Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

El Poder de una VISIÓN


Queridas amigas, hoy quiero charlar con ustedes sobre la importancia de definir y tener una VISIÓN en nuestras vidas. Si no vemos y definimos con claridad quiénes queremos SER, qué queremos HACER y qué queremos TENER, ¿cómo vamos a lograrlo?


El Poder de una VISIÓN


Descripción extendida

Me he puesto a pensar  en como desde pequeñas, y a través de las diferentes épocas, las mujeres hemos estado condicionadas e influenciadas muy  sutilmente, por el tipo de educación y sistemas de creencias en los que hemos crecido, a SER y HACER lo que la sociedad espera de nosotras y pocas veces, hemos tomado en nuestras manos, el poder de definir nuestra propia VISION de vida.

 

Afortunadamente, en la actualidad, las mujeres hemos ido teniendo acceso a mayores oportunidades de educación y mayor libertad para cuestionar  los sistemas de creencias con los que hemos crecido y definir con mayor autonomía y libertad quiénes queremos SER, lo que queremos HACER y lo que queremos TENER en nuestras vidas. 

Se  nos ha ido abriendo la posibilidad real de plantearnos una VISION personal del  camino de vida que cada una de nosotras estamos decidiendo tener.

 

 

Cuando éramos niñas, nuestra realidad era diferente. Empezamos a jugar con muñecas y a “practicar nuestro rol de futuras mamás”, alimentando, cambiando los pañales y paseando a nuestros bebés. 

Los juegos de té y utensilios de limpieza, también formaban parte de los juguetes que todas las niñas tenían entre sus curiosidades, para aprender a ser “amas de casa”…..

 

Las películas y los cuentos en donde las princesas encontraban a sus príncipes, sellaban su amor con un beso y finalmente se casaban para “ser felices para siempre” formaban parte de las bibliotecas en nuestras casas.

 

Entendíamos, a través del juego y de los juguetes y cuentos que leíamos, que las niñas encontraríamos algún día a nuestro “príncipe azul”, nos casaríamos con él, serviríamos el té, cocinaríamos y limpiaríamos nuestras casas y finalmente tendríamos hermosos bebés a los cuales alimentaríamos y cuidaríamos hasta que se convirtieran en hombres y mujeres de bien y así, seríamos “felices para siempre”……. 

 

Claro, ya habríamos logrado nuestros títulos universitarios como Psicólogas, Contadoras, Administradoras, Maestras o Arquitectas, y ahora tendríamos la posibilidad de ejercer nuestras carreras, pero definitivamente los roles de esposas y mamás, para muchas de nosotras serían el centro de nuestra vida.

 

Todas  o casi todas las jóvenes de la época, por muchos estudios y carreras universitarias que tuvieran esperaban deseosas “la llegada del príncipe azul” para comprometerse y casarse y así, vivir felices para siempre con los siguientes roles que se esperaba que tuvieran como “amas de casa y futuras mamás”. 

 

Honestamente, la decisión consciente de quedarse SOLTERA por convicción o decidir no tener hijos,  o enfocarse 100% a su carrera profesional no eran las más comunes. Es más, me atrevería a afirmar que el no casarse  y  convertirse en “SOLTERONA” era algo que no se le deseaba a ninguna de tus amigas, porque era visto como algo negativo e implicaba que ningún hombre “te había escogido”, o el elegir no tener hijos era absolutamente incomprendido y el que una mujer decidiera enfocarse 100% a su profesión incluso “era mal visto por otras mujeres” que no entendían el por qué no preferían enfocarse en construir una familia……

 

No sólo fuimos captando los “roles de vida” que se esperaba jugáramos algún día, sino también fuimos captando los estándares de belleza que tendríamos que tener para ser aceptadas, admiradas y queridas, las creencias religiosas inculcadas por nuestras familias que eran “las verdaderas”, las normas sociales “correctas”, etc., etc., etc.

 

 

Hoy las cosas han cambiado, a DIOS gracias, para muchas de nosotras (desafortunadamente NO para la gran mayoría de las mujeres del mundo). 

Hoy  tenemos más libertad para poder ELEGIR no sólo los roles de vida que queremos seguir, sino realmente el tipo de personas que deseamos SER, las actividades que queremos HACER y las cosas que elegimos TENER.

 

Muchas de nosotras hoy tenemos el PODER de replantearnos una nueva VISION de nuestras vidas. Tenemos la ENORME OPORTUNIDAD  y LIBERTAD de decidir en consciencia la forma como queremos vivir nuestras vidas, las actividades que queremos hacer, los roles de vida que decidimos asumir y nuestra propia definición de ÉXITO y REALIZACIÓN personal.

 

Hoy ya hemos entendido que nuestra FELICIDAD no depende de asumir ciertos roles de vida, o de vernos de cierta forma, o de ser queridas por alguien, o de hacer lo “que se espera de nosotras”. Nuestra FELICIDAD depende única y exclusivamente de nosotras mismas, de nuestra capacidad para elegir en LIBERTAD nuestra propia VISION individual de vida.

 

 

 

 

 

Hoy te comparto MI VISION……

 

 

 

Decido SER una mujer….. 

Feliz, saludable, positiva, que disfrute la vida, independiente, emprendedora, buscadora de nuevos aprendizajes y experiencias de vida que me permitan crecer. Decido ser una mujer que me acepto y quiero con todas mis cualidades y con todos mis defectos. Decido ser una mujer que influya positivamente en otras personas.

 

Decido HACER…..

Todo aquello que me apasiona en la vida (viajar, leer, conocer nuevos lugares, hacer amigas, pintar, fotografiar, apreciar la belleza, escribir, aprender nuevas cosas, reunirme con la gente que quiero, etc., etc.)

Decido trabajar en aquello que me haga feliz y me permita vivir cómodamente

 

Decido TENER…..

Muy buenas amigas, viajes inolvidables, una casa agradable y cómoda, una lindo jardín, independencia económica, libertad para vivir como decido hacerlo.

 

 

¿Y tu mi querida amiga, Ya definiste la VISION de tu vida?

 

¿Ya decidiste quién quieres SER, HACER y TENER?

 

 

 

 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda