Existen personas malas ¿Y qué?

//Existen personas malas ¿Y qué?

Existen personas malas ¿Y qué?

Por | 2018-02-21T20:42:36+00:00 febrero 21, 2018|Desarrollo Personal|Sin comentarios
Siempre había querido escribir sobre este tema; sin embargo, estaba tan comprometido con el Programa Terapéutico “Cuenta Regresiva”, que se me hacía imposible hacerlo. Pero hoy es el gran día. Hoy hablaré sobre las “personas malas...”

 

Escogí, justamente este tema, porque creo que existen personas (muy) malas, que disfrutan al generar discordia, inconvenientes, división, ruptura. No entiendo muy bien, por qué lo hacen, pero lo cierto es que lo hacen y pareciera que sienten un placer oculto en ello. La sensación que tengo es que, esas personas disfrutan cuando plantan la semillita de la discordia.

 

Pienso que éste es un tip poderoso, especialmente porque muchas personas pasan mucho tiempo de sus vidas preocupadas con lo que los demás dicen y terminan enfermándose y construyendo una “realidad” que jamás existió. ¡Jamás! Sin embargo, creo que la persona (mala), crea una situación casi hipnotizante, sabes? Es como si ella implantara en la mente de su víctima o víctimas, la información que desea y además, la manipula con tal ingenio que esa información termina por ser vista y sentida como una verdad absoluta.

 

Ya hace bastante tiempo que vivo situaciones en donde (otras) personas crean historias perfectas sobre mi y en un principio, lo confieso, ¡me ponían bastante mal, pero hoy en día, he optado por usar una frase muy corta ¿Y qué? Existen personas malas sí, pero yo continúo mi camino, porque si les doy oídos o le hago caso a cada una de las historias que cuentan, terminaré por perder la cordura, ¿cierto?

 

Recientemente, me separé y si sigues mi trayectoria, debes saber que yo era casado con una excelente Terapeuta Paula Briani. El otro día, estaba en Porto (Portugal) para una sesión de Coaching y después de la sesión, ella y yo tuvimos una conversación vía Skype, en donde me reveló algunas cosas interesantes… Personas que le enviaban mensajes, mencionando cosas que nunca fueron reales. Personas con las que muy fácilmente podemos darnos cuenta de que su objetivo y foco está en plantar la semilla de la discordia.

 

Una de estas personas le “contó” que yo estaba hablando mal de ella por Funchal, diciendo que era una mujer enferma por los celos y que todos los agradecimientos y mensajes de amor de los que hablaba en mis conferencias estaban dirigidos a ella, para que no sintiera celos (Riéndome alto…Inevitable). Pienso que eso es propio de personas envidiosas, que nunca fueron amadas con intensidad y necesitan plantar la semillita de la discordia, para poder sentirse mejor.

 

Escribí un Tip Terapéutico de 3 páginas y tomaron (un sólo) párrafo para decir que yo estaba conmemorando y festejando… ¿Entiendes lo que estoy tratando de explicar?

 

¡Sí! Existen personas malas ¿Y qué? En otra ocasión, una amiga me contó que el Dr. Alberto Lópes estaba diciendo que yo… (Le dije…Detente!!!) y le respondí… Somos muy amigos y conversamos siempre. ¡No existen estas cosas de hablar uno del otro! Todo lo que queremos hablar lo hacemos generalmente, sentados a la mesa comiendo sardina o en la playa, tomando el sol y disfrutando de una buena bebida (eso sí).

 

¡Conozco mucho sobre las personas! No todo, pero lo suficiente. Estudio el comportamiento humano ya hace algunos años y cuento con tres formaciones internacionales sobre este asunto, para poder entender que existen varios niveles de personas que se divierten plantando la discordia. Tal vez conozcas alguna:

 

1.- La mensajera. Esta llega contando algo que (escuchó) y habla de una forma eufórica para despertar tu atención de cualquier manera. Y a medida que va contando su historia, reitera que no sabe si es verdad, pero… Comienza con un… “escuché por ahí” y luego desarrolla su historia, ayudando a construir las imágenes perfectas en tu cabeza sobre la otra persona.

