Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

Teatro del futuro: Nicolás Francisco Herrero


Al término de una clase de teatro del futuro, dictada por los profesores-directores de teatro Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, en Festival Internacional de teatro de Praga, comienzan una conferencia...


Descripción extendida

Al término de una clase de teatro del futuro, dictada por los profesores-directores de teatro Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, en Festival Internacional de teatro de Praga, comienzan una conferencia con el siguiente concepto: el arte dramático y su estrecha relación con el orden social y simbólico y su íntima vinculación con multitud de preocupaciones, problemas y esquemas mentales de carácter general, personales y colectivos: le brinda al arte del teatro un campo inmenso. 

Debido a la multiplicidad de sucesos y la interacción de los mismos, el teatro debe instalar en forma continua su propio espacio, definir su lugar en el mundo -en el orden social y simbólico-, como práctica y como institución, como espacio de encuentro y discusión, fuente de placer y conocimiento. 
Como fenómeno cultural ocurre, al igual que en el arte dramático, a partir de la expansión de las redes sociales y fenomenales nuevas formas de acción. 

El teatro de todas las civilizaciones y países están entrando en el nuevo mundo. 
El teatro en todo el mundo no incluye sólo el aspecto en transformaciones económicas, sino también el social, ideológico y cultural. 
Los directores afirman: los aspectos culturales han acompañado a los procesos comerciales, políticos y de consumo, por lo que la dimensión social y cultural de la globalización está profundamente vinculada a una visión más orgánica y técnica, una mayor intensificación de las relaciones sociales de producción. 

Los directores continúan la conferencia con la siguiente afirmación: el teatro se contagia de todo y porque quiere intervenir en todo y porque él mismo es un ámbito (un 
espacio, un tiempo) que puede llegar a representar (reproducir, acoger, contener) casi todo. 
Decimos casi todo porque en verdad el teatro no tiene límites previamente. 
Parece ya inevitable que en muchas de nuestras discusiones sobre teatro, independientemente del carácter del foro o el nivel intelectual de los participantes, se acabe hablando de cualquier cosa menos del objeto inicial del debate: el teatro, su práctica, su contenido, y los directores agregan, lo citado es nuestra responsabilidad. 

En otro instante de la conferencia realizan una auto crítica: igualmente, en nuestros estudios sobre teatro, es fácil apreciar que algunos de ellos, no sólo se alejan con frecuencia del objeto y del propósito que enuncian en su título, sino que elaboran teorías que lo mismo valen para la novela, el código de las señales de tráfico, la filosofía del arte, la historia política o la sociología de las costumbres, en este tema estamos reflexionando. 

Los directores en otro instante de la conferencia comentan: la facilidad con que nuestra discusión y reflexión teatral se desliza hacia preocupaciones y temas generales o tangenciales, no debe atribuirse solamente a la incapacidad o falta de contención de nuestra o de los participantes, sino a una tendencia, podríamos decir, natural, que revela una de las características del teatro: la capacidad del arte dramático de abrir mundos imaginarios y reales. 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas




Ayuda