¿Se nace con buena suerte o la suerte se va haciendo a medida que avanzamos en nuestro camino? De acuerdo con Richard Wiseman, la única persona responsable de tu suerte eres tú mismo. Descubre cómo pudo comprobar por qué algunas personas tienen más suerte que otras.

 

En algún momento de nuestras vidas, todos nos hemos encontrado con objetos o creencias que tienen por objetivo mejorar nuestra suerte, desde amuletos, hasta rituales, y solemos pensar que la suerte es algo externo a nosotros, por lo que podemos colocar sobre estos la responsabilidad de crearla.

Pero, ¿Qué pasaría si te dijeran que la suerte depende únicamente de ti y de tus acciones?

La Suerte

Si nos detenemos en el significado de “suerte” que encontramos en el diccionario, veremos que nos la describe como esa “causa o fuerza que supuestamente determina los hechos y circunstancias imprevisibles o no intencionadas y que se desarrollan de una manera u otra”. Lo que quiere decir que, al tratarse de una fuerza, es muy probable que tú puedas intervenir para detonarla o no.

Antes de pasar a comentarte sobre cuáles son esas fuerzas, que puedes transformar a tu favor, te mencionamos algunas de las características de las personas suertudas y de las personas con mala suerte.

Características de las personas con suerte

Las personas que se consideran afortunadas, suelen ser aquellas personas que tienen buena suerte.

1.- Parecen encontrar siempre una oportunidad en medio de la adversidad.

2.- Son personas con buen humor.

3.- Conocen perfectamente sus objetivos y se concentran al 100 % en conseguirlos.

Características de las personas con mala suerte

Por su parte, las personas que se consideran con mala suerte son aquellas que:

1.- Son personas pesimistas.

2.- Solo piensan en que tienen mala suerte y lo desdichados que son.

3.- Antes de conseguirle el lado positivo a las situaciones, le encuentran siempre el lado negativo.

Todos como personas que somos, vivimos situaciones de buena y mala suerte, la diferencia está en la actitud con la que enfrentamos esas situaciones.

Los que podríamos llamar “suertudos”, procuran evitar a las personas negativas o tóxicas, y suelen tener pensamientos siempre positivos. Siempre están dispuestos a arriesgar para acercarse más a sus objetivos y tienen la firme creencia que sus pensamientos influencian sus resultados.

Por lo que, siguiendo esta creencia: si crees que tienes mala suerte, influencias tu manera de pensar y acabas por crear las condiciones para que la mala suerte aparezca en tu vida.

Los fracasos forman parte de la vida, pero los suertudos, los asumen como medios para crecer y perfeccionarse, mientras que los que piensan que tienen mala suerte, se dejan vencer por las circunstancias y en lugar de continuar adelante, suelen estancarse.

Si quieres dejar de sentir que tienes mala suerte, es hora de ponerte en acción y comenzar a hacer lo que los suertudos hacen, en eso Richard Wiseman es un especialista, y nos propone 4 principios con los que puedes mejorar significativamente tu suerte.

4 principios para mejorar tu suerte de forma significativa

En el libro: “Luck Factor”, cuyo autor es Richard Wiseman, vemos cómo nos insiste en que la suerte no es algo con lo que se nace, sino que tenemos toda la capacidad necesaria para crearla. También, nos habla sobre esos 4 principios que nos ayudarán a mejorar de forma significativa nuestra suerte.

En tal sentido, lo mejor que puedes hacer para mejorar tu suerte y cambiar tu vida, es poner esos 4 principios en práctica ahora mismo. Hacer esto te dará mejores resultados que confiar tu suerte a un amuleto o a un trébol de 4 hojas.

principios de la buena suerte

Los 4 principios de los que habla Richard Wiseman son los siguientes:

1.- Maximiza tus oportunidades.

Lo que se traduce en crear más y más situaciones con las que puedas aumentar tus oportunidades para poder alcanzar lo que deseas, así mismo, deberás trabajar en tu intuición para poder detectarlas y de esta forma, poder actuar sobre ellas.

Piénsalo: ¿Quiénes tienen más oportunidades de encontrarse un billete en el suelo? Los que salen más a la calle. ¿Y de encontrar un buen trabajo? Los que se dedican a crear una red de networking y de mandar sus currículos a más portales de empleo.

¡Lógico, no! Mientras más buscas, mientras más te expandes, las posibilidades de que te ocurra algo bueno se vuelven infinitas.

2.- Presta atención a tu intuición.

Si deseas tener más suerte, entonces deberás prestar mayor atención a tu intuición para tomar las decisiones más acertadas.

Hacer esto te volverá más propenso a la acción. Al ser más activo, con toda seguridad maximizarás tus oportunidades (punto 1) para tener éxito en lo que deseas.

Aplica aquí la premisa: “Quien no arriesga no gana”, pues quien no sigue su instinto, muy probablemente no estará dispuesto a activarse y mucho menos a arriesgarse.

3.- Espera siempre resultados positivos de tus acciones.

En los suertudos operan los resortes de la profecía autocumplida. En tal sentido, el pensar que algo va a ocurrir, hará que nos enfoquemos en llevar a cabo las acciones necesarias (conscientes o inconscientes) que harán que ese hecho ocurra.

Por lo tanto, las personas con suerte son ante todo personas perseverantes y entusiastas, quienes difícilmente desistirán de sus objetivos.

4.- Transforma lo malo en algo bueno.

A la gente no siempre la acompaña la buena suerte. Cosas malas le pasan también a los suertudos, la diferencia es que, mientras unos se concentran en lo malo y lo negativo de las situaciones, los suertudos colocan su foco en superar la adversidad a cualquier costo. Sacan de lo malo, siempre algo bueno y toman las precauciones necesarias para que eso no les vuelva a ocurrir.

En definitiva, las personas afortunadas no creen en la suerte, sino que confían en su capacidad de hacer que todo les salga bien, y si no sucede así, simplemente aprenden del error y continúan avanzando hacia su meta.

“La suerte es lo que sucede cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”. Darrell Royal.

Ahora que conoces los principios para crear tu buena fortuna de Richard Wiseman, no tienes más remedio que comenzar a labrarte un futuro exitoso y feliz.

Perseverancia, concentración, foco, actitud positiva, es lo que realmente te llevará a alcanzar tus objetivos.

Fuente:

Modo Emprendedor

Negocios 1000