¿Cuánto te dejas afectar por los problemas?¿Qué tan rápido te recuperas de ellos?¿Cuál es la posición por la que optas frecuentemente: sufres eternamente o enfrentas lo que te sucede?

 

 

 

Un día una de mis alumnas me preguntó ¿si yo estaba siempre feliz? Porque leía mis consejos, veía mis videos y no creía que yo pudiera tener problemas en mi vida. Oí sus preguntas atentamente y hablamos por casi una hora. Recuerdo haber empezado diciendo: "¡A veces derramo, 2 lágrimas y nada más!"

 

Y ayer contándole esta historia a una amiga, hizo que me provocara compartirla contigo, pues siempre que puedo, trato de desbaratar esas ideas que tienen las personas en sus cabezas, con relación a que tengo una vida perfecta o que no suceden cosas (menos buenas) conmigo. Te tengo una novedad, claro que me pasan cosas, solo que la diferencia está en cómo (YO) ENFRENTO lo que me sucede.

 

En el año 2017 me sucedieron muchas cosas… Muchas maravillosas y con total seguridad, algunas (menos buenas) y si te das cuenta, me gusta llamar a los "problemas"… desafíos, a las cosas "malas", les llamo… “menos buenas” y así sucesivamente, pues no puedo afirmar que lo que sucedió fue realmente malo, ya que un poco más adelante, puedo llegar a percibir que fue óptimo para lo que la vida me tenía reservado, ¿comprendes?

 

Un amigo perdió el empleo y me dijo que sentía que había perdido la vida y lloró e hizo publicaciones agresivas contra su jefe. Yo "hasta" le llamé y le dije que no debía hacer esas cosas, pero no me escuchó y como el proceso era de él y no mío, no podía interferir. Al final el tiempo pasó y hoy tiene 3 hermosos restaurantes, lo que me lleva a reflexionar, y ¿si él continuara de empleado, hubiese llegado a tener los restaurantes? ¿Entiendes a dónde quiero llegar?

 

¡TODO se reduce a experiencias y nada más! ¡Si Hoy sucede algo, no importa! A veces nos estremecemos un poco, nos afecta, pero derrama dos lágrimas y nada más, pues si tenemos la inteligencia de esperar un poco, pronto nos daremos cuenta de que la vida tiene una sincronicidad perfecta, ¡basta esperar un poquito!

 

Hoy lloras, te desesperas y dices palabras que ni deberías decir y ¿después? Después, el tiempo pasa y logras entender que (aquello) que sucedió fue simplemente la mejor cosa que pudo haberte pasado. Entonces “conectate” "y presta atención a tu vida, pues si REALMENTE te permites prestar atención y sentir, pronto percibirás que las experiencias sirven justamente para crecer, evolucionar y eso es lo que ¡al final llamamos la vida!

 

Por lo tanto, sea cual sea el TAMAÑO que piensas que tiene tu “problema (Desafío)”, recuerda derramar 2 lágrimas y nada más.