¿Te frustra el no poder cumplir, en ocasiones, con tus objetivos? Te contamos algunos consejos que te ayudarán a lograr cada vez más y mejor tus metas de vida, personales o profesionales.

 

El trabajo aumenta a cada minuto, nos sentimos abrumados y con la presión de tener que cumplir con nuestros objetivos, pero en muchas ocasiones, no logramos alcanzarlos al cien por ciento.

Debes saber que las metas le otorgan dirección a tu vida, así como enfoque y te ayudan a mantenerte motivado tanto en tu vida personal como profesional. El poder cumplir con ellas al 100% te hará sentir satisfecho y alejado de la frustración.

Y es que casi todo en la vida gira en torno a obtener resultados. Todo tiene que ver con un inicio y un cierre para obtener objetivos específicos, pero ¿por qué muchas veces, se nos hace tan difícil lograrlos?

A veces lo atribuimos a las innumerables distracciones que se nos presentan a diario, pero la realidad es que, en la mayoría de los casos, el no alcanzar las metas propuestas tiene que ver con la definición incorrecta de las mismas, lo que suele terminar en fracasos, a veces rotundos.

Al igual que su contenido, la forma cómo formules los objetivos será fundamental, por lo que deberás usar las palabras adecuadas, definirlos usando una perspectiva positiva, establecer fechas realistas y por último, pero no menos importante, que puedan ser medibles los resultados con alguna facilidad.

Definir los objetivos es uno de los primeros pasos que debes dar, como inicio de un largo camino, en el que tendrás que aplicar tu intuición, resiliencia y perseverancia para mantenerte enfocado y así poder alcanzar tu meta, pero existen otras cosas que puedes hacer para no permitir distracciones que te desvíen de ella.

Sugerencias que te ayudarán a alcanzar cualquier objetivo que te propongas

1.- Define qué quieres en la vida.

Quizás una de las primeras cosas que debes hacer antes de emprender tu camino hacia un objetivo es preguntarte, ¿qué quieres de la vida y cómo encaja éste en esa visión?

Ya sabemos que el establecer metas, debe ser parte esencial en tu vida, pero debes tener en consideración lo que te emociona, cómo quieres emplear tu tiempo, a cuáles áreas deseas dedicarte y aprender más, así como el tipo de personas con las que deseas compartir a cada momento.

2.- Escribe tus metas.

Poner en papel tus objetivos será una forma de hacer que éstos estén más presentes y que tu cerebro comience a trabajar en los detalles que te pondrán en el camino y dirección correctos para poder cumplirlos.

3.- Planifica lo que debe suceder para que tu meta sea realizable.

Si ya conoces cuál es el objetivo o los objetivos que deseas alcanzar, entonces el segundo paso, también crucial, será el de planificar los pasos que deberás dar, así como las tareas que necesitas realizar en el trayecto para que te ayuden a llegar a la meta propuesta.

En tal sentido, deberás establecer prioridad sobre esas tareas y los tiempos en los cuales deberán ser ejecutadas.

4.- Crea una hoja de ruta.

Necesitas un plan de acción, con una metodología que te ayude a cumplir con cada objetivo que te conduzca a tu meta principal. En este caso, deberás ser muy específico en lo que deseas lograr en cada paso.

Al hacer esto, tu meta se sentirá como alcanzable y las posibilidades de perder la motivación, antes los eventuales obstáculos que se te puedan presentar, se verán disminuidas.

5.- Establece referencias para que cada objetivo sea medible.

Paralelamente de tu plan de acción, debes establecer hitos de referencia que hagan medibles cada uno de los objetivos que te conducirán al final de tu meta, así como plazos razonables que te ayuden a avanzar.

Esto te permitirá saber si te estás desviando del camino que habías trazado y aplicar los correctivos necesarios para encaminarte de nuevo hacia la meta que te habías planteado en un principio.

Piensa en cuál es el plazo que te has propuesto para alcanzar tu objetivo principal y establece fechas, semanas, años a partir de ahora.

6.- Toma acciones AHORA.

Por más aterrador que sea tomar el primer paso, el momento para comenzar a hacerlo es ahora.

No importa si aún estás trabajando en los detalles o no te sientes preparado, la realidad es que nunca existirá el momento perfecto para comenzar. Simplemente da el salto y resuelve los obstáculos a medida que se te vayan presentando.

