Corazón vs. Mente ¿Cómo mediar en esta batalla?

//Corazón vs. Mente ¿Cómo mediar en esta batalla?

Corazón vs. Mente ¿Cómo mediar en esta batalla?

Por | 2017-04-04T06:01:10+00:00 abril 4, 2017|Desarrollo Personal|3 Comentarios

Una persona puede hacerse a sí misma feliz o miserable independientemente de lo que esté realmente sucediendo "fuera", tan solo cambiando los contenidos de su consciencia. 

Mihály Csíkszentmihályi

 

“Una cosa es lo que pienso y otra es lo que siento”, “tengo corazón de pollo y cuando quiero actuar de acuerdo a lo que pienso, algo se interpone”, “quisiera terminar esta relación pero no puedo porque lo(a) amo”, “me gustaría ser consistente con los límites, pero a la hora de actuar, no puedo”.

 

Esa dualidad interna entre mis pensamientos y mis emociones frente a las diversas circunstancias que me presenta la vida, es el gran reto para mí como ser humano y con frecuencia no encuentro la manera de ser congruente, lo que me lleva a sentirme incómodo e incluso desesperado, sin poder disfrutar plenamente de la vida.

 

Sin embargo, este malestar se puede convertir en una oportunidad de aprender a hacerme consciente de lo que está sucediendo conmigo internamente. Una manera de hacer ese nexo entre lo que siento y lo que pienso, es RECONOCER MIS EMOCIONES, las puedo usar como termómetro de lo que está pasando conmigo. Hoy me gustaría compartirles una herramienta sencilla que aprendí de Marta Londoño, escritora, oradora y coach de transformación y de vida, publicada en la página www.adipiscor.com.

 

Voy a tomar uno de los planteamientos anteriores: “quisiera terminar esta relación pero no puedo porque lo(a) amo”. Esta es una inquietud frecuente en consulta, que, en este caso, nos sirve para ejemplificar el uso de la herramienta de cinco pasos.

 

El primero es  reconocer la emoción que me produce esta circunstancia: ¿puede ser enojo, impotencia, tristeza, temor, incertidumbre? La gama es enorme (vale la pena ocuparnos en ampliar esa lista y no quedarnos en las emociones básicas) y no siempre estamos acostumbrados a explorar claramente lo que sentimos; sin embargo, ese malestar es el indicativo de que algo dentro de nosotros no logra fluir.

 

Luego de identificar la emoción, pasar a aceptarla me va ampliando perspectivas, me va abriendo caminos de aprobación hacia mí mismo, yo me puedo dar permiso de sentir envidia, deseo de venganza, rencor. El ver esas emociones como algo humano, dejando de lado los estereotipos que me dicen lo” feo” de ellas, me permite dejar la culpa y es aquí donde empiezo a intentar ver qué me dice esta emoción acerca de mis creencias. En el ejemplo, ¿Qué aprendí acerca de lo que significa para mí amar a alguien? ¿Qué me decían mis padres sobre esto? O lo que es más fuerte, ¿Cómo actuaban ellos como pareja?, ¿Qué aprendí que significaba separarse? ¿Qué tengo internalizado con respecto a aceptar y expresar lo que no me está gustando en una relación? ¿Cómo aprendí a expresarlo?

 

En el tercer paso es posible que pueda ver la oportunidad que esta situación me trae: ¿es probable que el sentimiento no sea amor?, o tal vez antes de  terminar la relación, ¿puedo trabajar en ella? o ¿ahora puedo ver mi parte de responsabilidad en que la situación esté como está? o ¿puedo enfrentar al temor viendo cuál es su contenido y lo que puedo hacer al respecto?

 

El cuarto paso consiste en dejar ir la situación y quedarme con la enseñanza. En el ejemplo podría ser que en lugar de estar permanentemente preocupado por estar en un estado que no quiero y sentir que no soy capaz de hacer lo que sí quiero, puedo comenzar a gestionar dentro de mí la manera de que una de las dos situaciones se alinee con la otra, es decir en el ejemplo, que decida darle una oportunidad a la relación y trabajar en ella, o que decida darla por terminada.

 

El quinto es crear una manera más eficaz para futuras situaciones. En el ejemplo es claro que si logro gestionar adecuadamente este reconocimiento de mis emociones, estaré en capacidad de iniciar a futuro una nueva relación de pareja verdaderamente enriquecedora, o en caso de permanecer en la relación, llegar a acuerdos que permitan resolver las diversas situaciones que se presenten de manera más consciente.

 

Las emociones me ayudan a entender, a interpretar lo que está pasando dentro de mí y es mi responsabilidad hacer ese viaje hacia adentro, observar mis diálogos internos para poder gestionarlas convenientemente para mí, de manera que mis actos vayan en congruencia con mis pensamientos y estos con mis sentimientos.

 

  • :

    Soy un ser en constante construcción y en la mayoría de los casos, aunque no tengo mayor injerencia en los acontecimientos externos, puedo gestionar lo que pasa a mi alrededor interpretándolo y puedo observar mis emociones, alineándolas con mis pensamientos para vivir mejor.

  • : México

Acerca del autor:

Psicoterapeuta individual y de pareja, gestora de talento y consultora de empresas. En mi consultorio imparto psicoterapia individual, donde en un trabajo conjunto tú y yo generamos posibilidades que te llevan a encontrar las respuestas a los interrogantes que te estás planteando, de manera que logres mayor plenitud en diversos aspectos de tu vida. En el trabajo de pareja nos enfocamos en ver la relación bajo diferentes perspectivas, que les permitan encontrar alternativas basadas en las mutuas fortalezas, donde se genera una transformación que les muestra a ambos diversas posibilidades. Si tu inquietud se relaciona con la elección de carrera, decisión de cambio de actividad laboral, o con la búsqueda de mayor satisfacción con lo que estás haciendo, te acompaño en el proceso de identificar tu talento natural, partiendo de la utilización de la Herramienta BTSA (Benziger Thinking Styles Assesment), de manera que a partir de aquí encuentres o afiances tu pasión.

3 Comments

  1. carolina_rios 2017-04-05 en 8:31 pm

    Amparo me encantó tu reflexión! El brindarnos los oasis a seguir para”vernos con claridad” me parecen maravillosos. Gracias ❤

  2. cristina 2017-04-05 en 11:00 pm

    Una de las cosas más difíciles en la vida es ser congruentes entre lo que pensamos, sentimos, decimos y nuestras acciones. Este método de Marta es una buena herramienta para descomponer y ver con claridad, en detalle, lo que se desprende de nuestras emociones y tomar acciones (si queremos) para sentirnos más felices.

  3. amparo_cuervo 2017-04-06 en 4:55 am

    Gracias por sus comentarios 🙂

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.