Si el óxido en tu hogar es un problema, después de leer esta información sobre cómo remover el óxido de forma fácil y rápida ya no lo será. Solo presta atención y aplica estos eficaces consejos.

 

Estás haciendo una limpieza profunda en tu hogar y te das cuenta de que existen algunos objetos que se encuentran cargados de óxido e incluso piezas de ropa…

¿Qué hacer?

Te tenemos una buena noticia, no tienes que deshacerte de ellos, pues tienen salvación, ya que existen formas simples, económicas y rápidas de liberarte de del tan odioso óxido que ataca algunas piezas de tu casa.

Es totalmente normal que el óxido, con el pasar del tiempo, impregne algunas piezas metálicas e incluso textiles. Esto es debido a su uso, a la exposición a la humedad y a la falta de cuidado. Todo esto en su conjunto, hará que esas piezas se vayan deteriorando, lo que finalmente se traducirá en una disminución de su vida útil.

¿Qué puedes hacer para deshacerte del óxido?

Afortunadamente, existen algunos trucos que te ayudarán a limpiar esos objetos y dejarlos como nuevos.

Primero veamos ¿qué es el óxido?

El óxido es el resultado de la oxidación del hierro, cuya causa más común es la exposición prolongada al agua. En estas condiciones, cualquier metal que contenga hierro, así como el acero, creará un enlace químico con los átomos de oxígeno dentro del agua, lo que resultará en una capa de óxido de hierro.

Cuando esta capa de óxido de hierro aparece, si no se toman los cuidados necesarios, puede provocar verdaderos estragos en determinados objetos y superficies.

De esta forma, objetos que nos son muy útiles y queridos o hasta piezas de ropa, pueden verse afectadas seriamente por este problema, especialmente si vives en ambientes muy húmedos y dichos objetos no cuentan con capas protectoras.

En tal sentido, mientras más rápido actúes sobre la situación, el óxido tendrá menos oportunidad de extenderse y corroer la pieza.

7 productos caseros que te ayudarán a eliminar el óxido

Existen razones importantes para buscar solución a la presencia de óxido en las piezas metálicas de tu hogar. Si bien, como ya lo hemos mencionado, pueden deteriorar esos objetos que tanto valoras sin remedio, tenemos por otro lado, que puede perjudicar tu salud.

Ya que, de acuerdo con ciertos estudios llevados a cabo por el New Jersey Department of Health and Seniors Services, la exposición prolongada, bien sea al humo o al polvo del óxido de hierro, puede hacer que se manifiesten síntomas como: la tos, expectoración, disnea, que podrían evolucionar en los casos más intensos, a una fibrosis pulmonar.

Así pues, es mejor evitar riesgos, aunque la exposición en el hogar pueda considerarse baja.

En tal sentido, si has detectado en tu hogar, que existen piezas metálicas o de ropa llenas de óxido, estos son los productos caseros que puedes utilizar para removerlo.

Si bien existen productos comerciales para tal fin, no está de más probar con productos caseros que pueden ser seguros y muy útiles en esta tarea.

1.- Eficacia del vinagre de sidra de manzana.

El vinagre de sidra de manzana se muestra muy eficaz en lo que respecta a la eliminación del óxido de objetos o superficies metálicas.

Toma el objeto que se encuentra oxidado y sumérgelo en el vinagre de sidra de manzana. Déjalo toda la noche y al día siguiente límpialo con una esponja abrasiva o con un cepillo.

Si notas que no ha salido toda la herrumbre, deja el objeto en cuestión, sumergido en vinagre durante dos noches más.

Si el caso es que el objeto es muy grande, aplica directamente el vinagre de sidra de manzana, e incluso, puedes sumergir una hoja de aluminio en este líquido y frotar la zona oxidada.

2.- Bicarbonato de Sodio… Uno de los mejores productos naturales para limpiar.

El bicarbonato de sodio es un producto casero que, además de su eficacia para limpiar, es seguro y económico.

Para limpiar la zona afectada por el óxido, aplica bicarbonato de sodio humedecido en agua, hasta que obtengas una solución espesa y luego, frota con un cepillo de dientes o con una esponja, teniendo el cuidado de no rayarla.

