Reto para emprendedores: ¡6 Motivos por los que los negocios fracasan!

///Reto para emprendedores: ¡6 Motivos por los que los negocios fracasan!

Reto para emprendedores: ¡6 Motivos por los que los negocios fracasan!

Por | 2018-08-30T11:31:38+00:00 agosto 29, 2018|Coaching para emprendedores|Sin comentarios
Muchos son los que quieren emprender. Pocos son los que logran tener éxito. ¿Cuál es la fórmula? ¿Por qué existen emprendimientos que fracasan y otros logran salir adelante? Estas son las razones que hemos encontrado.

 

Sabemos que actualmente son muchas las personas que desean seguir el camino del emprendimiento, y que estos emprendedores novatos, pueden pensar que tendrán un 50 % de probabilidades de que su negocio tenga éxito o de que fracase. Pero la realidad es otra, puesto que se ha demostrado, prácticamente alrededor de todo el mundo, que un 75 % de las pequeñas empresas que surgen cada año, no alcanzan los 2 primeros años de vida y que del 20 % restante, un muy pequeño porcentaje, logra mantener su empresa por lo menos 10 años.

En su gran mayoría, estas pequeñas empresas que van surgiendo, se mantienen en esos primeros años de vida en modo de supervivencia, en donde no existe prácticamente crecimiento y la rentabilidad es mínima o incluso nula.

¿A qué se debe esto? ¿Por qué unas pocas empresas logran sobrevivir y desarrollarse con éxito y otras mueren en el intento?

Acá te enumeramos 6 motivos del por qué los negocios mueren:

1.- Pensar que el saber cómo hacer algo (trabajo, técnico, profesión), será suficiente para sacar adelante una empresa. Éste es uno de los grandes mitos de los emprendedores.

Muchas son las ocasiones en los que los profesionales en determinadas áreas, deciden emprender porque piensan que saben todo lo necesario para desarrollar un emprendimiento exitoso. Por ejemplo, un chef, se sentirá capacitado para abrir un restaurante o un abogado se sentirá lo suficientemente preparado poner su propio despacho.

Éste es el primer error fatal, puesto que lo que no concientizan estos emprendedores novatos, es que ya no tendrán que desarrollar un sólo trabajo, que era en el que tenían una gran experiencia, tendrán que asumir además, por lo menos 6 roles diferentes sobre los que tal vez no tengan ni idea de cómo cubrirlos.

Tendrán que cubrir áreas como la de marketing, ventas, finanzas, recursos humanos, operaciones y además, dirigir su empresa. Esto debido a que, al decidir comenzar un negocio, se deberá hacer una selección de personal calificado, se tendrá que desarrollar un plan de marketing, se deberán revisar los aspectos administrativos y financieros, se deberá determinar cómo será la parte operativa de la empresa y un sin fin de detalles, de los que probablemente se tenga poco o ningún conocimiento.

2.- Se descubre un problema (una necesidad) pero la solución que se ofrece no es lo suficientemente fuerte o no se encaja con lo que el mercado necesita.

Muchos emprendedores, al inicio de su negocio, pasan buena parte del tiempo alrededor de su producto, hablando de él, perfeccionándolo y pensando en lo maravilloso que es y lo infalible que será para resolver una determinada necesidad. Y que además, a todos les encantará.

De acuerdo a la opinión de algunos expertos, la razón del fracaso raramente se encuentra en el empeño del emprendedor o en la etapa en la que se desarrolla el producto, pero sí en que el producto ofrecido no era bueno, aún y cuando éste fuera maravilloso. ¿Por qué?

Porque no resuelve de verdad lo que debe ser resuelto, y la solución que otros ofrecen (la competencia), simplemente es mejor que la que se está presentando.

No adelanta nada crear algo, en la que otros resuelven mejor el problema ¿Cierto?

3.- No se toman en cuenta las estadísticas.

