¿Qué hacer ante las malas contestaciones de los niños?

///¿Qué hacer ante las malas contestaciones de los niños?

¿Qué hacer ante las malas contestaciones de los niños?

Por | 2018-08-27T12:10:49+00:00 agosto 27, 2018|Padres e Hijos|Sin comentarios
Los conflictos suelen surgir entre niños y adultos. Entre adultos son más fáciles de gestionar puesto que ya existen patrones y valores establecidos, pero ¿qué hacer cuando es el niño el que responde mal ante una demanda de los padres?¿Cómo evitar que esto se convierta en un patrón negativo?

 

 

Existen niños dóciles y otros más atrevidos, unos más tranquilos y otros más rebeldes. Y existe una determinada etapa, en la que éstos comienzan a cuestionar las acciones y demandas de los padres. Esto no podría catalogarse del todo negativo puesto que están comenzando a moldear su personalidad, están desarrollando su pensamiento crítico. Lo importante es que, cuando los niños comienzan a cuestionar las acciones de los padres, lo hagan de una forma adecuada y si llegasen a surgir las malas contestaciones, las mismas sean canalizadas de manera apropiada para evitar que éstas se conviertan en un patrón de comportamiento negativo, que a la larga será cada vez más difícil de sobrellevar.

 

No es para nada malo que el niño comience a reflexionar y se vaya formando su propia opinión sobre las cosas, el problema surge cuando éste comienza a reaccionar de forma inadecuada y a veces hasta agresiva ante los padres. Es una etapa bastante delicada puesto que debe encontrarse un equilibrio tal, en el que se permita que el niño continúe con el desarrollo de su pensamiento crítico y que no exista un bloqueo de éste, y al mismo tiempo evitar, que los niños se conviertan en respondones, y se sientan en la libertad de hablar de forma despectiva e incluso usen los insultos para imponer su opinión.

 

En realidad, ¿de dónde surge esta actitud? ¿Los niños respondones nacen o se hacen así?

 

Niños rebeldes o respondones no nacen así, se hacen así. Los niños que no hacen caso nunca, que le dicen a todo que NO, que no se dejan aconsejar y que siempre están enfadados, van surgiendo por situaciones que se van dando en su entorno y que no son canalizadas a tiempo.

Generalmente, se debe a que no entienden o no hay claridad con las normas a las que tiene que ceñirse y esto, en la mayoría de los casos, emerge porque cuando los niños son pequeños los padres les permiten hacer “de todo” e incluso se ríen de sus comportamientos, especialmente “los poco apropiados”. Por ejemplo, pegan y se les celebra porque están “aprendiendo a defenderse”, o cuando le llama a su mamá “tonta” y se ríen porque les pareció gracioso. Ante estas actitudes el niño piensa que lo que está haciendo está bien. Cuando va creciendo, ya lo que parecía gracioso, ya no lo es tanto y cuando le exigimos al niño que no pegue o que no insulte, no entiende por qué antes podía hacerlo y ahora no.

¿Qué hacer cuando ya el niño ha crecido y queremos erradicar esa conducta? ¿Qué hacer si no lo hicimos estando pequeño, porque no se establecieron normas claras?

Pues más vale tarde que nunca…

Primero debemos entender que el niño va pasando por diferentes etapas de desarrollo. Que a partir de los 6 años de edad su pensamiento infantil se vuelve más crítico y lógico. Cuando llegan a este punto, ya no aceptarán las normas con la misma facilidad con la que las aceptaban antes. A partir de los 9 o 10 años, comenzará a notar los errores de los padres, por lo que buena parte del poder que tenían para controlar y decidir sus comportamientos se pierde. Tendrá más argumentos a la hora de discutir, intentará que se reconozca su opinión, hará su esfuerzo por imponer sus ideas, con la finalidad de ganar esas batallas que se irán presentando en el diario vivir. En este punto, con los niños más dóciles quizás sea más fácil canalizar la situación, pero qué hacer cuando los niños son más rebeldes y las malas contestaciones aparecen.

