Culmina este año, se viene otro nuevo y empezamos a pensar en todo lo que queremos lograr pero ¿cómo hacer para hacer realidad todos nuestros sueños? No te quedes sólo en la expectativa, lee estos consejos y cumple todas tus metas.

 

CUÍDATE

Todos podemos tener sueños pero una de las claves para poder lograr que éstos se hagan realidad es el bienestar. Una persona equilibrada y saludable física, emocional, psicológica y emocionalmente se encuentra más apto para lograr sus metas y es por eso que lo primero que te aconsejamos es conseguir tu equilibrio ya que una vez que hayas alcanzado este centro podrás enfrentarte a cualquier situación y tener el control sobre ti mismo necesario para salir victorioso.  

 

SÉ REALISTA

¿Soñar? Sí. Pero con los pies en la tierra. Antes de establecer nuestras metas tenemos que tener presente cuál es la situación y no olvidar que aquello que queramos alcanzar debe ser, primero que nada, posible. Hay muchos factores que no controlamos que quizás hagan más difícil el hecho de cumplir nuestros sueños y si bien es cierto que con perseverancia puede que logremos derrotar la mayoría de estos obstáculos, habrá algunos que serán imposibles de superar.

 

ESTABLECE TUS METAS

Muchas veces sucede que sólo decimos vagamente lo que queremos pero realmente nunca concretamos ese deseo y es por esta misma razón que no logramos cumplirlos. Anota tus metas, haz una lista, proyéctate, imagínate logrando estos objetivos… Tienes que plantearte tu meta y planear cómo la alcanzarás. Puedes comenzar estableciendo un objetivo general y los pasos para lograrlo, los plazos cortos y largos y tu plan de acción.

 

SÉ POSITIVO

Tener una actitud y una mente que trabaje siempre en positivo hará que puedas lograr cualquier objetivo puesto que sabrás sobrellevar de una mejor manera las inseguridades, las frustraciones y las fallas que tengas. Siendo negativos sólo logramos victimizarnos, hacer que nos rindamos fácilmente y no que tengamos motivación suficiente.  

 

VE UN DÍA A LA VEZ

Ya trazado el plan de acción para lograr tus objetivos y dividida la meta en objetivos más pequeños, el siguiente paso es cumplirlos trabajando día a día. Organizar una rutina diaria es siempre un buen comienzo y enfocarnos en esa lucha de cada día por conseguir nuestra meta. Así, cuando ya estemos acostumbrados a seguir esta rutina podemos conseguir plantearnos una meta mensual e incluso anual pero recuerda.

 

APRENDE A SER DISCIPLINADO

La disciplina es clave para lograr cualquier objetivo y junto al consejo anterior, podrás conseguirla mucho más fácilmente. Sin ser perfeccionista, exígete los mejor de ti y más, ten cerca a personas disciplinadas para que te inspires con su ejemplo y no te des excusas a ti mismo para no seguir los pasos que te llevarán a la realización de tus sueños.

 

ENFÓCATE, NO PIERDAS DE VISTA TU META

Al tener metas a largo plazo, muchas veces sucede que nos distraemos con el día a día y perdemos el camino hacia nuestro objetivo. Es por esta razón que debemos recordarnos constantemente qué es lo que queremos y por qué lo hacemos. Estos recordatorios nos mantendrán en el camino hacia nuestra meta y evitarán que nos desviemos, todo es cuestión de concentrarnos en nuestras prioridades.

 

SI NECESITAS AYUDA, PÍDELA

Muchas veces en el trayecto hacia el final de la meta que nos trazamos, puede que nos encontremos con obstáculos que no podamos enfrentar solos y es allí cuando debemos pedir ayuda pero sin llegar a sentirnos mal por ello. La dedicación y el esfuerzo propio siempre tendrán un papel importante porque nadie podrá luchar por algo que nosotros queremos lograr pero a veces debemos aceptar el apoyo o la orientación de los demás.

 

SÉ ENTUSIASTA

Junto a una actitud positiva y realista tenemos que tener una actitud entusiasta para poder cumplir nuestras tareas hacia nuestros sueños con alegría y pasión. No todos serán buenos días en nuestra lucha pero estas aptitudes nos darán el impulso necesario para siempre seguir y ver el lado positivo de toda situación.

 

APROVECHA CADA DÍA

Otro de los errores más comunes que se interponen entre nosotros mismos y nuestros sueños es esperar a que se dé la condición “perfecta” y dejarlo todo para el mañana. No debemos esperar, el día para comenzar a trabajar por nuestros objetivos es hoy. Así que no esperes al día siguiente, a la semana siguiente, al mes siguiente… Levántate y comienza hoy que si lo postergas nunca llegará el día en que realmente te comprometas con tu meta.

 

PERSEVERA Y VENCE

Y de la mano de todos los consejos anteriores te damos este que los complementa perfectamente: ¡no te rindas! Que nada evite que llegues a la meta y logres todos tus sueños, ármate con todo lo que te hemos aconsejado y lánzate a cumplir lo que deseas. Si te caes, levántate y aprende de cada situación. Lo que debes hacer es ver en qué te equivocaste y mejorar esas fallas para convertirlas en fortalezas.