Capítulo 3 Es hora de hacer LIMPIEZA PROFUNDA

//Capítulo 3 Es hora de hacer LIMPIEZA PROFUNDA

Capítulo 3 Es hora de hacer LIMPIEZA PROFUNDA

Por | 2014-09-29T11:35:21+00:00 septiembre 29, 2014|Desarrollo Personal|Sin comentarios
Querida lectora, Como todos los Lunes, te invito a charlar conmigo, a reflexionar sobre nuestras vidas. Hoy te comparto mi tercera reflexión. Es sobre la importancia de limpiar periódicamente nuestras vidas.

 

Quisiera empezar por preguntarte,  ¿Cada cuándo haces limpieza profunda?

 

Y no sólo me refiero a la limpieza de tu casa, tus closets, tus cajones….. Me refiero también a la limpieza de tus emociones, de tus hábitos de vida y de tus sistemas de creencias.

 

Creo que la mayoría de nosotros vivimos una dinámica de vida en la que siempre estamos ocupados. Ocupados de las rutinas diarias, de nuestros hijos, de la casa, de nuestro trabajo…. Parece que vivimos  con el “botón del piloto automático encendido” y sin darnos cuenta, simplemente operamos nuestras vidas desde el HACER. Siempre estamos haciendo algo y además, sin darnos cuenta, estamos acumulando, tanto cosas materiales como emociones. No paramos de HACER y de TENER……

 

De repente, cuando tenemos exceso de cosas materiales, hacemos algo de limpieza, regalamos cosas o hacemos una venta de garage, para seguir haciendo y acumulando más cosas…..

 

¿Te identificas con este estilo de vida?

 

¿Haz realmente hecho paradas en el camino de tu vida para no solamente revisar tus cosas materiales, sino también tu acumulación de emociones?

 

Creo sinceramente, que muchos de nosotros no lo hacemos. No está en nuestros pendientes “por hacer”, ni lo pensamos…..

 

A veces, hay situaciones de vida que enfrentamos que nos FORZAN A PARAR  y a revisar nuestras vidas. Me refiero a situaciones como una enfermedad, una pérdida, un divorcio, un cambio de trabajo o de residencia. Situaciones que hacen que “se apague el botón del piloto automático”, con el cual funcionamos en situaciones de rutina….

 

Estos momentos que muchas veces aparecen en forma repentina y brusca en nuestras vidas,  y que normalmente nos traen dolor, tristeza, impotencia, desconcierto y muchas otras emociones que cimbran nuestra estabilidad y nos HACEN PARAR y hacer un ALTO TOTAL, representan para nosotros una MAGNIFICA OPORTUNIDAD no sólo para revisar y limpiar a profundidad  nuestras vidas, sino para reencontrar y redefinir quiénes somos, qué nos gusta, qué nos hace felices, en qué creemos  y con ello, CRECER y vivir en CONCIENCIA, desde nuestro SER y, REINVENTARNOS si es necesario.

 

Te comparto mi experiencia.

 

Hace dos años, la vida me llevó a enfrentar, en forma repentina y muy brusca uno de los cambios más fuertes que jamás imaginé enfrentar en mi vida. Un divorcio después de veinte años de casada.

Viví lo que hoy defino como un “tsunami de vida”, que derrumbó mi estabilidad emocional y con ella, las paredes y techo de mi vida… aquello  que me había dado  estabilidad e identidad los últimos 20 años de mi vida,  simplemente dejó de existir….

 

Una vez pasada la tormenta, de haber llorado todo lo que tenía que llorar y de haber aceptado este cambio de dirección en mi vida, me pregunté, ¿por dónde empiezo a RECONSTRUIR mi vida? ¿Qué tengo que hacer?

 

Lo primero que vino a mi mente fue, “ Tienes que LIMPIAR TU VIDA”. Y, así tomé el cepillo y el jabón y empecé a limpiar sin parar.

 

Empecé por limpiar mi casa. Primero el garage y me seguí con cada una de las habitaciones, closets y cajones de mi casa. Saqué TODO, regalé más de la mitad de lo que tenía acumulado y que no estaba usando.

Después, reacomodé todo de manera diferente, a mi manera, retapicé muebles con los colores que me gustaban a mí, pinté algunas paredes, quité adornos, cuadros, cosas y más cosas. Llené mi casa de plantas naturales y, con ello, de vida.

 

Después de cambiar y limpiar todo mi ambiente físico, me seguí  con la LIMPIEZA de MI PERSONA.  Empecé con la LIMPIEZA DE MIS EMOCIONES. Identifiqué todos los “costales emocionales” que venía cargando desde hace tiempo… tristeza, soledad, indiferencia, resentimiento, enojo, etc. y decidí simplemente SOLTARLOS y dejarlos fuera de mi vida….. Para poder lograr soltar toda esta carga emocional que traía conmigo, empecé a hacer cambios en mis HABITOS DE VIDA. Empecé a hacer una caminata diaria en la naturaleza, empecé a meditar, a hacer afirmaciones positivas, continué leyendo mis libros de espiritualidad, conscientemente decidí centrarme en la belleza que nos ofrece este mundo, en lo bueno, en lo positivo y desconectarme de todo aquello que contamina, es negativo o simplemente no aporta a mi vida. 

 

Seguí con la revisión de los  SISTEMAS DE CREENCIAS que guiaban mi vida. Simplemente los revisé, los filtré y decidí quedarme sólo con los que realmente me convencían, tiré a la basura todo aquello que ya no me servía e incorporé algunas nuevas ideas que resonaban mejor conmigo en esta nueva etapa.

 

Sin saberlo, estaba yo iniciando la LIMPIEZA PROFUNDA DE MI VIDA y mi SANACION y RECONSTRUCCION como persona……

 

Y  con esta LIMPIEZA PROFUNDA empecé a vivir una vida más centrada en la GRATITUD y en la conexión con DIOS. Una vida más congruente, más libre, más simple, más feliz……

 

  • : México

Acerca del autor:

Soy una mujer alegre, independiente, feliz en mi propia piel. Hija, hermana, mamá, amiga. Licenciada en Administración de formación, conductora de radio, escritora, vendedora de ideas, coach, fotógrafa, chef..... Amante de la vida, de la naturaleza, de la buena lectura, de los viajes, de la belleza, de las rosas, de la buena comida, de las conversaciones profundas, de los atardeceres, de los jardines y por supuesto, de la buena compañía.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.