 

 

8 Recomendaciones para afrontar las malas contestaciones de los niños

 

1.- Mentalizate en que los conflictos son inevitables. Y estos probablemente surjan cuando intentes ponerle límites a los pequeños, puesto que a nadie le gusta que le digan que no a sus pedidos o caprichos, así como si les exiges que hagan cosas para que asuman ciertas responsabilidades, lo más probable es que se nieguen porque sienten que están siendo castigados. Así que ármate de paciencia y prepárate para sortear estas situaciones con serenidad.

2.- Ante una mala contestación de tu hijo, no entres en conflicto con él. No respondas de la misma forma e intenta descubrir qué hay detrás de esa conducta. Tal vez se encuentre cansado, molesto o frustrado por alguna situación que nada tiene que ver contigo o aquello que le estás demandando. O puedes intentar saber si has hecho algo que le ha molestado para intentar remediarlo, pero siempre dentro de las normas, con respeto y civilidad.

3.- Si las malas contestaciones persisten, pon fin al diálogo. El niño deberá entender que por este camino no habrá posibilidades de éxito y en este sentido no debe haber flexibilidad. Se debe dejar bien claro que si la conversación continuará, la misma estará libre de insultos, gritos, o violencia verbal.

4.- Evita colocar etiquetas al niño cuando está molesto. Critica de forma constructiva, más que a su persona, a la acción que está realizando. De este modo, estarás corrigiendo su actitud y no estarás rebajando su autoestima. Por ejemplo: en lugar de decir eres un respondón o un desastre, o eres malo… Di… Observa tu actitud, ¿te parece que es la adecuada para hablar con tus padres? Invitalo a la reflexión.

5.- El respeto no se negocia. El niño debe entender que con una mala actitud, no llegará a ningún lado, no habrá diálogo posible y que en su lugar existirá con toda seguridad un castigo (educativo). Las normas deben estar muy claras y cuando se encuentre más tranquilo, le deberás explicar la importancia del respeto y la tolerancia en el trato a los demás y que puede defender sus criterios o ideas sin necesidad de recurrir a la violencia verbal o a la agresión física.

6.- No uses nunca el castigo físico. En la mayoría de los casos es contraproducente, y haciendo uso de éste lo que puedes lograr es que el niño aumente su rabia y que piense que conseguirá lo que quiera por medio del uso de la violencia.

7.- Refuerza. Cuando el niño te dé su opinión o exponga su punto de vista de manera educada, aun cuando vaya en contra de tu criterio, préstale toda tu atención y refuerza su conducta.

8.- Da el ejemplo. Con los niños y en la vida en general, no se puede aplicar aquel dicho que dice: “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago”. Ellos van imitando los comportamientos de las personas que están a su alrededor, por lo que si quieres evitar las malas contestaciones en tu hijo, deberás ser el ejemplo a seguir. No podrás pedirle que no conteste mal a tus cuestionamientos si tú lo haces con todo el mundo.

Recuerda: Erradicar las malas contestaciones en tu hijo no será tarea fácil, pero con paciencia y determinación se puede lograr. Hacer un repaso sobre las normas y los límites será fundamental. No deberás ceder nunca y no podrás saltártelas en ningún momento podrás obtener resultados positivos.

 

 

Fuente:

Guía Infantil 

Educapeques 

  • :

     

    ¡Cuéntanos...! ¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Conoces alguna otra recomendación con la que podamos evitar o subsanar las malas contestaciones de los niños? ¡Escríbenos en el área de comentarios! Estaremos encantados por tu aporte...

     

    Te recomiendo leer también: ¡10 Errores comunes que los Padres cometen al castigar a sus hijos!

  • : Ecuador

Acerca del autor:

Me gusta el ramo de las ventas, el emprendimiento y evaluar diferentes ideas para convertirlas en un negocio rentable. Estoy inmerso de lleno en crecer personal y profesionalmente, ya que pienso que el saber, nunca está de más y siempre te será de utilidad.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.