¿Te apetece comer algo rico? No dejes de preparar este irresistible panecillo de queso. Deberás tener cuidado, porque no podrás comerte solo uno.

 

Famoso en distintas partes del mundo, el panecillo de queso destaca por su inconfundible sabor y textura. Y es el preferido de muchos a la hora de tomar un desayuno apetitoso e inolvidable.

Al prepararlo, verás que impregnará con su rico olor las distintas habitaciones de tu casa y la espera para su degustación, se hará cada vez más difícil.

El panecillo de queso no es nada complicado en su preparación y dejará a todos con la sensación de un estómago satisfecho y una sonrisa en el rostro.

La receta que te sugerimos es muy práctica y económica y garantizará el deleite de toda tu familia.

Si todavía no lo has probado, no imaginas de lo que te estás perdiendo.

Toma papel y lápiz, porque te compartimos la receta…

Ingredientes:

300 gramos de queso fresco

100 gramos de queso parmesano rallado

1 kg de maicena o harina de maíz.

240 ml de leche

240 ml de aceite

240 ml de agua

4 huevos

Sal al gusto

Preparación:

1.- En una olla, coloca la leche, el aceite, el agua y una pizca de sal. Calienta a fuego medio hasta que hierva.

2.- Coloca la maicena o harina de maíz en un recipiente aparte, haz un hueco en el medio y vierte la mezcla que debe estar muy caliente.

3.- Con la ayuda de una cuchara de madera, integra todos los ingredientes rápidamente. Luego, cuando la masa alcance una temperatura templada, podrás usar las manos.

4.- Posteriormente, agrega a la masa los huevos, el queso fresco finamente picado y el queso parmesano rallado. Amasa todos los ingredientes hasta que queden bien integrados y obtengas una masa lisa.

Si ves que la masa ha quedado muy seca, añade otro huevo. Si, por el contrario, te ha quedado muy líquida, incorpora un poco más de maicena. Finamente, corrige la sal.

5.- Toma pequeñas cantidades de masa con las manos y dales forma de bolitas. Después, colócalas en una bandeja que pueda ir al horno, distribuyéndolas con una cierta separación unas de otras para evitar que se peguen.

6.- Lleva los panecillos de queso a un horno precalentado a 200 °C, durante aproximadamente 30 minutos, o hasta que veas que se han hinchado y están dorados.

Nota: Esta es una receta originaria de Brasil y la maicena es en realidad una sustitución del “polvilho doce” o lo que es lo mismo, harina refinada de yuca.

Si deseas mantener la receta original, podrás encontrar el “polvilho doce” en tiendas especializadas o locales de gastronomía internacional.

¡Sírvelos calientes!

Fuente:

Receta por: Ekonomista 

Foto por marcioshaffer en Pixabay