El Panettone es un postre muy típico de la época decembrina. Muchos desconocen su origen, por lo que en esta ocasión, no solo te contaremos de donde proviene, sino que te facilitaremos una rica receta para que puedas disfrutarlo en estas fechas.

 

El Panettone, nació en Italia, propiamente en Milán y consiste en un bizcocho relleno de pasas, muy esponjoso. Sus ingredientes principales originales, son: mantequilla, levadura fresca, harina, azúcar glas, una pizca de sal, huevos, leche, almendra rallada, pasas de corinto, cáscara de limón rallada. Debido a la modernización de su proceso de elaboración, existen numerosas variaciones. Los podrás encontrar de: uvas, pasas, frutas confitadas, piñones, almendras y chocolate.

¿Cuál es el origen del Panettone?

Existen diferentes leyendas en relación al origen del Panettone. Una de ellas cuenta que tuvo su origen en la cocina de Ludovico el Moro por los años 1452 – 1508. Según cuenta la leyenda, el jefe de cocina de los Sforza, llamado Toni, quemó el bizcocho que había elaborado para la cena de Navidad, por lo que tuvo que sacrificar el panecillo de masa madre que tenía reservado. Lo amasó varias veces y añadió harina, huevos, fruta cristalizada, azúcar y pasas, hasta que logró una masa suave y muy leudada. Como resultado, obtuvo un pan fantástico, que le encantó a Ludovico y que éste bautizó con el nombre de su creador: “Pan de Toni”.

Existen otros dos representantes de la pastelería que se disputan esta creación, como lo son: Ughetto Degli Atellani y Sor Ughetta. Pero lo cierto del asunto es que, han surgido otras leyendas para explicar el origen de este delicioso postre navideño.

Algunos afirman que tiene su origen en Roma: Existen documentos (recetas de Bartolomeo Scappi) que confirman que los primeros en incursionar en el proceso de endulzar un pan fueron los romanos. Pero existen los que afirman, que éste es sólo un pan con levadura y miel.

Por otro lado, existe un manuscrito del siglo XV de Giorgio Valagussa, que ubica el origen del Panettone, en la Edad Media. Este preceptor de la Casa de Sforza, menciona que era costumbre ducal, celebrar la Nochebuena con un pan al que llamaban “rito del tronco”. Este pan era más rico que el habitual. El rito consistía en colocar un gran tronco en la chimenea y poner tres grandes panes en la mesa. Entre los comensales, sólo se repartían dos de los tres panes, puesto que el tercero era reservado para el año siguiente, como símbolo de que se le daría continuidad a la tradición.

Las panaderías de Milán eran las únicas que podían elaborar este pan en Navidad, para ofrecerlo a su clientes habituales. Sólo la panadería de los Rosti, lo elaboraba durante todo el año, ya que era la que proveía a los clientes más adinerados.

Si bien, otras ciudades italianas y europeas ponían panes en sus mesas de Navidad, lo cierto es, que es sólo en Milán, en donde el Panettone se transforma en lo que conocemos hoy en día.

Otra leyenda, pero de un origen más romántico, cuenta que por allá, por los años 1490, Ughetto Atellani de Futi, quien era un joven aristócrata, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán y éste para demostrarle su amor, se le ocurrió hacerse pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula con aromas de naranja y limón, al que le añadió frutas cristalizadas.

Sea cual sea, el verdadero origen de este delicioso pan, lo cierto es que se ha convertido en una de las estrellas de las fiestas navideñas. Ya que no suelen faltar en la cena de Nochebuena.

Actualmente, lo podemos encontrar en dos presentaciones: alto y bajo. El primero es el original, del cual derivó el segundo. Y como éste último ha sufrido variaciones que lo han hecho evolucionar, el primero se ha visto en la obligación de hacerlo también.

Panettone Bajo: El mismo era horneado sin ningún tipo de molde y con poca grasa.

Panettone Alto: En la década de 1920, con el fin de otorgarle una forma más vertical, se comenzó a forrar con papel de estraza. Y se enriqueció con mayor cantidad de grasa. El resultado fue, un pan que al levar se salía del molde, tomando una forma de seta y por esta razón recibió el nombre de panettone-seta.

Panettone Bajo Moderno: En las pastelerías de Milán, actualmente, continúan produciendo los dos formatos. Utilizan moldes, para garantizar que adquieran la forma deseada y debido a la cantidad de grasa añadida, duran más tiempo y adquieren una textura esponjosa.

El Panettone puede consumirse de diferentes formas: rebanadas gruesas o finas. Como desayuno o como postre del almuerzo o cena. Untado con salsas, cremas o mermeladas o tostado.

 

Receta Casero Panettone Navideño

Ingredientes:

3 huevos

1/2 taza de leche tibio

2 tazas de azúcar

1/2 taza de margarina

600 gr de harina tamizada

1 taza de nueces picadas

3/4 de taza de jugo de parchita tibio

1 cucharada de sopa de esencia de panettone

1 sobre de fermento granulado (Propio para pan)

1 taza de gotas de chocolate para hornear (otra opción: frutas cristalizadas)

Moldes para panettone.

Preparación:

En un recipiente, colocar la harina, el fermento granulado, las gotas de chocolate, las nueces. Unir todos los ingredientes y reservar.

En una licuadora, agregar, los huevos, la leche tibia, el azúcar, el jugo de parchita, margarina. Licuar por uno par de minutos.

Añadir de a poco la mezcla líquida con la mezcla de ingredientes secos, con movimientos envolventes, hasta obtener una masa homogénea. Agregar la esencia.

Dejar descansar la mezcla (tapada) en un lugar caliente, por un espacio de una hora.

Llenar los moldes, un poco más de la mitad.

Llevar al horno, precalentado, por un espacio de 35 – 40 minutos aproximadamente, a 180 °C.

Sugerencias para la cobertura:

Ganache de chocolate con nueces.

Fondant con figuras navideñas.

Rinde dos Panettones medianos o diez pequeños.

Si deseas conocer otra receta de Panettone Casero Fácil, haz clic aquí.

 

Fuente:

Postresoriginales.com

Blogdalubruni.com.br

  • ¡Cuéntanos! ¿Qué te ha parecido esta receta? ¡Si te ha gustado, compártela con tus amigos!

  • Venezuela