Respira, toma valor y lánzate a la aventura hoy.

recomendaciones para alcanzar los objetivos que te propongas

7.- Echa un vistazo a tus fortalezas y debilidades.

Debes pensar si cuentas con las competencias y fortalezas necesarias para llevar adelante tu objetivo y si podrás con cada uno de los pasos que deberás dar para lograrlo.

En este caso, deberás fortalecer tus debilidades y para ello tendrás que buscar ayuda con algunas tareas y formarte en las áreas necesarias para que te ayuden a hacer realidad tu sueño.

8.- Busca apoyo para la culminación de las tareas menos importantes.

No tienes que encargarte de todo y si se trata de un objetivo de gran envergadura, con toda seguridad necesitarás del apoyo de otras personas para poder alcanzarlo.

Concéntrate en las tareas en las cuales tus habilidades son más fuertes y delega a otras personas las tareas pertenecientes a las áreas en las que eres más débil.

9.- Desarrolla una mentalidad de éxito.

Sin lugar a duda, el éxito o el fracaso en alcanzar tus metas estará determinado por el tipo de mentalidad que tengas.

Una mentalidad de éxito es aquella en la que te encuentras seguro de ti mismo, pero también eres capaz de aprender de los errores.

Contar con una mentalidad ganadora será primordial, para que puedas sobrevivir a los diferentes obstáculos que te encontrarás por el camino.

Cansarte y perder la confianza en ti mismo puede ser desalentador y puede desviarte de tu objetivo, por lo que desarrollar una mentalidad de éxito será el ancla que te ayudará a permanecer a flote ante la adversidad, pues no permitirá que pierdas la visión de haber conquistado tu sueño.

10.- Afina tus hábitos y cumple con tus responsabilidades.

El éxito no se logra de la noche a la mañana, es un trabajo que requiere de constancia, perseverancia y de dedicación día tras día. Desarrollar buenos hábitos y técnicas que te ayuden a hacer realidad tu plan y ser más productivo, te permitirán ejecutarlo de la forma prevista.

Para trabajar de forma más eficiente, deberás dormir bien, comer lo suficiente y ejercitarte.

Por otro lado, para llegar a tu meta, necesitarás aprender a priorizar las tareas, a trabajar de forma eficiente, a mantenerte enfocado y, en definitiva, deberás asumir la responsabilidad de tu proyecto.

La idea será mantenerte en posesión de lo que estás haciendo y con la motivación necesaria que te ayude llegar hasta el final de forma exitosa.

11.- Hazle seguimiento a tu plan y practica la retroalimentación.

Una vez te pongas en camino hacia tu objetivo, hazle seguimiento a cada uno de tus pasos para saber si realmente te encuentras en la dirección correcta y para darte cuenta si lo que estás alcanzando, es lo que quieres en realidad.

Evalúa cada uno de tus objetivos y haz los ajustes necesarios en el caso de que no estén arrojando los resultados esperados.

Para saber si estás cumpliendo con los estándares establecidos, siempre podrás buscar obtener la perspectiva de los que te rodean. Pide consejo a quienes respetas y en quienes confías. Busca críticas constructivas y escucha lo que ellos tienen que decirte, tanto lo bueno como lo malo.

12.- Ten suficiente flexibilidad para poder reformular tus objetivos cuando sea necesario.

Si las cosas no ocurren como lo tenías planificado, deberás contar con un segundo plan que te permita reformular tus objetivos para poder seguir avanzando hacia tu meta final.

Los cambios requieren de flexibilidad, por lo que debes asegurarte de que cuentas con esta capacidad, así en el caso de que tengas que alterar el curso, podrás sobreponerte antes de que sea demasiado tarde.

13-. Felicítate por todas las pequeñas victorias que logras por el camino.

No todo puede ser preocupaciones, también debes recompensarte cada vez que logras una pequeña victoria. Hacerlo te permitirá mantenerte motivado y enfocado en tu objetivo final.

Ya no tienes excusas, poniendo en práctica estas sugerencias, podrás alcanzar cualquier objetivo que te propongas y continuar avanzando en tu camino hacia el éxito.

Fuente:

Entrepreneur 

Izertis