Tiempo Conmigo

Tiempo Conmigo

Por | 2015-04-06T14:12:04+00:00 abril 6, 2015|Desarrollo Personal|2 Comentarios
Estimadas amigas y lectoras, últimamente he estado reflexionando mucho sobre lo importante que es para nosotras las mujeres el aprender a estar SOLAS y pasar tiempo con nosotras mismas para conocernos, para querernos, para valorarnos....

 

En general, considero que nosotras las mujeres somos SERES SOCIALES por naturaleza. Siempre estamos rodeadas de gente ya sean nuestros hijos, parejas, amigos, colegas…Disfrutamos de la compañía y de la relación con otras personas, apoyándolos, participando, siendo, conviviendo y estando con ellos.

Eso está muy bien.

 

Lo que en realidad me preocupa es que a muchas de nosotras nos asusta el tema de ESTAR SOLAS y eso, a su vez siento que nos hace ser o volvernos personas “emocionalmente dependientes”   que depositamos  y hacemos depender nuestra felicidad ya sea en una pareja, en nuestros hijos o en cualquier otra persona.

 

 

No se si te ha pasado pero yo he platicado con numerosas mujeres que le tienen un “enorme miedo a la SOLEDAD”.

 

En ocasiones este miedo es tan extremo que más tardan en salir de una relación sentimental, que ya están metidas en otra que no necesariamente es saludable pero el problema es que NO QUIEREN ESTAR SOLAS y hacen depender su felicidad en la nueva persona y así, se vuelve un círculo vicioso en el que su valor, estabilidad y felicidad “siempre depende de la pareja en turno”.

 

Por otro lado, muchas mujeres ni siquiera preparan a sus hijos para “volar del nido” y volverse seres totalmente autosuficientes porque tienen miedo a “quedarse solas” y de esta forma, consciente o inconscientemente “chantajean a sus hijos emocionalmente” para mantenerlos cerca y “les hacen ver que su felicidad depende y dependerá de ellos”, así tengan 50 años! y así, los hijos no pueden hacer su vida ni separarse de sus mamás porque sienten una culpa permanente de dejarlas.  

 

De esta forma crean una relación de dependencia de “mamitis” e “hijitis” que durará toda la vida y afectará no sólo a ellos, sino a las personas que los rodean.

Estas conductas, conscientes o inconscientes son muy destructivas e impiden tanto el crecimiento propio como el de las personas con las cuales “ se crea la dependencia emocional”.

 

Yo creo que es INDISPENSABLE que las mujeres tomemos consciencia de esto y sobre todo hagamos cambios de fondo tanto con nosotras mismas como con las personas con las que estamos creando estas conductas dependientes y totalmente destructivas.

 

Pero,  ¿Por qué le tenemos miedo a la SOLEDAD?

 

La verdad no lo sé. Quizás es por los sistemas de creencias en los que crecimos, lo que vimos durante nuestra niñez o por la educación que recibimos. 

Quizás nunca tuvimos la oportunidad de estar o vivir solas de jóvenes y de valernos 100% por nosotras mismas.

Quizás vimos como normal  el depender emocional o económicamente de una pareja.

Quizás siempre hemos estado rodeadas por nuestros padres, hermanos, pareja, hijos, amigos, compañeros de oficina, colegas, que simplemente no nos “vemos solas”.

En fin, los motivos pueden ser muchos.

 

Lo importante aquí yo creo es “tomar al toro por los cuernos”  y atrevernos a enfrentar a la SOLEDAD. De cara a cara. Para ver qué aprendemos de ella y simplemente para vencerla y sacar algo positivo de ella……

 

Te comparto parte de mi historia….

 

Como te lo he comentado en mis reflexiones pasadas, hace ya un poco más de dos años, las circunstancias me llevaron a enfrentar un cambio total en el rumbo de mi vida y a replantearme un nuevo camino. 

Estuve casada por 20 años y de un día para otro tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida para vivir en congruencia con mis valores y buscar mi felicidad y la de mi hijo y ello me llevó a decidir divorciarme y enfrentarme por primera vez en mi vida a la SOLEDAD..…

No te puedo explicar el PÁNICO que me dio el atreverme a tomar esta decisión. Es indescriptible el TERROR de “visualizarte sola”, sin pareja, enfrentando al mundo sola y sacando adelante sola a mi hijo. Mentalmente es abrumador y emocionalmente aun más………..Tienes una enorme inseguridad de “no poder”.

 

Al principio, cuando tomas una decisión de este tamaño, “no tienes idea a lo que vas”.

 

Te confieso que yo realmente nunca había vivido sola. Como se acostumbraba en mi época de joven, pasé de vivir en casa con mis papás y hermanos, a vivir con el que sería mi esposo.

