¿Cómo pasar de ser un gran generador de ideas y ponerlas a funcionar a convertirte en un empresario exitoso?¿Cuáles son los parámetros que debes tener en consideración para pasar de Emprendedor a Empresario? Conoce las actitudes que debes desarrollar.

 

Un Emprendedor es aquel que tiene una idea extraordinaria para generar dinero, busca los medios necesarios para poner a funcionar su idea y finalmente, la hace crecer y la convierte en una empresa rentable y exitosa. En este punto, dejas de ser un Emprendedor y pasas a ser un Empresario.

Existen muchas personas que son muy buenas en la primera fase de todo este proceso, pero no llegan al punto en el que logran evolucionar a Empresario ¿Qué sucede en estos casos? ¿Cuáles son los parámetros que se deben tener en consideración para lograrlo?

¿Será cuestión de metodología o será cuestión de actitud?

Los grandes emprendedores reúnen una serie de actitudes y comportamientos que los hacen llegar hasta sus objetivos de forma exitosa, te presentamos a continuación 8 de ellas:

1.- Capacidad de decisión y acción. Puede que seas un gran generador de ideas que pueden llegar a ser muy rentables, pero de allí a ponerlas en práctica y pasar a ser un “realizador” de esas ideas, existe un trecho bastante largo.

Cuando una idea se vislumbra con forma de emprendimiento, tal vez se tenga la capacidad de poder visualizar cuáles serán los pasos a seguir, pero tal vez cuando surge la lista interminable de asuntos que se deben tratar y sus variables para que esta se concretice, existe incapacidad de administrarlas y aplicarlas de forma efectiva.

La cantidad de actividades y tareas que surgen a la hora de poner en marcha un emprendimiento puede ser paralizante, y generar un gran miedo. Cosas como idear estrategias, planificar, buscar recursos, crear equipos, buscar un espacio físico, generar presupuestos, contrataciones, marketing, publicidad y un gran etc, harán que tu cabeza funcione a mil y seguramente, hasta te quitarán el sueño y te generarán ansiedad.

Estarás preocupado por mantener bajo control todas las variables que pongan tu emprendimiento en riesgo e intentarás hacerlo de la forma más perfecta posible, por miedo a cometer algún error. Y quizás allí, llegue un punto en el que el miedo te impida avanzar. Pero sucede que los riesgos y errores son inevitables y es imperativo afrontarlos, tomar una decisión y avanzar basándote en ella.

No se puede actuar intentando aplicar todas las prevenciones posibles para evitar cometer errores, jamás podremos abarcarlas todas. Se cometerán inevitablemente errores y lo que se debe tener en cuenta es que ellos son necesarios para que un emprendimiento evolucione, pues de ellos se generan aprendizajes y con el aprendizaje las experiencias.

La actitud será: Al cometer un error sabrás qué es lo que NO debes hacer la próxima vez. Aprenderás a actuar rápidamente ante los imprevistos. Reaccionar con buena actitud y aplicando decisiones concretas, mantendrá satisfechos a tus clientes aunque existan adversidades por el camino. Una posición de continua mejora y evolución te perfilarán hacia el objetivo de pasar de Emprendedor a Empresario.

2.- Mostrar Pasión por lo que haces. Tú pasión por lo que haces debe prevalecer sobre la perfección a la que seguramente nunca llegarás. Se suele pensar que lo ideal es tener una idea y a puertas cerradas, desarrollarla a tal punto que cuando sea puesta en práctica y llevada al mercado, todo funcione a la perfección. Eso sería lo esperado pero actualmente, no funciona de esta manera.

Hoy tienes una idea o producto y haces una investigación de mercado. Lo lanzas en modo de prueba, pues es más importante recibir críticas y opiniones de este producto para mejorarlo, que tener un producto que nadie pueda ver.

En ocasiones, los futuros emprendedores a puertas cerradas, buscan lograr la perfección de su producto, y no lo lanzan al mercado, por miedo a ser juzgados o que su producto sea un fracaso, pero se debe tener en consideración que la gente no busca productos perfectos, sino productos que les resuelvan sus necesidades y problemas.

Lanzar tu producto e ir mejorándolo sobre la marcha y aplicando las opiniones del público que lo prueba, hará no solo que logres obtener apoyos, sino que le permitirás a la gente sentirse parte de tus logros.

