Los 4 Acuerdos Toltecas… ¿Cómo mejorar nuestras relaciones?

//Los 4 Acuerdos Toltecas… ¿Cómo mejorar nuestras relaciones?

Los 4 Acuerdos Toltecas… ¿Cómo mejorar nuestras relaciones?

Por | 2018-11-13T12:26:28+00:00 marzo 7, 2018|Desarrollo Personal|Sin comentarios
Sentir que nadie te entiende, o que te encuentras sólo, el ponerte triste porque alguien te habló mal o porque falta alguien en tu vida, es simplemente una mala percepción de tu yo interior. Con los 4 acuerdos Toltecas aprenderás cómo esta civilización, aún con sus carencias y limitaciones, lograban ser felices.

 

Nadie tiene ningún poder sobre nosotros, por lo que todo lo que necesitas para alcanzar lo que quieres y deseas está dentro de ti.

 

Para los Toltecas no existe razón para el sufrimiento, la única razón por la que pudieras sufrir es porque así tú te lo exiges. Si observas tu vida, con toda seguridad encontrarás muchas excusas para comenzar a sufrir, pero ninguna razón realmente válida. Lo mismo puede aplicarse a la felicidad… La única razón por la que eres feliz es porque en algún momento así lo decidiste. Por lo tanto, la felicidad es una elección, así como lo es el sufrimiento.

 

Si quieres aprender a ver lo bueno que la vida puede ofrecerte, así como a lidiar con tus emociones de forma a convertirte en un ser emocionalmente más fuerte y feliz con mejores relaciones interpersonales, anímate a introducir en tu vida estos 4 Acuerdos de la Sabiduría Tolteca, plasmados en un libro escrito por Miguel Ruiz y que con toda seguridad darán un vuelco interesante en tu vida.

 

Los 4 Acuerdos de la Sabiduría Tolteca

 

a) Sé impecable con tus palabras. Sé consciente de que las palabras tienen poder. Ellas se constituyen en la herramienta más poderosa con la que cuentas como ser humano. Dependiendo de cómo las uses recibirás amor o veneno emocional, tanto de tu propia persona, como de los demás. Si te llamas incompetente, eso serás. Si llamas incompetentes a otros, recibirás de ellos su odio y malestar. Cuando usas mal las palabras, su efecto se verá reflejado en ti y tu entorno. De forma contraria, si te tratas con cariño y te elogias, tu autoestima crecerá y en eso que elogias te convertirás. Si las usas para elogiar a otros, recibirás de ellos, elogios. Recuerda, veneno o amor, dependiendo de cómo las uses recibirás uno u otro.

 

Por lo tanto, si usas tus palabras para culpar, maldecir o reprochar, repetir chismes te irás convirtiendo en una persona tóxica. Si adoptas el primer acuerdo y decides ser impecable con tus palabras, te volverás invulnerable ante el veneno emocional que otros te puedan arrojar y tú dejarás de transmitirlo en tus distintas relaciones y círculos.

 

El termómetro para saber si estás siendo impecable con tus palabras, eres tú mismo, ya que tu autoestima, crecerá en la medida que reciba buenas palabras y amor. Te sentirás bien contigo mismo y feliz por la vida que estás viviendo, sin importar tu entorno.

 

Ser impecable con las palabras, se trata en última instancia, de no hablar de forma impulsiva, de medir el impacto, bueno o malo de ellas, tanto en nosotros mismos, como en nuestro entorno.

 

 

b) No te tomes nada personal. Pase lo que pase a tu alrededor, no te lo tomes de manera personal. Si lo haces es porque estás de acuerdo con lo que se está planteando y de esa forma estás permitiendo que entre y desequilibre tu vida y tus sueños. Y es que lo que las personas hagan, digan o comenten, es el reflejo de lo que ellas son, no de lo que tú eres. La verdad es que, nada de lo que los demás hacen es por ti. Las otras personas tienen sus propios procesos de creencias y si tú te lo tomas personal es porque supones que esa persona conoce lo que hay en tu mundo y por lo tanto intentas imponer el tuyo por encima del de ellos. Incluso cuando alguien intenta insultarte diciéndote, por ejemplo que “eres ignorante”, no tiene nada que ver contigo, responde a lo que la otra persona está reflejando, es su manera de ver el mundo, no la tuya.

