¿Empiezas con frecuencia proyectos, pero no los terminas porque siempre surge algo que interfiere con ellos? Puede que el obstáculo hacia tus sueños se encuentre dentro de ti. Descubre qué es el autosabotaje y cómo vencerlo.

 

Básicamente, el autosabotaje es ese estado en el que nuestra mente, de manera inconsciente, se empeña en evitar que logremos alcanzar nuestros proyectos o metas.

Aparece generalmente, cuando debemos enfrentar un cambio en nuestra vida, sea del tamaño que sea, que implica el hecho de tener que abandonar nuestra zona de confort.

Es así como, el autosabotaje se convierte en un mecanismo de defensa, inconsciente, con el que evitamos situaciones desconocidas, estrés y un posible sufrimiento.

Causas del autosabotaje

Las causas por las que puede aparecer el autosabotaje son muchas y si las queremos evitar, primero debemos conocerlas.

  • Falta de autoconocimiento y autocontrol.
  • Falta de propósitos.
  • Baja autoestima.
  • Inexistencia de una verdadera motivación.
  • Presencia de creencias limitantes.
  • Miedo al cambio y a salir de la zona de confort.
  • Compararse con los demás.
  • Dificultad en establecer prioridades.
  • Seguir los objetivos impuestos por terceras personas.

Todas estas señales aparecen cuando no logramos aceptarnos a nosotros mismos, no nos valoramos, ni nos creemos con la fuerza y la capacidad de alcanzar nuestros sueños.

En tal sentido, el miedo toma posesión de nuestras acciones y comienza a interferir en nuestro camino hacia aquello que queremos alcanzar.

Características del autosabotaje

El autosabotaje no existe siempre. Suele aparecer solo en ciertos momentos de nuestra vida en los que debemos hacer cambios importantes que nos generan incomodidad, pues tenemos que enfrentarnos a lo desconocido.

Una persona puede autosabotearse en un aspecto de su vida, pero no necesariamente en todos. Más bien suele aparecer cuando se debe tomar cierta responsabilidad, cuando debe existir cierto nivel de compromiso de nuestra parte, cuando debemos tomar decisiones trascendentales que necesariamente implicarán una modificación en nuestra forma de vivir o de comportarnos.

Algunos de los síntomas que presenta una persona que está siendo víctima del autosabotaje son:

  • Falta de control sobre las cosas o situaciones.
  • Se vuelve presa del miedo.
  • Tiene dificultad en tomar decisiones.
  • Retrasa tareas una y otra vez.
  • No termina las cosas.
  • Planificación de forma excesiva.
  • Busca excusas para todo.
  • Es excesivamente perfeccionista, “si no está perfecto, no se hace”.

Estos síntomas son perfectamente normales en cualquier persona que se debe enfrentar a un cambio radical en su vida.

La diferencia entre las personas que se autosabotean de las que no, es que las primeras se dejan arrastrar por el miedo, así como por las creencias limitantes y se convencen de que no serán capaces de lograr sus metas, mientras que los demás, aún y cuando el miedo está presente, logran sobreponerse a los sentimientos que les generan inseguridad y logran salir adelante.

¿Cómo vencer el autosabotaje?

Las razones por las que nos fallamos a nosotros mismos, una y otra vez, a la hora de asumir grandes retos, es porque probablemente, nos ponemos demasiados objetivos o no existen propósitos establecidos, no nos encontramos motivados suficientemente, nuestros valores no se encuentran alineados con lo que queremos alcanzar, nuestras creencias no nos dejan avanzar, nos resistimos al cambio o no queremos asumir nuevas responsabilidades.

qué es el autosabotaje y cómo vencerlo

En tal sentido, ¿cómo podemos comenzar a asumir nuestros compromisos y dejar de autosabotearnos?

1.- Tomar conciencia de lo que está sucediendo y aceptarlo.

Debemos identificar cuáles son los miedos o creencias limitantes que no nos permiten lograr lo que queremos.

Seguir echándole la culpa a los demás de nuestros fracasos o abandonos, no nos ayudará a avanzar en la dirección que deseamos, lo único que lograremos será estancarnos en una posición de víctima que no beneficiará a nadie.

Por lo tanto, no podemos eludir nuestra responsabilidad y debemos aceptar que somos nosotros quienes hemos obstaculizado nuestro progreso. Asimismo, debemos detectar cuáles son las formas en las que nos estamos autosaboteando y encontrarles una solución. Ha llegado el momento de empoderarnos.

2.- Afrontar los cambios con valentía.

El autosabotaje es un reflejo de nuestra resistencia al cambio, pero éste forma parte de la vida y no lo podemos evitar por siempre, o sí, pero a costa de nuestra autorrealización.

De esta forma, si queremos alcanzar nuestros sueños, debemos afrontar los cambios con valentía y con el convencimiento profundo de que somos capaces de lograr el éxito en lo que nos estamos proponiendo.  Debemos tomar seriamente la decisión de comprometernos.

Cambiarle el nombre a nuestros miedos y asumir que cada día estamos enfrentando nuevos retos que nos ayudarán a crecer, a transformarnos y a direccionarnos hacia mejores horizontes, nos permitirá salir del estancamiento.

3.- Escuchar el mensaje que nos envía el autosabotaje.

Escuchar y analizar en profundidad el mensaje que el autosabotaje nos está enviando, nos permitirá hacer los ajustes necesarios, en nuestros pensamientos y formas de actuar, para colocarnos de nuevo en el camino correcto hacia nuestros objetivos.

4.- Buscar ayuda y formarnos.

Una vez que hemos detectado que somos nosotros mismos los que estamos impidiendo nuestro desarrollo, debemos buscar la ayuda necesaria para vencer esa conducta y a su vez, debemos formarnos e informarnos, para fortalecer las habilidades o crear unas nuevas, que nos permitan eliminar lo que no nos gusta y cambiar lo que tengamos que cambiar.

Es más fácil avanzar en equipo que en solitario.

5.- Comenzar a aplicar los cambios AHORA.

No debemos esperar tener todas las respuestas para comenzar a aplicar los cambios que debemos aplicar. Basta con que sepamos lo que queremos hacer y hacia dónde queremos ir.

Un paso a la vez nos mantendrá en el camino y avanzando hacia nuestros sueños.

Debemos ser conscientes de que los errores surgirán, de que tal vez las cosas no nos salgan a la primera como lo habíamos planificado, pero la clave está en no desistir, en buscar la solución e ir modificando nuestras estrategias, si es necesario, para llegar a dónde nos habíamos propuesto como objetivo.

En resumen:

Si hemos descubierto que el autosabotaje es lo que nos ha impedido llegar a nuestras metas y hemos tomado la firme decisión de modificar la situación, no podemos olvidar que tenemos que confiar en nuestras capacidades, eliminar nuestras creencias limitantes, controlar nuestros pensamientos, mantener la motivación, asumir las responsabilidades que conlleva el cambio y contar con un propósito, que finalmente se convertirá en nuestra brújula.

Persistir, resistir, cambiar, empoderarnos serán las claves para alcanzar nuestros propósitos.

Fuente:

CredeSer 

Psicología y Mente