¿Te ha sucedido que tienes un objetivo en mente, pero que pasan los días, meses o incluso años y no terminas de concretizarlo? Lo más probable es que si no logras alcanzar tus metas personales es porque seguramente estás cometiendo algunos errores. ¿Cuáles? Te los contamos a continuación.

 

Toma nota y comienza desde hoy a trabajar por alcanzar de manera exitosa tus propósitos.

Es muy seguro que hayas conocido la sensación de querer conseguir algo, pero por cualquier razón nunca llega a hacerse realidad. Todos en algún momento de nuestra vida lo hemos sentido y lo más probable no es que no tengas las capacidades para lograr lo que quieres, sino que sea porque no sabes cómo establecer metas u objetivos.

Nos transformamos en excelentes soñadores, pero al mismo tiempo somos pésimos en materializar esos sueños.

Por esta razón es que nos hemos propuesto mostrarte cuáles son los errores principales que puedes estar cometiendo y que te impiden alcanzar tus metas personales.

7 errores que te impiden alcanzar tus metas personales

1.- Confías tanto en tu memoria que no escribes tus objetivos.

Este probablemente sea uno de los errores más grandes y que terminan por alejarte de ese objetivo que tanto añoras.

No importa cuál sea la herramienta que utilices para escribir tus objetivos, lo fundamental es que escribas cada una de tus metas personales. Tus probabilidades de lograr resultados favorables aumentarán en un 40%.

Por lo tanto, si aún no lo estás haciendo, comienza hoy a escribir todo aquello que deseas lograr en tu vida.

2.- No desglosas cada una de tus metas personales y no te pones un plazo para lograrlas.

Si no colocas un plazo para alcanzar tus metas personales, realmente no has establecido en absoluto un objetivo, y esto sucede porque lo que no está escrito en papel probablemente se convierta en un deseo y no en una meta.

Pronto te darás cuenta de que para poder lograr tus objetivos de manera exitosa necesitas establecer un plan y dicho plan, en el mejor de los casos, debe contar con fechas concretas.

Cómprate un calendario y coloca allí las fechas límites de cada uno de los pasos que debes dar para que tus metas se hagan realidad.

3.- Te has puesto demasiados objetivos.

Puede ser que te entusiasmes tanto que acabes por establecer unos 20 o 30 objetivos para alcanzar tus metas, pero si somos realistas, lo más probable es que te quedes sin tiempo para ponerlos todos en práctica.

En tal sentido, lo más inteligente es establecer prioridades. Calidad sobre cantidad es un parámetro que se debe tener muy en cuenta a la hora de querer hacer realidad tus proyectos.

Por lo tanto, establece uno o dos objetivos que sean de gran relevancia para ti. Cuando los alcances, estableces uno o dos más. Con pequeños pasos, sin prisas, podrás recorrer largas distancias.

errores que estás cometiendo al querer alcanzar tus metas

4.- No existen objetivos específicos y que se puedan medir.

Ser generalista difícilmente te llevará a algún lado. “Quiero ser rico”, “quiero bajar de peso”, “quiero viajar”, no son objetivos medibles.

Es excelente que tengas metas personales, pero si no las desglosas y las haces más específicas, con toda seguridad se quedarán en tu lista de deseos por realizar.

Los objetivos anteriores no pueden catalogarse como buenos objetivos, porque en sí mismos no tienen un fin.

Puedes tener más dinero si te lo consigues en el piso o te ganas la lotería, pero ¿es lo que tenías en mente?

Haz que tus objetivos sean medibles y específicos:

Por ejemplo:

  • Quiero aumentar mis ingresos en un 10% antes de que finalice el 2022.

Escribe cómo harás para que este objetivo se haga realidad. ¿Cuáles son los pasos que deberás seguir? ¿Qué estrategia utilizarás? ¿Cuáles herramientas y recursos necesitarás para lograrlo?

  • Quiero bajar 10 kilos en 6 meses.

Escribe cuál será la dieta que seguirás. Una rutina de ejercicios y mide los resultados cada semana.

Haciendo esto podrás visualizar cuáles son las técnicas que te están dando resultados y cuáles no. Si estás o no en el camino correcto hacia el logro de tus objetivos y si existe algún error, podrás arreglarlo e incluso mejorar tu estrategia.

5.- No tienes un por qué bien definido.

Si quieres algo, pero realmente no tienes la seguridad de por qué lo quieres es como si te dedicaras a construir una casa sin prestar demasiada atención a su base.

Lo más probable es que en algún punto del camino, la misma termine por derrumbarse.

Si no estableces un por qué poderoso para lograr una determinada meta, tu motivación no será lo suficientemente fuerte para aguantar la adversidad y lo próximo que sucederá es que terminarás por abandonar esa meta que estabas intentando concretizar.

Asegúrate de que tus razones y propósitos para alcanzar tus metas personales sean fuertes. Al lograrlas sentirás una gran satisfacción.

6.- No saber decir “NO”.                       

No puedes enfocarte en varios objetivos a la vez y esperar que todos se resuelvan perfectamente. En algún punto del camino, tendrás que decirles no a algunos de ellos para poder hacer que tu meta se haga realidad.

Por lo tanto, enfócate en lo importante. Prioriza en tus objetivos y no en los planes de otra persona o en tu diversión. Deberás aprender a establecer un equilibrio entre tus actividades personales y profesionales.

Es fundamental que te distraigas, que descanses y cuides de tu salud, pero probablemente, deberás sacrificar parte de tu tiempo para que tus metas se cumplan de manera exitosa.

7.- No mides cuánto has avanzado y tus logros.

Si no mides cuánto has avanzado y tus logros no te enterarás si estás siendo eficiente en la ejecución de tus objetivos. Es súper importante que evalúes tu progreso y realices las correcciones pertinentes.

Tus objetivos no serán exactamente iguales desde que comienzas hasta el punto en el que terminas. Muy probablemente, cambiarán algunos de estos a lo largo del proceso debido a las situaciones adversas que se te puedan presentar y que harán que se salgan de tu control.

Está en ti medir su impacto, para poder visualizar su repercusión en las fechas límites que te habías propuesto y en tus actividades diarias.

La clave acá para cumplir tus objetivos personales es contar con un plan de acción, revisarlo periódicamente, medir los resultados y ser lo suficientemente flexible para ser capaz de moldear tus objetivos de manera de que puedas atravesar las adversidades y aun así ser capaz de llegar a la meta.

Fuente:

Modo Emprendedor