 

2.- La Directa. Esta llega echando leña al fuego y va dando su opinión y fortaleciendo tu convicción sobre el asunto y además, te incita a hacer llamadas para hacer crecer el mensaje, pues ella sabe todo, controla todo y cree que su apellido es “Verdad Absoluta”.

 

3.- La Víctima mal amada. ¡Aunque yo la llamaría serpiente venenosa, pero bueno! Esta llega despacio, hablando sobre otros temas y cuando caemos en cuenta, está introduciendo el asunto de forma cautelosa, reiterando una y otra vez que… “Cree que no es verdad, pero…”, “Cree que la historia puede no ser verdadera, pero…”

 

Podría dar detalles minuciosos de cada una, pero creo que las palabras (personas mal amadas) son perfectas para describir a aquellas personas que tienen una punta de maldad en su interior, verdad? Y si te has quedado en la duda, pensando en.. ¿qué ganan estas personas con eso? Recuerda que todos somos diferentes, mientras unos se alimentan de amor y cariño, otros lo hacen de tristeza y angustia. Y muchas personas se sienten bien "abriéndole los ojos" a los otros. Ellas creen que están salvando al mundo, pero no hacen el intento por entender la historia completa. Toman un pequeño segmento y a partir de él crean su historia. ¡Increíble! ¿No? Parecen aquellos pastores locos que distorsionan la Biblia y de una frase hacen una nueva Biblia con "sus interpretaciones", en donde se reflejan más los intereses personales que los de Dios.

 

La idea aquí es alertarte y hacer que entiendas que estas personas existen (imagino que lo sabes). Decirte que, en primer lugar NO prestes tus oídos para escuchar lo que ellas te quieran decir. Antes las escuchaba, hoy en día cuando comienzan a hablar, inmediatamente les digo: “¡Ah, muchas gracias, pero no me interesa! "No te molestes, pero no quiero saber” y claro, para que puedas hacer esto, deberás dejar la curiosidad de lado.

 

Al final del año pasado, esa misma frase se la repetí a unas 6 personas diferentes que tenían información importante sobre… Ni sé a quién se referían! Una de ellas se molestó tanto conmigo que me envió un mensaje larguísimo por Facebook y después me bloqueó. Lástima que me bloqueó, ni siquiera esperó mi agradecimiento por haber salido de mi vida. Personas así, no las quiero en mi vida, pero ese soy YO, Tú puedes escoger vivir con ellas, escuchar sus historias, pero luego entenderás que ¡no vale la pena! porque aquella información, terminará por transformarse en sentimientos malos.

 

Escuchar chismes, es algo que nunca sumará nada en tu proceso de evolución. ¡Recuerda que el lobo siempre será malo si sólo escuchas la versión de la Caperucita Roja!

 

Déjame tu comentario, una carita guiñando el ojo, un corazón o una carita molesta, triste o escandalizada. ¡Si te gustó este post, compártelo!

 

Soy Eric Pereira, Coach, Hipnoterapeuta. Escritor del libro “100 Dicas Terapéuticas para Transformar” y Fundador do IPE – Instituto Ponto de Equilíbrio (Funchal y Lisboa)

 

Página Oficial: https://www.facebook.com/ericpereira.eu
 

Site: www.ericpereira.eu
 

Email: eric@estartegiasparaserfeliz.com

 

Soy brasilero y me he desarrollado como Coach Estratégico. Hipnoterapeuta con Certificación Internacional por The Milton H. Erickson Foundation Phoenix – Teaching Division – The Institute For Traumas Release Therapy And Global Institute For Trauma Resolution Accredited By The American Board of Hypnotherapy. Master Practitioner por The Society Of Neuro Linguistc Programming EUA. Coaching Clinic por Corporate Coach U. Mindfulness and Trance con Stephen Gilligan e X – Change: Walking in Both Worlds com Stephen Gilligan e Bernd Isert por Metaforum Internacional. Co-fundador de Terapias.Clinic® con sede en Funchal – Ilha da Madeira. Director de la Agencia de Negocios: Diálogos y Seminarios. Autor de la Plataforma Sistema5. Autor del Método 21 Días para Transformar.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.