 

Ahora, después del divorcio, por primera vez me enfrentaba con el reto de retomar mi vida y la de mi hijo sola y replantearme SOLA un nuevo camino. Tomando mis decisiones de vida totalmente SOLA……

 

No tienes idea lo INCREIBLE, POSITIVO y LIBERADOR que me ha resultado el estar SOLA en esta etapa de mi vida……

 

Si, así como  lo oyes!!!!

 

Te lo voy a tratar de explicar……este acontecimiento tan fuerte en mi vida NO me dio la oportunidad de decidir si quería o no estar SOLA. Simplemente de un día para otro estuve SOLA. Como te lo comenté, me aterró inicialmente la idea porque no tenía la menor idea de lo que era estar SOLA….

 

Lo primero que me provocó el estar SOLA fue el cuestionarme ¿QUIEN SOY? y me llevó a hacer una introspección profunda de mi vida e iniciar un recorrido hacia el interior  que me ha permitido reencontrarme con mi  VERDADERA ESENCIA.

 

He podido definir con claridad QUIEN SOY, QUÉ ME GUSTA, QUÉ NO ME GUSTA, QUÉ ME APASIONA, QUÉ ME HACE FELIZ, CÓMO QUIERO VIVIR MI VIDA, etc., etc.

 

Me he vuelto a ver a MI MISMA como persona fuera de mis roles de esposa, mamá, hija, hermana, amiga o ejecutiva. Simplemente como MUJER, con mis gustos, intereses, cualidades, defectos y definitivamente he encontrado que MI FELICIDAD depende única y exclusivamente de MI MISMA….

 

WOW!  esto no lo veía con la CLARIDAD y NITIDEZ  con la que ahora veo la vida.

 

He aprendido a pasar tiempo CONMIGO MISMA, a CONOCERME y a DISFRUTAR DE MI COMPAÑÍA, y esto lo he logrado estando SOLA.

 

No me mal entiendas. Yo soy SUPER SOCIAL. Me encanta la gente, mis amigas, mi familia y por qué no, el volver más adelante a compartir mi vida con un buen compañero de vida….. 

Pero de que definitivamente el ESTAR TIEMPO SOLA,  me ha permitido disfrutar mi propia compañía,  conocerme mejor, perdonarme y quererme a mi misma, reencontrarme con mi esencia, revalorarme y mejorar mi autoestima, entender que la felicidad depende de mi y de nadie más es un HECHO.

 

He tenido la gran fortuna de LIBERARME del pasado, de APRENDER muy valiosas lecciones, de TRANSFORMAR mi vida y de REENCONTRARME CONMIGO MISMA. Me siento en paz y feliz. 

Espero mi querida amiga, que con esto que te he compartido, te voltees a ver a ti misma y veas la importancia de pasar tiempo SOLA, contigo misma, para conocerte mejor, para disfrutar de tu propia compañía, para salirte de tus “roles” como esposa, mamá, hija o amiga y sólo verte como mujer.  Para darte cuenta de que tu felicidad no depende de tu esposo, de tu pareja, de tus hijos o de alguna otra persona.

Definitivamente la FELICIDAD depende de nosotras mismas exclusivamente y si estamos teniendo alguna conducta de “dependencia emocional”  hacia nuestra pareja o hijos trabajemos en ella para “romper la dependencia” y manejar relaciones saludables.

 

Necesitamos darnos el tiempo de estar SOLAS y hacerlo de manera regular, para conocernos mejor, para reinventarnos, para estar bien con nosotras mismas, para disfrutarnos y para disfrutar nuestras relaciones con todas las personas que forman parte de nuestras vidas……..

  • : México

Acerca del autor:

Soy una mujer alegre, independiente, feliz en mi propia piel. Hija, hermana, mamá, amiga. Licenciada en Administración de formación, conductora de radio, escritora, vendedora de ideas, coach, fotógrafa, chef..... Amante de la vida, de la naturaleza, de la buena lectura, de los viajes, de la belleza, de las rosas, de la buena comida, de las conversaciones profundas, de los atardeceres, de los jardines y por supuesto, de la buena compañía.

2 Comments

  1. alba.lara.lailson 2015-04-07 en 11:25 pm

    Muy interesante. Parece tan fácil y a la vez difícil pero cuando logras dar el paso difícil te es fácil. El punto es atreverse. Gracias por compartir tu experiencia.

  2. cristina 2015-04-08 en 2:21 am

    La verdad y, al parecer, no pensamos o no somos conscientes de que siempre estamos buscando compañía. Como dice Alba, hay que atreverse!

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.