¿Cómo ayudar a tu hijo en una mudanza de ciudad o país?

///¿Cómo ayudar a tu hijo en una mudanza de ciudad o país?

¿Cómo ayudar a tu hijo en una mudanza de ciudad o país?

Por | 2016-08-26T11:45:12+00:00 agosto 26, 2016|Padres e Hijos|Sin comentarios

Para un adulto, es bastante complicado tomar y ejecutar la decisión de mudarse a otro país, ya sea porque lo envió la empresa, o porque está buscando mejores condiciones de vida. Lo cierto es que, es un proceso bastante difícil si se tiene que llevar a cabo sólo o en pareja y puede convertirse en un gran problema si envuelve niños, ya que en muchas ocasiones pueden no entender el por qué de dicho cambio.

Es por ello que, es tan importante involucrarlos en el proceso y prepararlos anticipadamente para ese gran cambio, de manera tal que el impacto de la mudanza no sea tan fuerte.

 

¿Cómo darles la noticia?

Muchos padres suelen pensar que mientras más tarde se les dé la noticia, mejor, pero esto es completamente contraproducente.

La noticia de la mudanza, se les debe comunicar después de tener todo confirmado, pero con tiempo suficiente para que ellos puedan asimilar y aceptar la idea. Para tal fin, se les podrá ofrecer una imagen lo más positiva posible, sobre lo que va a representar para ellos este cambio. Se les podrá intentar vender la idea como una nueva aventura. También será una opción, mostrarle fotos del nuevo lugar, para comenzar a incentivarlos.

Es de suma importancia explicarles el por qué de la decisión y dependiendo de su edad, sería muy buena idea dejarlos participar en la toma de decisiones sobre algunos aspectos que los involucren directamente, como los es: la búsqueda de la casa o del colegio.

Evitar transmitir ansiedad a los niños es muy importante. Si existen dudas o preocupaciones, no deberán hablarse frente a ellos.

Incentivar conversaciones sobre los sentimientos y lo que están sintiendo, es otro punto de gran relevancia. Le permitirá a los padres manejar la ansiedad que están sintiendo sus hijos de una forma positiva. No necesariamente, sabrán todas las respuestas a las inquietudes de sus hijos, podrán buscar ayuda para solventarlas cuando éstas aún se están iniciando, lo que es mucho mejor que hacerlo cuando ya están demasiado arraigadas y comienzan a afectar el comportamiento, relaciones y rendimiento, de los niños de forma negativa.

 

¿Cómo hacer en el momento de la mudanza?

En una mudanza, sobre todo si es hacia otro país, no sueles llevarte todo, por lo que los padres podría dejar que los niños sean los que decidan qué quieren llevarse. Podrán asistirlos haciendo las maletas. Esto les hará más fácil el proceso de despedirse de las cosas que van a dejar atrás.

 

Permitir que se despidan de sus amigos y familiares.

Los padres deberán asegurarse de que sus hijos tengan tiempo suficiente para compartir con sus familiares y amigos antes de la partida a otra ciudad o país. Esto podrán hacerlo, organizando una reunión o fiesta para conmemorar la ocasión de forma positiva.

También deberán velar, porque los lazos familiares no desaparezcan con la distancia e incentivar la comunicación a través del correo electrónico, llamadas, etc. Ya que mantener el contacto con la familia y amigos, en un momento en el que sólo cuentan con el núcleo familiar, es de suma importancia.

 

¿Cómo hacer que se acoplen de forma rápida y sin problemas?

Será muy buena idea organizar la habitación de sus hijos en primer lugar, antes de ocuparse del resto de la casa. Ellos podrán ayudar en este proceso de deshacer las maletas y organizar su nueva habitación.

Ayudarlos a retomar las rutinas lo más rápido posible, es indispensable. Para lo cual, deberá retomarse el horario habitual de las comidas y de acostarse por la noche. De esta forma, se les estará transmitiendo una sensación de familiaridad y orden, a pesar del cambio.

Si practicaban algún deporte o cualquier otra actividad, los padres deberán informarse si existen actividades similares en la nueva ciudad. Así los niños podrán sentirse más identificados. El cambio no será tan brusco, si se mantiene realizando los mismas actividades o actividades parecidas, a las que realizaban antes de la mudanza.

 

El Colegio

Cuando el niño comience a frecuentar su nuevo colegio, en un primer momento, podrán los padres acompañarlo y en la medida posible, conocer la mayor cantidad de profesores y representantes. Intentar conocer las nuevas metodologías de enseñanza a las que el niño deberá enfrentarse, ayudará a los padres a asistirlos con mayor facilidad.

En términos generales los niños suelen adaptarse bien a los cambios, pero hay que tener expectativas realistas sobre el proceso de transición del niño.

El promedio de tiempo que necesita un niño para adaptarse a un nuevo centro escolar es de aproximadamente, seis semanas. Habrá niños que necesiten mucho más que eso. En todo caso, hay que otorgarles el tiempo que necesiten para adaptarse y prestar especial atención a lo que expresan y a su comportamiento, de esta manera, si surgen dificultades, las mismas serán detectadas y atendidas a tiempo.

En el caso de que haya pasado un tiempo prudencial después del cambio de ciudad y el niño no logra hacerle frente al cambio y no se adapta, los padres no deben dudar en solicitar el asesoramiento de un terapeuta familiar. Éste podría serles de gran ayuda para enfrentar la situación.

 

Los niños menores de 7 años, llevarán el proceso de la mudanza con mayor facilidad, ya que tienen una mayor habilidad para aprender idiomas y para establecer nuevos lazos de amistad.

Los niños comprendidos entres los 7 y los 9 años, podrán sentirse aislados y con una mayor nostalgia por la falta de familiares y amigos.

Los niños con edades entre los 9 y 12 años podrán beneficiarse de ir a escuelas internacionales, en las que les enseñen de forma parcial en el idioma que han dejado y tendrán la posibilidad de formar parte de la comunidad de extranjeros.

Para los adolescentes mayores de 13 años, será recomendable la existencia de un apoyo especial, que los ayude integrarse de forma positiva en la comunidad local.

 

Conviene reservar un momento del día para hablar sobre las cosas buenas que han visto de la nueva ciudad, la nueva casa, el nuevo colegio, de esta forma, tanto niños como adultos estarán forzados a concentrarse en los aspectos positivos, lo que podrá convertirse en un buen incentivo para ir superando la situación.

Una mudanza, supone una cambio que puede significar muchos retos a una familia, pero también puede representar el poder disfrutar de muchas cosas buenas. Existe la posibilidad de que este proceso sirva para unir más a la familia o para que los padres aprendan cosas de sus hijos, los conozcan mejor y pasen mayor tiempo con ellos, ayudándolos a superar esta experiencia tan delicada.

 

Fuente:

Familias.com

Guía Infantil

 

¿Has pasado por esta experiencia?¡Dejános tus comentarios y si te ha gustado, dale “Me Gusta” y compartelo con tus amigos!

 

Acerca del autor:

Me gusta el ramo de las ventas, el emprendimiento y evaluar diferentes ideas para convertirlas en un negocio rentable. Estoy inmerso de lleno en crecer personal y profesionalmente, ya que pienso que el saber, nunca está de más y siempre te será de utilidad.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.