El burrito o taco de harina, consiste en una tortilla de harina de trigo enrollada en forma cilíndrica, que se puede rellenar con carne asada y frijoles refritos, con pollo o pescado. Éste es un platillo típico de la cocina mexicana.

 

Ingredientes:

450 gramos de pescado blanco (pudiendo ser cubera roja o bacalao fresco).

1/4 de cucharadita de comino molido

Una pizca de orégano seco

el zumo de 1/2 limón o lima

4 dientes de ajo finamente picados

125 ml de caldo de pescado o agua con un cubito de caldo de pescado

2 o 3 hojas de lechuga cortada en tiras finas

8 tortillas de harina de trigo

2 tomates maduros cortados en dados

1 ración de salsa cruda

sal y pimienta

rodajas de limón para servir

 

Preparación:

En una olla coloca el pescado ya salpimentado, agrega el comino, orégano, ajo y cúbrelo con el caldo.

Lleva la olla al fuego y deja que hierva por un minuto. Retira la olla del fuego y deja enfriar el pescado en el líquido de cocción unos 30 minutos.

Retira el pescado del caldo con una espumadera y desmenúzalo. Rocíalo con el zumo del limón y reserva.

Calienta las tortillas en una sartén antiadherente, sin engrasar, rociándolas con unas gotas de agua mientras se calientan. Envuélvelas en un paño de cocina limpio, mientras calientas las restantes tortillas.

Toma una tortilla de trigo y dispon en el centro de la misma la lechuga cortada en tiras finas. Coloca encima unos trozos de pescado y unos pedacitos de tomate cortado en cubos. Añade salsa cruda. Repite la operación con las restantes tortillas y sírvelas inmediatamente, con algunas rodajas de limón.

También puedes colocar unos pedacitos de aguacate, si lo deseas.

 

Para la salsa cruda:

6 a 8 tomates maduros, finamente picados

3 a 4 dientes de ajo finamente picados

1/2 a 1 ramita de cilantro fresco picado groseramente

100 ml de zumo de tomate

una pizca de azúcar

3 a 4 chiles verdes frescos, tipo jalapeño o serrano sin semillas y finamente picados

1/2 a 1 cucharadita de comino molido

3 a 4 cebolletas finamente picadas

 

Si deseas la salsa cruda con una textura gruesa, coloca todos los ingredientes en un bol y añade sal al gusto. Tápala y guárdala en la nevera hasta que la necesites.

Si deseas la salsa cruda con una textura más suave, bate todos los ingredientes en una batidora. Tápala y guárdala en la nevera hasta que la necesites.

Una variante de la salsa cruda, será sustituir el tomate por gajos de naranja finamente picados y dados de pepino sin semillas, esto le dará un toque fresco y afrutado la salsa.

 

Fuente:

Cocina Mexicana de Marlena Spieller