Ser Emprendedor efectivamente puede ofrecer muchísimas satisfacciones, pero pueden existir momentos en los cuales, por diversas razones, la motivación puede tambalearse. Si esto te está pasando... Te ofrecemos 10 tips para mantenerte motivado pase lo que pase.

 

Los Emprendedores son personas, que sienten pasión por lo que hacen, suelen ser dinámicos y gozar de una motivación bastante alta, que resulta del enamoramiento que sienten hacia sus proyectos.

Sin embargo, ellos también pueden pasar por situaciones en las que necesitan de algunos trucos para mantenerse motivados. Y es que, si somos realistas, todo emprendimiento tiene sus momentos excelentes, buenos y no tan buenos, y es cuando atraviesan estos últimos, en los que los emprendedores necesitan de alguna inspiración para continuar firmes en sus objetivos.

Si esta es tu situación, estas recomendaciones para mantener tu motivación, serán realmente útiles.

10 tips para ayudar a los emprendedores a mantener su motivación intacta

La motivación es un estado interno, que nos permite activar y mantener nuestra conducta hacia metas específicas. Nos hace perseverar en nuestros objetivos y tiene una incidencia directa en los resultados que podemos obtener.

Ese estado interno requiere de un trabajo diario, pues si bien un día contamos con la energía suficiente para sentir que podemos con todo lo que se nos pueda presentar, existen otros en los que las crisis nos atrapan. Las causas pueden ser diversas, pero es algo de lo que no estamos exentos.

Son estos momentos de crisis, en los que siempre hace falta una doble dosis de motivación. Cuando te encuentres en estas situaciones, no olvides aplicar estas infalibles sugerencias:

1.- Tómate un tiempo y haz una pausa.

Trabajar sin parar puede hacer que tu cerebro se atasque, por lo que tomarte breves períodos de descanso, hará que tu mente se aclare y que tu creatividad e inspiración fluyan.

Puede que creas que tu cuerpo lo aguanta todo, pero la realidad es que debes proporcionarle sus respectivos períodos de descanso, para que pueda recuperarse completamente del desgaste y así asegurar que tu productividad se mantenga.

Como emprendedor, es probable que trabajes los 7 días de la semana, por lo que no está mal que decidas tomarte un día o el tiempo que necesites para ti. Hacer ejercicios, meditación, leer un buen libro o hasta los videojuegos, pueden ser una opción para desconectarte de lo laboral y darle a tu cuerpo el respiro que necesita. Esa recarga de energías será fundamental para que tu desempeño y rendimiento sea el que esperas.

2.- Dirige tus pensamientos hacia tus clientes.

Como emprendedor tu objetivo es el de satisfacer las necesidades de tus clientes. Pero resulta que en ocasiones, la interacción con ellos es bastante reducida, especialmente si tu trabajo se concentra en una oficina, detrás de una computadora. Es normal que al no ver sus caras, sonrisas o el no interactuar lo suficiente con ellos, tu motivación decaiga.

Para evitar que suceda esto, piensa que tus clientes, sean de donde sean (virtuales o no), son muy importantes para tu empresa, ya que son ellos los que consumen y se benefician de tus productos.

Si deseas algo más concreto, echa un vistazo a sus opiniones y comentarios positivos, haz un análisis de tus ventas y deja que sean ellos los que te inspiren, los que inyecten energía a los días en los que te encuentras de bajón.

3.- Piensa en tu equipo y la responsabilidad que tienes con ellos.

Así como tus clientes son una pieza clave en tu camino hacia el éxito, tu equipo de trabajo también lo es. Basta con que pienses que tu empresa está donde está no solo por ti, sino por todas las personas que decidieron acompañarte en tu aventura.

Como líder, debes hacer que tu equipo se mantenga motivado y debes saber que la motivación es un estado que se contagia, por lo que el no tenerla puede contagiarlos y decepcionarlos. Eres responsable de tu equipo y debes hacer con que cada día de sus vidas sea gratificante y valga la pena. Después de todo, un equipo de trabajo satisfecho es lo que producirá los resultados que necesitas para que tu empresa sea exitosa.

