Venciendo MIS MIEDOS

//Venciendo MIS MIEDOS

Venciendo MIS MIEDOS

Por | 2016-06-13T14:37:19+00:00 junio 13, 2016|Desarrollo Personal|2 Comentarios
No hay duda de que todos tenemos MIEDOS. Y los MIEDOS nos limitan y nos impiden muchas veces crecer, desarrollarnos y alcanzar nuestro máximo potencial. Hoy les invito a que reflexionemos sobre la importancia de vencer nuestros MIEDOS.

 

Me he puesto a pensar sobre dos grandes fuerzas que nos mueven a la humanidad, una es el AMOR y otra es el MIEDO.

 

El AMOR nos permite crecer y dar lo mejor de nosotros mismos. Es una fuerza positiva que suma a nuestro planeta. El AMOR nos permite ver  y tratar a los otros, como nos gustaría que nos trataran a nosotros mismos. El AMOR nos une.

 

Por otro lado, el MIEDO es una fuerza que nos limita y nos impide desarrollar al máximo nuestro potencial. El MIEDO es la fuerza negativa que resta a nuestro planeta. El MIEDO puede imponernos prejuicios sobre otras personas y crear separaciones o sentimientos de superioridad de unos sobre otros por motivos de raza, género, religión, sistema de creencias, nivel socioeconómico o preferencia sexual. Definitivamente, el MIEDO nos separa como humanidad.

 

 

Nosotros, como seres individuales, vamos creciendo entre estas dos fuerzas, el AMOR y el MIEDO.

 

Cuando somos pequeños, nuestros padres, el ambiente en el que crecemos y nuestras experiencias de vida, van alimentando en nosotros tanto el AMOR como el TEMOR. 

Así, si hemos tenido la fortuna de nacer  y crecer en un ambiente en el que predomina el amor sobre el temor, tenderemos a desarrollarnos como seres positivos y amorosos.

Por supuesto, iremos adquiriendo algunos MIEDOS a lo largo de nuestro desarrollo, pero el AMOR será nuestra fuerza motora.

 

¿Cuáles pueden ser algunos de estos MIEDOS cuando somos pequeños?

Pues se me ocurre que nos puede dar MIEDO

 

  • A la oscuridad
  • A no tener amigos
  • A perdernos
  • A que alguien nos lastime
  • A perder a nuestros padres
  • A la muerte

 

 

En la medida en la que crecemos y adquirimos responsabilidad y autonomía como seres humanos, y en base a las experiencias  que vamos viviendo, vamos sumando más MIEDOS a nuestras vidas. Muchas veces, sin ser conscientes.

 

Por ejemplo, tenemos TEMOR 

 

  • A no ser exitosos
  • A no tener suficiente dinero
  • A no pertenecer
  • A hablar en público
  • A estar solos 
  • A no “encontrar la pareja ideal”
  • A perder el trabajo
  • A desarrollar enfermedades
  • A la soledad
  • A envejecer
  • A no ser queridos
  • A no ser autosuficientes en cualquier sentido
  • A soltar a las personas tóxicas
  • A hacer lo que realmente nos hace felices
  • A cambiar de estilo de vida
  • A dejar una relación
  • Al “que dirán”
  • A no ser aceptados
  • A aceptar a otras personas que piensen diferente a nosotros
  • A fracasar
  • A ser diferentes
  • A retar las ideas establecidas
  • A tirar a la basura “sistemas de creencias” en los que hoy no creemos
  • A ser auténticos
  • A vivir en congruencia con quienes decidimos SER
  • A cambiar en cualquier sentido
  • A creer en nosotros mismos

 

Cada uno de estos MIEDOS nos limita y nos impide VIVIR en PLENITUD. Nos hace vivir en “piloto automático” y nos mantiene en una aparente “zona de confort”.

 

Para CRECER como seres humanos necesitamos VENCER nuestros propios MIEDOS y darnos cuenta de que SI PODEMOS.  

 

En la medida de que tengamos el VALOR primero para reconocer nuestros propios miedos y después para enfrentarlos, en esa medida podremos seguir desarrollando nuestro potencial como seres humanos y convirtiéndonos en una fuerza positiva que sume al AMOR.

 

Los invito a que encuentren sus propios MIEDOS y se atrevan a vencerlos.

 

  • : México

Acerca del autor:

Soy una mujer alegre, independiente, feliz en mi propia piel. Hija, hermana, mamá, amiga. Licenciada en Administración de formación, conductora de radio, escritora, vendedora de ideas, coach, fotógrafa, chef..... Amante de la vida, de la naturaleza, de la buena lectura, de los viajes, de la belleza, de las rosas, de la buena comida, de las conversaciones profundas, de los atardeceres, de los jardines y por supuesto, de la buena compañía.

2 Comments

  1. amparo_cuervo 2016-06-13 en 4:13 pm

    Muy buena reflexión Carolina. Si este mensaje llegara a muchas personas, quienes desde sus miedos atacan, estaríamos en un mundo mejor.

  2. cristina 2016-06-14 en 4:51 pm

    Totalmente cierto Carol, el miedo limita, el amor expande. Sin embargo, me gustaría agregar que el miedo no es malo por sí mismo, lo que lo hace negativo es dejar que nos domine. Por el contrario, el miedo es necesario en su forma básica para evitar peligros, por ejemplo, explicarle a un niño que si cruza la calle sin mirar lo puede lastimar un carro. Se podría decir que los miedos deben administrarse adecuadamente para que sean aliados y no limitantes en la vida. Es muy largo lo que podríamos hablar sobre este tema. Gracias!

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.