Con todo esto, no estamos queriendo decir que lances al mercado un producto inacabado o con un diseño poco eficiente, sino que no te quedes anclado en los detalles.

La actitud será: No es necesario que inviertas una gran cantidad de dinero en la primera versión de tu producto, sólo por alcanzar la perfección, esto terminará por hacerte perder tiempo y dinero. Tu prioridad deberá estar en lanzar lo más rápido posible tu producto al mercado y a partir de allí, hacer las mejoras necesarias para que se convierta en el mejor posible.

3.- Las sugerencias y opiniones de tus colegas son importantes. No te enamores de tu producto, proyecto o idea al punto de que no tengas la capacidad de darte cuenta de los errores que pueda tener. Si realmente quieres tener éxito, todo debe someterse al escrutinio de otros y quién mejor que tus colegas.

No temas compartir tu idea a los demás por miedo a que te la roben, después de todo la esencia de ella, el potencial de convertirla en una idea rentable y que sea perdurable en el tiempo quedará única y exclusivamente de tu parte.

Dos personas pueden tener una misma idea, el éxito de la misma dependerá de la capacidad de su director, de la visión que tenga y los pasos que vislumbre seguir para poder alcanzarla de forma exitosa, es allí en donde radica la diferencia.

La actitud será: Someter tu idea a la opinión de un experimentado colega, podrá hacerte ver las posibles debilidades que tu proyecto pueda tener y que tú no lograste identificar. Esto te ahorrará una gran cantidad de tiempo y posiblemente, también de dinero.

4.- No temas aplicar a tu producto las mejorar necesarias para que éste tenga éxito. Una vez que has identificado una necesidad en el mercado, has creado un producto para cubrir esa necesidad, hiciste un estudio de mercado para saber si tu producto cumplía con este propósito a cabalidad y se identificaron las características que pueden optimizarle, deberás aplicarlas a tu producto antes de hacer su lanzamiento final.

La actitud será: Resolver los principales problemas del producto antes de hacer el lanzamiento definitivo al mercado, y luego de esto se procederá a potenciarlo.

Lanzar un producto inacabado, podrá hacer con que las personas que lo prueben se decepcionen de la marca y crear una percepción negativa sobre la marca o el producto en sí, lo cual puede ser muy perjudicial para tu emprendimiento, ya que se ha demostrado que es prácticamente imposible modificar el recuerdo de una percepción.

Por lo tanto, asegúrate de que al lanzar tu producto lo estás haciendo de forma consciente y no de forma impulsiva o intuitiva.

5.- El mejor momento para empezar es AHORA. Dar el primer paso para poner en marcha tu emprendimiento es lo más importante, lo complicado del asunto es decidir cuándo hacerlo.

Pero el miedo de salir de tu zona de confort siempre existirá, por lo tanto, el mejor momento de empezar es ahora. Solo debes creer en tu producto y transmitir esa confianza a las personas que invertirán en esa idea.

Una vez hayas puesto en marcha tu proyecto, debes tener en consideración que los resultados rápidos no existen y que presionarte para conseguirlos no es buena idea.

Un empresario exitoso no piensa en cantidades mínimas que deben ser alcanzadas. Por ejemplo, tener mínimo 10 clientes al mes antes de que el dinero comience a entrar. Eso nunca sucede. No establezcas objetivos estrictos, pues el hacer esto, sólo podrá generarte frustración.

Asegúrate de que no existan olas de motivación, en donde la misma aparece y desaparece con el vaivén. Tú motivación debe ser constante y debes encontrar la forma de mantenerla intacta, a pesar de los tropiezos con lo que te puedas encontrar en el camino.

La actitud será: No esperes más, comienza tu emprendimiento HOY. Evita hacer sentir a la motivación satisfecha. Pues a la hora de que se presenten buenas oportunidades, las mismas pasarán de largo si no te encuentras siempre motivado a seguir adelante y ser cada vez mejor.

6.- Tu primer enfoque debe ser resolver los problemas de tus clientes no destruir a la competencia. Olvídate de enfocarte en hacer trizas a tu competencia, eso no te asegurará el éxito. Por el contrario, tu enfoque deberá estar en resolver, de la forma más eficiente posible, los problemas de la gente y en aumentar las ganancias del negocio, allí estará el verdadero potencial de tu emprendimiento.

