Cocinar pasta es relativamente sencillo y de ella podemos obtener un plato delicioso si logramos hacerlo de la forma correcta. Acá te dejamos unos trucos para preparar una pasta perfecta.

 

Lo primero que debes tener en cuenta para poder obtener una pasta perfecta, es la calidad de la pasta. Compra siempre pastas de buena calidad. Esto será una garantía de un buen plato.

¿Cuánto preparar?

Cuando preparamos sólo pasta, sin ningún acompañante, debemos calcular 120 gramos de pasta por persona. Ahora bien, si tenemos intenciones de acompañar la pasta con una buena ensalada o alguna proteína como: carne o pollo, 90 gramos de pasta por persona, sería lo ideal. Siempre es recomendable, cocinar una porción extra.

¿Qué necesito para cocinar la pasta?

En términos de materiales, necesitarás:

a) Una olla alta y grande: No se te ocurra cocinar pasta en una olla pequeña, como resultado se te pagará la pasta y quedará pegajosa.

b) Un cucharón: con el que podrás remover la pasta durante la cocción.

c) Un escurridor: como su nombre lo indica, lo necesitas para escurrir la pasta cuando ésta ya se encuentre en su punto de cocción y tengas que retirarla del agua.

 

Trucos para cocinar la pasta

1.- La pasta debe ser cocinada en abundante cantidad de agua. ¿Cómo saber cuánta agua colocar? Pesa la cantidad de pasta que desees cocinar y multiplica la cantidad total por 10. Así obtendrás la cantidad de agua que necesitarás para cocinar tu pasta. Es decir, que si quieres cocinar 100 gramos de pasta, deberás usar un litro de agua para su cocción.

Si hidratas bien la pasta en agua en el momento de la cocción, tendrás como resultado una pasta bien hidratada y suelta.

2.- En relación a la sal, existen algunos puntos importantes:

a) ¿Cuánta sal debo colocar? Lo ideal será 1,5 gramos por litro de agua. Tal vez, parezca mucho, pero lo cierto es que gran parte de la sal, quedará en el agua, al momento en el que la pasta sea escurrida.

b) ¿En qué momento debo agregar la sal: antes o después de que el agua haga ebullición?

La sal deberá colocarse después de que el agua hierva. Ya que si se coloca antes, estaremos retrasando la ebullición.

c) ¿Cuál tipo de sal debo usar?

Se recomienda el uso de sal marina en lugar de la sal fina. Y en este caso, lo favorable del asunto, es que la sal marina es mucho más fácil de dosificar.

3.- El momento ideal para agregar la pasta al agua, es cuando ésta última se encuentra en ebullición y luego de haber disuelto la sal. Si agregas la pasta antes de que el agua esté hirviendo, ésta soltará el almidón y se pegará. Por otro lado, se debe mantener el fuego, lo suficientemente alto para garantizar que no se interrumpa la ebullición.

Luego de agregar la pasta al agua, se le da una vuelta rápida para separarla.

En el caso de que se esté cocinando pasta larga (spaghetti por ejemplo), se empuja hacia la base de la olla para que logre absorber bien el agua. Se debe esperar que empiece a hervir de nuevo el agua, tapando la olla y en lo que empiece a hervir, se continúa la cocción de la pasta con la olla destapada.

4.- ¿Cómo saber el tiempo de cocción? En muchos empaques ya viene indicado el tiempo de cocción de la pasta, por lo que sólo debes cumplirlo y ya. En otras ocasiones, el empaque no lo indica. En este caso, puede llevarse entre unos 10 a 12 minutos o deberás ir probando hasta que la pasta se encuentre “al dente”.

En este punto, existen muchos que dicen que la pasta debe comerse “al dente”, lo que quiere decir que la parte central de la misma no estará cocida del todo y la pasta mantendrá su forma.

Si la pasta es fresca, hecha por ti o por un artesano, el tiempo de cocción será unos 3 o 4 minutos.

El tiempo de cocción se mide desde que el agua vuelve a hervir, luego de haber agregado la pasta al agua.

Recuerda que no es necesario, remover la pasta más de una vez, ya que al estar el agua hirviendo, hará con que la pasta se mantenga en movimiento.

5.- Luego de que comprobamos que la pasta se encuentra al “dente” la retiramos del fuego. Existen quienes le agregan un vaso de agua fría al agua de la pasta, para cortar el proceso de cocción. Y luego, la escurren inmediatamente.

6.- ¿Cómo agregar la salsa? Un par de minutos antes de que finalice el proceso de cocción, procede a calentar la salsa en una sartén. La misma debe ser lo suficientemente grande para que quepa toda la pasta junto con la salsa.

Escurre la pasta y  agrégala en la sartén en donde se encuentra la salsa que calentaste previamente. Deberás saltearla por unos 30 segundos, removiendo constantemente para garantizar que la salsa se mezcla de forma uniforme con la pasta.

En el caso de que decidas usar una salsa fría, tal como el pesto, deberás calentar el recipiente en el que tienes intenciones de aliñar la pasta con un cazo de agua de la cocción y luego retiras el agua. Añades la salsa y luego la pasta. Esto evitará que la pasta se enfríe rápidamente.

Datos a tener en cuenta:

 

  • Si el plato de pasta lleva mariscos o pescado, no se debe agregar queso parmesano pues cambiaría completamente su sabor, tapando el sabor de los otros ingredientes que deberían ser los protagonistas del plato.

  • Se debe rallar el queso parmesano grueso si va con pasta corta, y fino si va con pasta larga.

  • Las salsas basadas en crema se usan para acompañar la pasta corta, mientras que las salsas cuya base es el aceite, se usan para acompañar, especialmente, la pasta larga.

  • La salsa de tomate en sus distintas formas se puede usar tanto con pastas cortas, como con pastas largas.

  • Para servir el spaghetti, es aconsejable usar pinzas especiales, levantando y separándolo de forma rápida. Se debe evitar que se enfríe, porque esto volverá la pasta seca y pegajosa.

  • Para evitar que la pasta se enfríe rápidamente, calienta los platos y la fuente en donde la servirás. Así se mantendrá caliente por más tiempo.

  • Si vas a preparar una ensalada de pasta fría, es necesario que la pasta esté al dente, de lo contrario se pegará y asorberá demasiado aceite al condimentarla. Para retirarle un poco de almidón, luego de colarla, pásala inmediatamente por agua fría.

  • Si deseas guardar la pasta, debes hacerlo en un recipiente que quede bien tapado y para evitar que se torne pegajosa y se pegue, antes de guardarla: se debe escurrir completamente después de enfriarla. Posteriormente, se le debe agregar aceite (una cucharadita de postre por cada 100 gramos). Esto hará que la pasta quede recubierta por una fina capa de aceite. El aceite actuará como conservante y evitará que la pasta se reseque.

Fuente:

La Restano

SaborGourmet

 

  • :

    ¿Que te ha parecido este artículo?¡Si te ha gustado, compártelo con tus amigos!

  • : Venezuela