de luz UV. Esta fina capa, será la que le otorgue a tus uñas ese brillo que tanto deseas.

11.- Finalmente, aplica aceite para la cutícula.

Esmalte permanente... Luce uñas hermosas por mucho más tiempo

Ventajas y desventajas del Esmalte Permanente.

Entre las ventajas que podemos considerar del Esmalte Permanente tenemos: uñas más brillantes y perfectamente esmaltadas por 3 semanas, es ideal si por el trabajo que desempeñas, el esmalte tradicional te dura muy poco, seca rápido y cuentas con una gran variedad de colores.

Nada es perfecto en esta vida y el Esmalte Permanente tampoco lo es, por lo que entre sus desventajas podemos resaltar que, es más caro que el esmalte tradicional. Asimismo, este tipo de esmalte debilita la uña, por lo que es altamente recomendable ofrecerles un período de descanso entre cada aplicación, para que puedan tener el tiempo suficiente para recuperarse.

También debes tener en consideración que, para retirar el esmalte, deberás hacerlo con sumo cuidado y aplicar algunas técnicas específicas o acudir a un centro de belleza.

¿Cómo remover el Esmalte Permanente?

Retirar el esmalte permanente o semipermanente, no es un proceso rápido, pues debes aplicar algunos pasos importantes para retirarlo, de forma a que tus uñas no sufran en el proceso.

1.- Recorta 10 trozos de algodón del tamaño de tus uñas y 10 cuadrados de aluminio, suficientemente grandes para cubrir la punta de tus dedos.

2.- Desinfecta tus manos muy bien con el gel desinfectante.

3.- Pasa la lima ligeramente por la superficie de cada uña para volverla más porosa.

3.- Empapa el algodón con un removedor de esmalte tradicional y cubre la uña con éste. Para asegurar el algodón, coloca por encima el papel de aluminio y envuelve con este la punta de tu dedo. Aplica el mismo procedimiento en todas las uñas.

Deja reposar por unos 15 minutos para que pueda debilitarse el esmalte.

4.- Transcurrido el tiempo recomendado, retira el aluminio y el algodón. Verás que el esmalte se habrá levantado en su mayor parte.

En el caso de que queden residuos de esmalte en tus uñas, utiliza el palito de naranjo, con mucho cuidado, para retirarlos.

5.- Una vez estén limpias tus uñas, límalas un poco. Aplica un serum nutritivo y un aceite reparador, por toda la uña, incluyendo la cutícula.

6.- Deja que se absorban bien el serum y posteriormente, el aceite reparador, para luego aplicar una buena crema hidratante en tus manos y uñas.

7.- Como tratamiento extra, podrás aplicar en tus uñas una fina capa de algún producto con queratina, para fortalecerlas y promover su crecimiento.

Nota: Si deseas volver a pintar tus uñas, lo aconsejable será esperar, mínimo 24 horas, para otorgarles el tiempo necesario para su recuperación.

¡Listo! Ya puedes lucir una manicura fantástica, siempre cuidada, con uñas siempre perfectas y brillantes.

Fuente:

Belleza Un Como

Vix