Si te preocupas por destacarte entre los demás y porque tu producto ofrezca mejores alternativas que los tradicionales, tendrás el éxito asegurado.

Acá no te estamos queriendo decir que no tomes en consideración a la competencia, o te olvides de ella, hasta porque será con el estudio de ésta con lo que podrás mejorar tu producto y podrás destacarte. Sino que tu prioridad debe ser el cliente, satisfacerlo, mantenerlo feliz y siempre fiel a ti por el gran servicio que ofreces.

La actitud será: Mantener satisfecho a tu cliente, ofreciendo productos o servicios que tu competencia no es capaz de dar. Romper los esquemas debe ser la constante para lograr mantener a tus clientes realmente interesados en tu marca.

7.- Rodéate rápido de las personas adecuadas y deshazte rápido de las que no lo son. Este es un punto crucial para el buen desenvolvimiento de la empresa, el poder contar con personal capacitado para realizar de forma eficiente sus funciones.

Resulta que las empresas se toman una buena cantidad de tiempo en contratar al personal ideal para un determinado cargo. Se llevan a cabo entrevistas en las que se intenta conocer si el candidato cuenta con las competencias necesarias para poder desarrollar sus funciones de forma efectiva.

Una de las cosas que se deben tener en consideración es si esta persona funciona de la manera adecuada bajo situaciones de estrés. Al comprobar que una determinada persona no funciona para el cargo por el cual fue contratada, lo mejor será tomar rápidamente la decisión de despedirla.

En ocasiones, los empresarios se pueden ver en la necesidad de despedir a personas que les fueron leales, pero que en un momento determinado ya no fueron capaces de ayudar en el crecimiento del negocio.

La actitud será: ser capaz de detectar a las personas que no son capaces de adaptarse a los cambios y que reaccionan mal frente a las sugerencias para las mejoras, despedirlas de la mejor forma posible y de manera respetuosa y tener bajo tu gerencia personas flexibles, honestas y con buena disposición para escuchar sugerencias y asumir responsabilidades a otro nivel.

Con un equipo formado por personas creativas, con actitud positiva al cambio y a la adversidad, sin duda alguna podrás mejorar y expandirte con enorme suceso.

8.- Aprende de los errores y de ellos obtén ganancias. Probablemente, tus primeros intentos no funcionen, pero si eres persistente y además tomas en consideración los errores cometidos y de ellos aprendiste lo que “No debes hacer”, seguramente, llegará aquel en el cual obtendrás el éxito deseado.

Se trata de ganar en el camino: experiencia, sabiduría empresarial y habilidad para sortear los obstáculos que se te presenten.

Evidentemente, nunca está de más conseguir un mentor. Alguien que pueda enseñarte sus trucos y las primeras claves que puedas ir adquiriendo en tu día a día como emprendedor.

A la cima no llegarás de un día para el otro, se requiere de paciencia, persistencia y tener la habilidad de ir aplicando lo que has aprendido por el camino o con otras personas con mayor experiencia que tú.

Por lo tanto, podrá darse el caso que tu primer negocio sea una fuente de aprendizaje y con el segundo, al aplicar lo aprendido, logres el éxito que deseas. Si deseas continuar adelante, podrás optar por una tercera empresa en la que puedes comenzar a ganar a lo grande. En este punto, podrás invertir en nuevas empresas o compartir tus experiencias y ayudar a otros empresarios.

La actitud será: Aprender de tus errores, no desistir, multiplicar tu confianza y tus conocimientos.

Una de las claves más importantes para lograr tu transformación de Emprendedor a Empresario será que nunca pares de crecer como persona, que nunca dejes de aprender.

Fuente:

EGA Futura

  • :

    ¿Quieres ir un paso más allá y lograr transformarte de Emprendedor a Empresario? ¡Comparte con nosotros otras actitudes que los empresarios podrían tener para lograr hacer crecer sus emprendimientos!

    Si te ha gustado este contenido y te ha sido de utilidad, compártelo con tus amigos.

    Te recomiendo leer: ¡10 Errores que como Emprendedor Novato NO puedes cometer!

     

  • : Ecuador