Las estadísticas existen por alguna razón y si de verdad queremos tener éxito en lo que pretendemos hacer, nada más inteligente que tomarlas en cuenta. Porque existe un patrón, una mayoría, un comportamiento que es tomado y seguido por la generalidad de las personas.

¿Cuando esto ocurre, qué es lo que la mayoría de las empresas deduce? Las personas y las empresas creen que no se encuentran dentro de ese patrón, aún y cuando éste fue un cuadro pintado por la mayoría.

Ese patrón debe ser tomado en cuenta, porque es el que nos permitirá entender, en dónde vale la pena ponernos creativos para hacer la diferencia y en dónde no es recomendable.

Si actualmente el patrón muestra que las empresas pequeñas fracasan porque no están cubriendo realmente una necesidad debido a que no crean un producto que realmente encaje dentro del mercado o que esa necesidad ya está siendo cubierta con mejores resultados por la competencia, entonces éste patrón debe tomarse muy en cuenta ¿No te parece?

Muchas personas muestran interés por aquellos emprendedores que están marcando la pauta en el área en la que ellos pretenden emprender. Es bueno hacer esto y hasta inteligente intentar recrear lo positivo que ellos están haciendo, pero es igual de importante conocer en dónde está el error que está cometiendo la mayoría.

¡No sería interesante poder evitar la pena de tener que cerrar un negocio y aprender de los errores que los demás han cometido antes de lanzarse a esa gran aventura!

4.- Se crea una Empresa que no funciona sin que el dueño esté presente.

Suele pasar que en las empresas grandes existe una persona (un Director) al que hay que rendirle cuentas. En las empresas pequeñas, en muchas ocasiones, una persona es la que se encarga prácticamente de hacer todo y de todo, y además, no tiene que rendirle cuentas a nadie. Trabaja día tras día, resolviendo emergencias y problemas en la medida que van apareciendo y no cuenta con las herramientas adecuadas para lograr dirigir su negocio de manera más organizada, sistematizada. Más profesional.

Tampoco se ponen en marcha procesos en los cuales la empresa no dependa mucho de las personas, lo que trae como consecuencia que los dueños de esos negocios no puedan separarse de ellos por mucho tiempo o tienen una gran dependencia de personas claves.

En consecuencia, la inexistencia de una estandarización adecuada, se vuelve un obstáculo para que la empresa crezca de forma ordenada, rentable y exitosa.

5.- No existe un enfoque en un nicho o mercado específico.

Para poder sobrevivir, muchas pequeñas empresas, abarcan un mercado muy generalizado. Le venden a quien les compre y no tienen un nicho específico o un cliente determinado. Hacen de todo, no intentan especializarse, ni buscan desarrollar algún aspecto que las diferencie de su competencia. No existe ninguna empresa pequeña, que haya logrado crecer y volverse exitosa sin haberse especializado y enfocado en un nicho de mercado.

Sin especialización y enfoque es verdaderamente complicado lograr un crecimiento y rentabilidad sostenidos.

6.- No logran superar las dificultades y terminan por rendirse.

Los emprendedores novatos, muchas veces no cuentan con la resiliencia necesaria para poder sobrevivir a la avalancha de dificultades que genera el intentar hacer que un negocio funcione y finalmente, acaban por desistir de su emprendimiento.

Los verdaderos emprendedores toman sus fracasos como aprendizajes y oportunidades para crecer. Aprenden a usar sus errores para poder salir adelante con una nueva idea. No desisten en su objetivo y generalmente, entre tropiezos, caídas y resurgimiento, logran tener éxito.

Fuente:

Entrepreneur 

Modo Emprendedor

Acerca del autor:

Me gusta el ramo de las ventas, el emprendimiento y evaluar diferentes ideas para convertirlas en un negocio rentable. Estoy inmerso de lleno en crecer personal y profesionalmente, ya que pienso que el saber, nunca está de más y siempre te será de utilidad.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.