 

Si te lo llegas a tomar de forma personal estarías aceptándolo e integrándolo a tu vida y comenzarás a sufrir no por tus creencias, sino por las creencias de los otros.

 

Dependemos mucho de la opinión ajena y en raras ocasiones, nos detenemos a pensar en que la otra persona puede estar proyectando sus inseguridades y problemáticas sobre nosotros.

 

 

c) No hacer Suposiciones. Las suposiciones crean sufrimiento, por lo que antes de comenzar a fantasear y crear historias en tu cabeza, que probablemente no sean ciertas ¿pregunta? Muchas veces asumimos que los demás deben saber exactamente lo que nosotros queremos sin tener que decírselo y cuando terminan haciendo algo muy distinto a lo que esperamos, viene la sensación de frustración y además, nos sentimos heridos.

 

Así que la mejor forma de evitar las suposiciones, es sencillamente preguntar, para que de esta forma, las cosas queden claras. Una vez que preguntes ya no tendrás que suponer, pues tendrás en tus manos la verdad.

 

Al comunicarte con habilidad y claridad, te estarás liberando de cualquier veneno emocional, las suposiciones dejarán de existir y tus palabras se volverán impecables.

 

Los chismes tienden a destruir relaciones, algo que pudiera evitarse si simplemente “Preguntamos” para salir de dudas.

 

 

d) Da siempre lo mejor de ti. Bajo cualquier circunstancia da lo mejor de ti, ya sea que te encuentres feliz, motivado, disgustado, enfermo… da lo mejor de ti, ni más ni menos. Aplica el esfuerzo correcto, si te esfuerzas más de lo necesario, gastarás más energía de la que puedes y el resultado terminará por no ser del todo satisfactorio, así como si te esfuerzas menos y no haces lo necesario, entonces te frustrarás y llegarán los juicios y los reproches.

 

Si te esfuerzas correctamente, serás más productivo, sólo asegúrate de que estás usando el apoyo adecuado. Sabrás que te esfuerzas correctamente cuando disfrutas lo que haces y haces las cosas porque quieres y no por obligación.

 

Este principio Tolteca busca que seamos capaces de conocer nuestros límites.

 

El dar lo mejor de ti, es lo que permitirá que los 3 principios anteriores puedan quedar profundamente arraigados. Después de todo, sabemos que no podrás ser 100 % impecable con tus palabras, puesto que las creencias y hábitos, lo que está arraigado en tu mente es más fuerte, pero puedes hacer tu máximo esfuerzo. Obviamente, habrá momentos en que efectivamente te tomes una situación de manera personal, pero deberás poner lo mejor de ti y hacer tu máximo esfuerzo para que se reduzcan al mínimo. Y finalmente, se te escapará alguna que otra suposición, quedará en ti poner tu máximo esfuerzo, para que cada vez sean menos.

 

 

En conclusión: el objetivo de estos Cuatro Acuerdos es el poder conocerte a ti mismo, mejorar tus relaciones con los demás, entender que puedes ser feliz sin influencias externas y que eres totalmente capaz de encontrar el equilibrio interior que te conducirá a la felicidad que tanto deseas alcanzar.

 

 

 

 

 

Fuente:

 

Psicología y Mente 

Wikipedia 

 

  • :

     

    ¿Estás dispuesto a adoptar los 4 acuerdos Toltecas para mejorar las relaciones interpersonales en tu vida? ¡Déjanos tus comentarios!

     

    ¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos y en tus redes sociales!

     

     

    Tienes que leer: Nuestras Emociones ¿Ser sus dueños o esclavos?

     

     

  • : Ecuador

Acerca del autor:

Me encanta escribir sobre temas que enriquecen nuestro espíritu y elevan nuestra conciencia. Vivimos tiempos en los que existe una necesidad imperiosa de acumular dinero o cosas materiales y se nos olvida la importancia de cultivar nuestra alma. De hecho, son muy pocos, los que actualmente le dedican algún tiempo a ello. Estaré dejándote pequeñas cápsulas espirituales que te ayudarán en esta tarea. Cápsulas que alimentarán tu espíritu para enfrentar las vicisitudes de la vida con sabiduría. "Aprender a encontrar alegría es importante, pero no solo aquella alegría superficial, sino la más interna que se parece a la paz, la que se refleja en el rostro y el semblante". La Sinfonía de la Vida

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.