En este artículo descubre todos los aspectos que tienes que considerar antes de vender en Internet. Disfrute la lectura.

 

Cada día son más los negocios que piensan dar el salto digital y vender sus servicios o productos
atreves de internet. También es verdad que la pandemia global causada por el COVID acelero esta
necesidad, y muchos negocios que habían postergado esta opción lo comenzaron a implementar.
Cuando comienzas a sumergirte en el mundo online de pronto te das cuenta de que es más que
tener una cuenta en Redes Sociales o una página web, mucho emprendedores se encuentran
perdidos y no saben cómo comenzar o que tipo de solución digital es la mejor para comenzar a
vender en Internet.
Aquí te doy algunos tips sobre los aspectos básicos que debes considerar antes de vender en
internet para que hagas la elección que más se adecué a tus necesidades y des el paso a la
convergencia digital.
Capital para invertir: uno de los grandes mitos es que vender en Internet es gratis o muy barato,
entonces antes de empezar asigna un presupuesto, de inicio el dominio y el hosting. Además,
debes considerar otros gastos como la publicidad online (ADS), plugin para optimizar el sitio,
diseño web, análisis SEO (altamente recomendable), entre otros.

Capacidad operativa y logística: debemos de tener claro cómo vamos a hacer llegar el producto o
servicio a los consumidores finales, contamos con la logística adecuada, el stock suficiente.
Muchas veces los costos de envío son la piedrita en el zapato, y todo lo que tiene que ver con la
logística y operación, por ejemplo: quién va a atender los pedidos, como se van a enviar, qué
seguimiento se dará, tienes productos que necesiten refrigeración o algún tipo de embalaje
especial, etcétera. Incluso si te dedicas a vender cursos online, necesitas tener claro el formato en
que lo harás llegar a tus clientes y cómo evitar fraudes o robo de material intelectual.

Cobertura geográfica: identifica los países, ciudades e incluso colonias o barrios que puedes dar
cobertura. Suele suceder que pensamos que por estar online podemos llegar a todo el mundo, pero
la realidad es que hay limitaciones. Pensemos en el supuesto de que quieres vender un curso en
Japón mi pregunta es ¿sabes japonés?, ¿conoces los usos y costumbres de Japón?, ¿sabes si tu
producto o servicio tiene demanda en dicho país? En caso de que tengas como objetivo exportar,
también debes de considerar los requisitos de importación al país destino o bien si algún servicio
de mensajería puede hacer los tramites aduanales para que el producto llegue a su destino e
incluso si piensas exportar en grande deberás acercarte a una agencia aduanal
independientemente si la compra se realiza online desde tu plataforma.

Opciones de pago disponibles: estos son los llamados botones de pago o pasarela de compra, que
son los métodos de pago que pondrás a disposición, como transferencia bancaria, pago con
tarjeta, meses sin interés, pago en efectivo, Pay Pal, Pay Phone (o similares). Entre más opciones
de pago tengas más probabilidades tienes de generar confianza y lograr ventas
(conversiones). Aquí un dato importante, en Latinoamérica el consumidor promedio desconfía de

las compras online, por lo que debes de cuidar tu reputación y dar la certeza de que cualquiera
que sea la forma de pago seleccionada recibirán lo comprado.

Tiempo: asigna un tiempo o un encargado para la gestión del ecommerce, no solo para recibir
pedidos, sino también parara dar seguimiento posventa, atención a clientes y lo más importante,
tener actualizado el catálogo de productos y servicios, subir las ofertas, generar contenido, entre
otras actividades.

Conocimientos técnicos: te recomiendo tener conocimiento técnico básico para un ecommerce,
muchas veces suelen ocurrir contratiempos operativos, por ejemplo, que un nuevo producto no se
actualicé en la Web, se están aplicando mal los descuentos o una simple actualización del sitio.
Independientemente, si contratas a un especialista en Ecommerce te recomiendo que leas
tutoriales o tomes un curso básico para que estés empapado de los términos y funcionalidades

Conocimiento de diseño y arquitectura Web: pues la frase “el que no muestra no vende” tiene
mucho de cierto, el apoyo visual dice mucho de tu marca, además que tu web sea un sitio donde
sea fácil navegar y con funcionalidades amigables para el usuario (UX), para ello puedes apoyarte
de un diseñador gráfico y de un Web Master. pero como te comenté en el punto anterior te
recomiendo que te capacites en puntos básicos sobre el tema, pues también te permitirá tener
caridad en lo que requieres al momento de contratar a un experto o de hacerlo tú mismo.

También, ten presente que tener una Web no es un ecommerce. Una Web por si sola solo
te da presencia digital, donde puedes dejar un medio de contacto, pero no permite concretar la venta
en línea, lo que reduce tus posibilidades, porque implica que el cliente tendrá que dar pasos
adicionales, y al menos que seas un B2B que necesita tomar pedidos de manera personalizada o tu
oferta es de productos sea altamente especializado como para que tu cliente potencial esté
dispuesto a dar pasos adicionales, probablemente no sea tu mejor opción.

Como verás son varios los puntos a considerar, incluso si piensas vender por Facebook Shopping,
Instagram Shopping. Así que mi último tip es, si eres una empresa familiar o un negocio pequeño
lo mejor para vender por Internet es un Marketplace o dropshipping, en pocas palabras un
Amazón, Mercado Libre, Rappi, Glovo y similares, porque te dan toda la infraestructura y el
expertice para poner tus productos online en menor tiempo, costos e implicaciones técnicas.

Pero si eres una empresa mediana, estas en crecimiento o bien tienes presupuesto para invertir
¿qué esperas? Pon en marcha tu ecommece ya, te estas quedando atrás y perdiendo valiosas
oportunidades. Recuerda acompañarte de un experto.

  • : Ecuador