¿Qué hacer cuando no sabes cómo empezar un proyecto?

///¿Qué hacer cuando no sabes cómo empezar un proyecto?

¿Qué hacer cuando no sabes cómo empezar un proyecto?

Por | 2019-02-19T14:00:52+00:00 agosto 24, 2018|Coaching para emprendedores|Sin comentarios
¿Te ha pasado que tienes una idea revoloteando en tu cabeza y por más que lo intentas no logras llevarla a la práctica pues no tienes ni idea de cómo hacerlo o simplemente no sabes por dónde comenzar? Empieza tu proyecto de forma exitosa aplicando estos útiles tips.

 

Iniciar un proyecto o cualquier cosa en la vida, o simplemente dar el primer paso, suele ser complicado, pues generalmente nos asaltan los miedos, las dudas y nos llenamos de ideas que no sabemos muy bien cómo colocarlas en orden de forma que nos ayuden a llevar a la práctica y con éxito ese proyecto que tenemos por delante y que nos está quitando el sueño.

¿Por dónde comenzar?

Es muy importante que aquello que está en tu cabeza, sueños, ideas, metas, los saques de allí y los lleves a la acción, puesto que sin acción no pasarán de ser meros sueños, metas e ideas. ¿Cierto?

Para poder llevar esos sueños a la acción, aplicarlos y hacerlos realidad, te proponemos que pongas en práctica los siguientes tips, que te ayudarán a tener una visión más clara de cómo empezar tu proyecto.

8  Tips para empezar tu proyecto de forma efectiva

1.- Define cuáles son las metas que deseas alcanzar.

Todo lo que hacemos en esta vida tiene una finalidad y tu proyecto no es la excepción, por lo que sería una buena idea determinar ¿qué quieres alcanzar con este proyecto? ¿Vale la pena el riesgo? ¿Por qué querrías invertir dinero y esfuerzo en él?

Si defines bien tus metas, y las comunicas a quienes serán tu equipo de trabajo y juntos trabajan bajo directrices bien definidas, estarás cimentando los principios o las bases para que ese proyecto se consolide.

2.- Haz un bosquejo de las estrategias y asigna responsabilidades.

Conociendo a la perfección que es lo que motiva tu proyecto, cuáles son tus metas y objetivos que pretendes alcanzar, pues toca diseñar cada una de las estrategias que te permitirán consolidarlo.

Será importante plasmar las funciones de cada uno de los miembros de tu equipo y asignarles las actividades que irán acordes a esa función y a su formación. Deberás rodearte de especialistas en las áreas que tu proyecto requiere para asegurarte de que todo marche sobre ruedas.

3.- Planifica cada paso que te ayudará a alcanzar tu meta.

Se han decidido las metas, cuentas con un equipo de trabajo que conoce el papel que desempeñará dentro de tu proyecto, entonces lo que sigue será la planificación que podrá llevarse a cabo en la reunión inicial, en donde compartirás con tu equipo los pasos iniciales que deberán darse para poner en marcha el proyecto. Una vez teniendo esa planificación inicial, podrán hacerse alteraciones más adelante si las mismas vienen al caso. Incluso, podrás usar herramientas que te permitan conocer a priori el impacto de las posibles modificaciones y harán que todo el equipo de trabajo esté siempre al tanto.

Sinnaps, por ejemplo, es una aplicación web destinada a la planificación, gestión de proyectos y equipos de trabajo, que permite organizar las actividades por prioridades de manera lógica. Una vez que planificas, ella realiza un priorización de las tareas y calcula de forma automática una ruta de trabajo optimizada. A través de esta aplicación web, también tendrás la oportunidad de gestionar los recursos utilizados en cada actividad.

Todo el equipo de trabajo podrá ir gestionando sus proyectos desde un tablero ágil, la idea es permitir el trabajo colaborativo, optimizarlo, y al mismo tiempo permitir que cada persona pueda ir haciendo un seguimiento de la evolución del trabajo en tiempo real.

Este libro te puede ayudar en tu proyecto de emprendimiento:

 

 

4.- Establece de forma clara hitos que te permitirán medir el éxito de tu proyecto.

Divide tu proyecto por etapas. Esto deberá definirse en la planificación inicial. ¿Cómo te ayudará esto?

Al dividir tu proyecto en hitos, podrás hacer un seguimiento y evaluación del avance del trabajo realizado por etapas e incluso podrás realizar modificaciones, según las necesidades del proyecto o del cliente. También podrás tener un mayor control sobre los plazos, lo que te ayudará a cumplir tu cronograma de manera más eficaz. Tendrás asimismo, una aproximación más acertada de los costos.

Cada vez que llegues a un hito y finalices una etapa, podrás echar un vistazo de los que has conseguido y valorar si vas por buen camino o debes hacer alteraciones a tu planificación.

5.- Haz un análisis de los riesgos.

Procura detectar las mejores rutas que te permitirán alcanzar cada uno de los objetivos programados, e intenta detectar en ella los posibles riesgos que se pueden presentar y que pueden echar por tierra todo tu proyecto. Anticípate a ellos y prepárate un plan de acción con el que puedas minimizarlos de forma rápida y efectiva.

6.- Crea un buen plan de comunicación.

Para asegurar el éxito de tu proyecto, debes hacer todo lo necesario para que la comunicación entre los miembros de tu equipo de trabajo sea lo más eficaz posible. Para ello, podrás idear un plan de comunicación en el que se establezcan reuniones periódicas, se determine quienes serán los voceros de los clientes, asegúrate de que cada uno tiene una función y de que todos tienen voz y voto en el proyecto.

7.- Mostrarte accesible a tu equipo, no dejar de motivarlos y proveerlos de las herramientas que necesitarán para desarrollar su trabajo de forma eficaz, será indispensable.

Si quieres contar con un equipo de trabajo productivo, deberás mantenerlo motivado. Este tópico es tan importante como los anteriores si quieres que tu proyecto fluya. Cuando la gente se siente valorada, apreciada, y en un ambiente laboral armónico, suelen rendir mucho mejor que cuando alguna de estas condiciones se encuentra ausente.

Mantente accesible a tu equipo de trabajo en el caso de que surjan dudas o problemas. Inspíralos a soñar más, aprender más, a hacer más y a ser los mejores.

8.- No tengas miedo de volver atrás cada vez que sea necesario.

Si ves que algo no va bien y no se ajusta a los que tenías planeado, vuelve atrás, revisa tu planificación inicial, los recursos con los que contabas y las listas de la primera fase. Esto te ayudará a retomar el rumbo. Las revisiones periódicas y los ciclos cortos te ayudarán a mantenerte dentro del camino hacia el éxito.

 

Otras herramientas que te pueden ayudar a la hora de Emprender:

 

Tu Modelo de Negocios en 7 días

Fuente:

En Equilibrio Mental 

Sinnaps 

Wikipedia 

Acerca del autor:

www.adipiscor.com es el sitio en donde el Cómo se hacen las cosas, Quién te puede ayudar a hacerlas y Qué necesitas, se combinan para ayudar a hacer más fácil la vida de las personas. ¡Somos Gente que Ayuda a la Gente!

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.