4.- Socializa con otros emprendedores.

El compartir tus vivencias con otros emprendedores y escuchar las suyas, puede convertirse en una experiencia tranquilizadora, especialmente si te encuentras deprimido. Probablemente, te haga entender que la situación por la que estás pasando forma parte del proceso de todo emprendedor, que son altibajos de la vida perfectamente normales. E incluso puede ayudarte a encontrarle solución a ese problema que te mantiene preocupado.

5.- Organízate y convéncete de que puedes lograrlo.

Si bien la motivación es el impulso que te lleva a lograr tus objetivos, el creer que eres capaz de lograrlos también es fundamental. En esos momentos en los que sientas que tus tareas se vuelven imposibles, debes detenerte, repensar todo y organizarte para luego poder avanzar.

Cuando te sientas abrumado o para evitar sentirte así, haz una lista (siguiendo un orden de prioridades) de las tareas que debes desempeñar. Esta simple actividad hará que tu cerebro se reactive, tendrás un mayor control sobre todo y no volverás a hundirte en los detalles.

6.- Sal de la rutina.

Sentir que te encuentras atrapado en la rutina, puede ser la causa por la cual tu motivación se vea resentida. La respuesta a esto, puede ser salir de tu zona de confort e incluir cosas nuevas a tu vida y a tu negocio.

La adrenalina que generará sumergirte en un nuevo desafío, aumentará tu energía y con toda seguridad tu nivel de aprendizaje se verá fortalecido.

7.- Asume la responsabilidad de tu proyecto.

El pensar que eres dueño de un negocio y que lo que pase con él (éxito o fracaso) es de tu entera responsabilidad, puede ser una gran ayuda para que tu motivación no decaiga.

El pagar las cuentas, tener en cuenta los plazos y las penalidades, mantener el crecimiento de tu empresa, observar tus ingresos, ver tu cuenta bancaria, pueden ser excelentes motivadores, aún y cuando los resultados que observes sean: negativos o positivos. En el primer caso, te impulsará a reinventarte para sacar a tu empresa adelante. En el segundo, serán el incentivo que necesitas para hacer que tu empresa siga alcanzando nuevos objetivos.

8.- Celebra tus logros.

Piensa en dónde estabas antes y lo que has logrado hasta ahora. Seguramente, dejaste tu antiguo empleo, que te mataba de aburrimiento y ahora te encuentras en una oficina, manejando desde ella tu propia empresa, haciendo lo que te apasiona y lo que siempre habías soñado. Siente gratitud por el hecho de poder hacer lo que te gusta, cosa que muchos otros no pueden hacer. Con toda seguridad, tu desmotivación se irá desvaneciendo a medida que hagas esa retrospectiva de tu vida.

9.- Redescubre por qué estuviste motivado en primer lugar.

Si has perdido el foco y esto ha hecho con que tu motivación haya sufrido un bajón, recuerda cuál fue la razón que te impulsó a hacer lo que hiciste y que te condujo al momento en el que te encuentras ahora. Cuestiónate: ¿por qué haces lo que haces? Regresa a tus inicios, a lo que fue el punto de partida y con toda seguridad, tu motivación volverá, tal vez más fuerte que nunca.

10.- Rendirse no es opción, por lo tanto aguanta el chaparrón.

Si al aplicar las sugerencias anteriores no logras rescatar tu motivación, tal vez el interiorizar que: el no estar motivado no es opción porque no te conduce a ningún lado, pueda ayudarte. Elegiste ser emprendedor, elegiste ese negocio y eres la única persona que puede sacarlo adelante.

Lo cierto es que, eres dueño de tu actitud y de tu esfuerzo y que todo problema tiene una solución. Simplemente, debes enfocarte y comenzar a buscarla. Para ello, necesitarás de una buena dosis de creatividad y perseverancia. Así que manos a la obra.

Continúa luchando por tus sueños…

Fuente:

Tech.co