¿Qué tipo de mentalidad predomina en tu vida... escasez o abundancia? ¡Conoce cómo estos pensamientos pueden impactar en tu vida!

 

Nuestros pensamientos son poderosos y nuestra actitud ante las situaciones que se nos presentan son la clave en la forma como podremos sobreponernos a ellas. Muchas veces somos inconscientes del impacto que tiene en nuestras vidas el hecho de estar concentrados en la escasez, más que en la abundancia. Esto incidirá directamente en nuestro crecimiento personal y en nuestro desempeño laboral.

Tu mentalidad y tu visión del mundo determinará la forma en cómo vives y enfrentas las distintas situaciones que se te presentan.

Si tienes una mentalidad de escasez, tu visión estará enfocada en los obstáculos, mientras que si en tí predomina la mentalidad de abundancia, el mundo será un paraíso de oportunidades.

Situarse en el contexto de abundancia es indispensable para crear nuestras metas personales, laborales y/o empresariales.

 

Ahora bien, ¿de dónde viene la mentalidad de escasez o una mentalidad de abundancia?

 

Constantemente estamos bombardeados por los medios de comunicación y nuestro círculo social y laboral, con relación a temas de abundancia y/o escasez. La mejor forma de crear una mentalidad es a través de la repetición y la observación. Por lo que, al estar conectados con esas personas y ese mundo, lo más normal es que terminemos adoptando patrones mentales en base a nuestra experiencia con ellos. Lo más seguro es que, nuestra mentalidad sea moldeada por nuestro entorno y nuestras creencias.

 

¿Cómo salir de la mentalidad de escasez?

 

Lo primero que debes hacer es detectar ¿cuál es tu mentalidad en este momento?

Cuando las personas desarrollan una mentalidad de escasez, verás que atribuyen la falta de resultados a factores externos y existe en sus mentes la imposibilidad de salir de esa situación de escasez.

Observarás características como: presencia de ansiedad y desesperación que los abraza, cada vez que no obtienen los resultados deseados. Si además, eres dueño de un negocio, estos síntomas se volverán más fuertes debido a la presión generada en el interior de la empresa. Pasarás de un escenario de dueño de negocio a un escenario en donde te conviertes en la víctima y desde esta posición, difícilmente lograrás obtener resultados eficientes.

La mentalidad de escasez puede ser dolorosa para el individuo y puede crear un a situación de estrés innecesaria.

Esto puedes observarlo en la siguiente situación: Siempre será nuestra prioridad conseguir en primer lugar cubrir nuestras necesidades básicas (alimentos, ropa, etc). Luego de superar esto, se volverá prioridad para ti generar más dinero, para cubrir otras necesidades que podrán ser esenciales o no (vivienda, viajes, carro, etc). Cuando logras superar la falta de dinero, entonces la escasez se enfocará en la falta de tiempo para atender otros asuntos. ¿Te parece familiar?

En la escasez, tendrás una falsa sensación de que tu tiempo está siendo gestionado de forma bastante eficiente. Pero lo cierto es que, toda esta carrera para resolver todo rápido, lo único que te garantiza es salir de un problema para entrar en otro. Es decir, estarás enfocado siempre en lo que te hace falta, en lo que no tienes, dejando de lado las otras variables que pueden estar influyendo de forma positiva en tu vida y en tu negocio. Obviamente, toda esta situación, tendrá como resultados: mayor ansiedad, mayor desesperación y menos efectividad en los resultados.

Es tu deber encontrar la forma de enfrentar los problemas desde el contexto de la abundancia, desde la claridad, confianza y tranquilidad. Esto te hará más eficiente, te brindará la posibilidad de planificar, consultar, escuchar y ser escuchado. Te permitirá observar con mayor objetividad los aspectos claves de tu vida y de tu empresa. Podrás visualizar fortalezas, debilidades y tomar con mayor firmeza y eficiencia las decisiones necesarias.

Cuando te colocas en esta posición, estarás desarrollando una mentalidad de abundancia, de emprendedor, de persona 100 % efectiva y productiva. Te convertirás en el líder que tu empresa necesita para crear un clima de oportunidades con una sana y recíproca rendición de cuentas a tus empleados, clientes y proveedores. Y sentirás satisfacción en todo lo que hagas.

Una vez que has detectado tu tipo de mentalidad, deberás proceder a moldearla de forma tal, que gradualmente puedes efectuar una transición exitosa.

Intenta descubrirte en una situación de escasez o negatividad. Esto será cada vez que te sientas incapaz de resolver un problema o de obtener los resultados deseados. Al descubrir estos pensamientos, sustituyelos por acciones distintas que te permitan cumplir con éxito tus objetivos.

 

Para superar la mentalidad de escasez, podrás aplicar algunas de estas estrategias:

 

1.- Comienza rodeándote con personas que tengan mentalidad de abundancia. Personas generosas, optimistas, emprendedoras.

2.- Sé selectivo con lo que pones en tu mente y crea tu propio entorno de abundancia, desarrollando tus habilidades personales y gerenciales (el aprendizaje continuo debe ser una de tus prioridades).

3.- Define tus metas personales y las de tu empresa de forma realista y periódicamente, revísalas. Esto te evitará frustraciones, en el caso de que no logres los objetivos en los tiempos previstos.

4.- Sé agradecido por los logros alcanzados. Si te enfocas en lo que no has logrado, nada de lo que hagas será suficiente.

5.- Consiéntete de vez en cuando y regálate uno que otro lujo. Esto te dará una percepción de lo que puedes hacer con tu dinero y será una recompensa al fruto de tu trabajo. También posiblemente, te hará entender que mucho de lo que consideramos que podría darnos la felicidad está en los pequeños detalles y a veces éstos no se pagan con dinero.

6.- Comparte tu riqueza. Es una forma de reconocer y valorar lo que tienes.

7.- Crea situaciones ganar-ganar. Es decir, crea relaciones en las que ambas partes salgan beneficiadas. Se trata en lugar de competir, colaborar.

8.- Convierte las crisis en oportunidades. Generalmente, son transformadoras y sacan lo mejor de nosotros cuando nos colocamos en situación de abundancia.

9.- Para evitar caer en la mentalidad de escasez, usa recordatorios externos de tu mentalidad de abundancia. (Imágenes, notas, pulseras, etc) Cada vez que te asalten los pensamientos negativos, búscalas, léelas, estíralas. Serán un llamado a terminar con ese pensamiento negativo.

10.- Para reducir la máximo la posibilidad de mantenernos en una mentalidad de escasez y enfocados más que en el problema en la solución, crea tu propio entorno de abundancia. Aléjate de las noticias y de las personas negativas.

 

Elige ser feliz, y conviértete en parte de la solución. Al final de cuentas, los problemas siempre existirán, eres tú quien decide con cuál actitud te enfrentarás al mundo. ¡Tus mayores enemigos serán tus miedos y tus dudas, no los dejes vencer!

 

Fuente:

Wikihow

 

  • :

    ¿Preparado para aplicar todos los tips que te hemos dado y abandonar de una vez por todas la mentalidad de escasez? Vive a partir de ahora en la abundancia. Después de todo tiene mucho que ver con tu decisión.

    Si te ha gustado el artículo, compártelo con tus familiares y amigos, de esta forma estaremos haciendo a más personas felices. 

  • : Ecuador