¿Eres una mujer y quieres comenzar tu propio emprendimiento? Conoce un poco de la realidad que vives como una mujer de negocios y mira estos consejos que queremos compartirte.

 

Ser mujer en el mundo de los negocios hoy:

Antes se pensaba que el mundo de los negocios estaba sólo reservado para los hombres, y es por esta razón que hoy existe un gran movimiento que busca apoyar a las mujeres emprendedoras.

Las mujeres de la actualidad son privilegiadas porque nuestra sociedad está en un momento en el que está buscando la igualdad de oportunidades y no nos enfrentamos al mismo medio de hace unos años atrás, en el que se pensaba que una mujer no podría ser la cabeza de una empresa. Cada día vamos demostrando que, todo lo contrario, somos igual de capaces y podemos ser hijas, madres, hermanas, tías; seguir siendo una figura femenina de apoyo y sostén en la familia y también ser dueñas de un empresa exitosa, ¿por qué no?

Si bien aún hay que luchar con muchos estigmas en el medio empresarial, poco a poco se van rompiendo más barreras y encontrarás que existen organismos, entidades públicas o asociaciones que tienen entre sus metas potenciar el empoderamiento de la mujer en los negocios y pueden apoyarte con tu proyecto.

 

Consejos para las mujeres emprendedoras:

1.-Aprovecha el tiempo y organízate

Si eres mujer, inicias tu emprendimiento y estás desarrollando tu propio negocio; lo más seguro es que has logrado la proeza de hacer malabares entre tu vida personal, tu pareja, tu familia, tu trabajo y tu negocio… No es fácil pero el secreto está en la organización y saber invertirle el tiempo suficiente a cada aspecto de tu vida.

Aunque no sea sencillo, el secreto para ser una mujer de negocios con una buena vida personal, es buscar el equilibrio. Porque de nada vale tener una empresa exitosa si te descuidaste a ti misma y a las personas que amas; y esa es exactamente una de las razones de por qué ser una emprendedora es un gran reto.

Puesto que, en el caso de que seas madre, eres un pilar fundamental en tu familia y debes encargarte de tus hijos y quizás tu emprendimiento quede en un segundo plano, pero ahí es cuando debes organizarte para poder seguir desarrollando tu negocio y aprovechar cada momento que puedas dedicarle a tu Start-up.

  

2.-Dedícate a ti

Cuando se es emprendedor, el capital humano con el que cuentas sueles ser tú mismo, y es por eso que hay que verse como una inversión y dedicarse tiempo para seguir creciendo y aportando a tu propio negocio.

Como mujer, no muchas veces tenemos la oportunidad de seguir formándonos, y no por mediocridad, sino porque la mayoría toma la decisión de ser mamá, formar una familia y como mencionamos anteriormente, esto implica dedicarse a otras personas y dejarte un poco a un lado. Pero si tienes la posibilidad y las condiciones te lo permiten, ¡dedícate un tiempo a ti y a tu emprendimiento!

No te conformes con lo que ya sabes porque trabajar desde dónde conoces, si bien puede ser suficiente al principio, no te permite seguir avanzando como empresa o como persona. Así que: estudia, especialízate, sigue aprendiendo y verás cómo estos aprendizajes ayudarán a que tu negocio siga su camino hacia el éxito y tú te superarás a ti misma.

 

3.-Arriesga y no le tengas miedo al fracaso

En los negocios nada es seguro, puede que hoy hagas una inversión y que la pierdas, pero si no tomas ese paso desde un principio y te lanzas, tampoco tendrás la oportunidad de ganar

Es por eso que cuando comenzamos un emprendimiento, tenemos que estar dispuestas a arriesgar, cosa que como mujeres no suele ser parte de nuestra naturaleza. A pesar de esto, si nos quedamos en nuestra zona de confort por miedo al fracaso, lo más probable es que no lleguemos a ningún lugar.

Y en caso de que esa apuesta que hayas hecho no haya salido como tú pensabas, ¡supéralo! Hay que ver los errores como una vía para el crecimiento y no como algo negativo. Si te enfrascas en que te equivocaste y tiras la toalla, no podrás aprender y mejorar para la próxima vez.

Nadie tiene un manual sobre como tener un emprendiemiento exitoso, no hay una fórmula mágica… No te preocupes si te equivocas, lo importante es seguir intentándolo, ¡así que no seas demasiado dura contigo misma si no sale todo en el primer intento!

 

4.- Disfruta de lo que haces

Como dijimos en un principio, poder ser una mujer de negocios es un privilegio de manera que, ¡siéntete afortunada y ama tu trabajo!

Accionar desde el amor y la alegría hará que te sientas más inspirada y que superes los cambios constantes que implican manejar un emprendimiento y que luches por lograr todo lo que te propones.

Se agradecida porque tienes la posibilidad de dedicarte a algo que te gusta, de manera que tienes que aprovecharlo y ser perseverante. Y esta actitud te hará imparable, porque tendrás iniciativa y estarás siempre buscando mejorar y crecer porque vas a querer aprovechar al máximo cada momento y cada puerta abierta.

 

5.- Se siempre la mejor versión de ti

Como emprendedoras, seremos las voceras de una marca, seremos gerentes, seremos jefas y socias, y es por esto que siempre hay que buscar ser la versión más íntegra de nosotras mismas.

Se congruente con la manera que accionas, piensas y hablas; buscando trabajar siempre de la manera más ética y responsable. De nada sirve llegar a la cima si en el camino perjudicaste a los otros