También, puedes colocar esa solución espesa sobre la superficie oxidada y dejarla actuar durante unas horas o hasta que se seque, para luego frotar con un cepillo o con una esponja. Finalmente, lava el objeto y sécalo muy bien.

remover el oxido

3.- Mezcla de sal con limón o lima.

El jugo de limón o lima funciona bien para eliminar las manchas por óxido de la ropa, pero puede ser eficaz sobre el metal si lo dejas actuar por tiempo suficiente.

Cubre con sal el área oxidada (debe ser sal gruesa), luego vierte el jugo de limón o lima sobre toda la superficie que deseas limpiar. Deja actuar unas dos o tres horas.

Retira la mezcla usando la cáscara del limón para evitar dañar el material.

Si el caso es que no debes tener mucho cuidado de rayar la zona afectada, puedes rascar la mancha con una bola de papel de aluminio.

4.- Descubre los poderes de la papa contra el óxido.

El secreto es el ácido oxálico presente en la papa, ya que ayuda a eliminar la acumulación de óxido.

Este método es muy útil cuando se trata de retirar el óxido de artículos pequeños, tales como: cuchillos, cucharas, etc.

Puedes utilizar la papa de tres formas: Una, clavando el cuchillo en la papa y dejarla un día o una noche. Luego retira el cuchillo y raspa el óxido.

Dos, puedes cortar la papa en dos, cubrir el interior con una generosa capa de bicarbonato de sodio y frotar el cuchillo con el otro pedazo de papa, luego lavas y limpia con una esponja abrasiva.

Tres, cortar la papa en dos y cubrir la parte cortada con detergente. Coloca esa zona en contacto con el área oxidada y déjala actuar durante algunas horas. Se producirá una reacción química que te ayudará a eliminar el óxido.

5.- El truco del aluminio.

El aluminio puede ayudarte en la tarea de eliminar el óxido de los objetos metálicos o de acero que se encuentran en tu hogar.

Basta picar trozos de aluminio de 3 cm x 3 cm y sumergirlos en agua.

Frota con un trozo de aluminio el área oxidada y cámbialo cada vez que lo necesites. Verás como el óxido se irá reduciendo y el objeto en cuestión recupera su brillo.

6.- Usa Glicerina.

También es posible retirar el óxido que pueden presentar los objetos metálicos con glicerina.

Solo vierte en un recipiente 7 partes de glicerina, con una de nitrato de sodio, 6 partes de agua tibia y suficiente polvo de tiza para espesar la mezcla. Aplica esta preparación sobre el área manchada y déjala endurecer.

Posteriormente, deberás raspar la mezcla (ya dura) con un utensilio a tu elección. Solo ten cuidado de no rayar la superficie que estás intentando limpiar.

7.- Restaura con cebolla.

Para restaurar un objeto que ha sido afectado por el óxido, frótalo con una cebolla y después aplícales un poco de grasa. Deja actuar por varias horas. Enjuaga con agua caliente y seca el objeto con un paño. Verás que lucirá como nuevo.

Tips para eliminar las manchas de óxido de la ropa

1.- A veces, nuestra ropa puede verse afectada con manchas de óxido. Una de las formas más eficaces de removerlas es aplicar algunas gotas de jugo de limón sobre la parte afectada, y dejarlo actuar, pero sin permitir que se seque.

Utiliza agua para enjuagar el jugo de limón de la pieza de ropa. Verás como la mancha de óxido desaparece.

2.- Si la mancha se encuentra sobre un tejido muy grueso o es más complicada, aplica sal en el área afectada y posteriormente el jugo de limón. Sigue el procedimiento anterior.

 Sugerencias para evitar la aparición del óxido

Como mejor es prevenir que remediar, acá te dejamos algunas sugerencias para evitar que el óxido aparezca en tu hogar.

a) Seca muy bien los objetos de metal y guárdalos en lugares secos.

b) Cada vez que puedas, aplica una base protectora específica para metales.

c) En el caso de los objetos pintados, aplica capas muy sólidas de pintura y evita dejar espacios sin pintar. La pintura eliminará la humedad, que es la principal causa de la oxidación.

A pesar de contar con varias opciones para retirar el óxido de los objetos metálicos, puede que alguno no funcione dependiendo de la superficie y el grado de oxidación que presente el área que deseas limpiar. En estos casos deberás recurrir a los limpiadores comerciales.

Fuente:

Mil ideas

WikiHow