Nuestras emociones, ¿ser sus dueños o sus esclavos?

//Nuestras emociones, ¿ser sus dueños o sus esclavos?

Nuestras emociones, ¿ser sus dueños o sus esclavos?

Por | 2016-04-26T19:28:37+00:00 abril 26, 2016|Desarrollo Personal|4 Comentarios
Lograr vernos en perspectiva frente a las situaciones cotidianas y observar nuestras reacciones, nos hará libres.

 

Quiero participarles algo muy sencillo que me sucedió hace un par de años, un encuentro típico en el tráfico, que me abrió los ojos a algunas cosas sobre mi misma: Yo iba manejando muy tranquila (tal vez un poco distraída) y de repente se adelantó por mi lado derecho una señora en su camioneta tremendamente enojada, colorada, manoteando e insultándome (me imagino) por la expresión de su cara. Yo simplemente bajé la velocidad y permití que se fuera. Quedé tan tranquila……

Lo primero que vino a mi mente fue una curiosa idea que resultó liberadora para mí. En ese preciso momento me di cuenta de que yo estaba siendo la “bruja” para esta señora, me imaginé que me había atravesado imprudentemente, o al menos así lo estaba viviendo ella. Y entonces me pregunté cuántas veces a lo largo de mi vida he sido yo quien ha jugado ese papel sin darme cuenta, o posiblemente sin querer verlo. Y lo curioso fue que “sentí un fresco” como decimos en Colombia, es decir, me sentí liviana y hasta contenta.

¿Pero, cómo es eso? Te estarás preguntando. Pues sí, resulta que en ese momento de ira, no mía, tuve la dicha de poder darme cuenta que el problema era de ella y que lo mejor para mí era ver el asunto en perspectiva. Lo que hubiera hecho tiempo atrás hubiera sido encolerizarme, responder a los gritos y amargarme el rato. En cambio en esta ocasión logré primero observarme, identificar qué estaba sintiendo, cuál era mi papel en esta situación y darme cuenta de que no valía la pena gastarle ni un minuto de mi linda mañana a un asunto tan intrascendente.

Lo que si fue supremamente significativo para mí fue que después de ese incidente he ganado serenidad. Una cosa es haber estudiado psicología y seguir tomando diplomados, cursos, lecturas, etc. y otra es tener la fortuna de vivir momentos tan sencillos como preciados, que nos permiten vivir la vida desde lugares más tranquilos, que nos aportan tranquilidad y nos alejan de dolores y enojos innecesarios.

Yo creo que uno de mis mejores guías en este sentido es Miguel Ruiz, autor del Libro Los Cuatro Acuerdos, el cual no por ser sencillo es menos valioso. Al referirse al Segundo Acuerdo, dice: “si te enfadas conmigo, eso está relacionado contigo… si no tuvieras miedo, no te enfadarías conmigo… si no tuvieras miedo, no estarías triste ni celoso en modo alguno”. De manera que yo escojo qué reacción quiero tener frente a acontecimientos tan sencillos como el que les narré al principio y también frente a situaciones más complejas.

Hay un relato del Libro La culpa es de la Vaca, cuyos autores son Jaime Lopera y Martha Bernal, llamado regalos que se rechazan y se refiere a un alumno que se dedica a agredir con toda clase de insultos a su maestro el último día de clase. El maestro espera a que termine y le responde: “Muchacho, tu rabia pasará; pero no trates de dejarla conmigo como si fuera un regalo porque no me interesa guardarla. Yo no puedo controlar lo que tu llevas en tu corazón, pero de mí depende lo que yo cargo en el mío.”

 

  • :

    Para concluir, el mensaje que les quiero compartir es que está en nuestras manos decidir cómo queremos ver las situaciones que nos pone la vida, esto si depende de nuestra decisión y no de lo que sucede afuera, no tenemos que responder de manera automática. Ahí está nuestra libertad, esa es la maravillosa capacidad de escoger que tenemos, a la cual podemos acceder todos, haciendo uso de la auto- observación, viéndonos desde afuera. Yo sé que no es tan sencillo como suena; sin embargo, cuando llegan situaciones tan simples y compruebas que hacer tuya esta herramienta te reporta tantas ganancias, vas a querer seguirla usando para situaciones más complejas y poco a poco tu vida se irá matizando de la tan ansiada serenidad.

    Por eso, "no recibas esos regalos que no quieres cargar"

    También te puede interesar: "Los peligros de los estereotipos en la relación de pareja"

  • : México

Acerca del autor:

Psicoterapeuta individual y de pareja, gestora de talento y consultora de empresas. En mi consultorio imparto psicoterapia individual, donde en un trabajo conjunto tú y yo generamos posibilidades que te llevan a encontrar las respuestas a los interrogantes que te estás planteando, de manera que logres mayor plenitud en diversos aspectos de tu vida. En el trabajo de pareja nos enfocamos en ver la relación bajo diferentes perspectivas, que les permitan encontrar alternativas basadas en las mutuas fortalezas, donde se genera una transformación que les muestra a ambos diversas posibilidades. Si tu inquietud se relaciona con la elección de carrera, decisión de cambio de actividad laboral, o con la búsqueda de mayor satisfacción con lo que estás haciendo, te acompaño en el proceso de identificar tu talento natural, partiendo de la utilización de la Herramienta BTSA (Benziger Thinking Styles Assesment), de manera que a partir de aquí encuentres o afiances tu pasión.

4 Comments

  1. cristina 2016-04-26 en 11:18 pm

    Amparo, el libro de los 4 acuerdos es fantástico! Después de leerlo, cuando paso por alguna situación que me enfurece me digo: “No te lo tomes personal” y como dices, te libera. Aunque se ven los resultados aplicando esto con disciplina. Gracias!

  2. amparo_cuervo 2016-04-26 en 11:24 pm

    Si Cristina. Estamos de acuerdo 🙂 Gracias por tu comentario

  3. jpaul 2016-04-27 en 4:36 am

    Totalmente de acuerdo. Lo importante de todas las experiencias que vivimos en nuestra actitud hacia ellas

  4. amparo_cuervo 2016-04-27 en 4:44 am

    Gracias por tu comentario JPaul.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.