Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

¡10 Señales tempranas del Alzheimer y qué hacer para prevenirlo!


La concentración, la memoria, el pensamiento, la atención y la expresión verbal son las capacidades progresivamente afectadas con el avance de la enfermedad. Conoce cuáles son las señales tempranas para detectar el Alzheimer y cómo puedes prevenirlo!


¡10 Señales tempranas del Alzheimer y qué hacer para prevenirlo!


Descripción extendida

El Alzheimer, consiste en una enfermedad que produce un deterioro progresivo de las funciones cognitivas de quien la padece. Es un tipo de demencia que se ha extendido mucho en los últimos tiempos entre las personas de edad avanzada y para la cual aún no existe cura. Sólo existe la posibilidad de intentar detectarla de forma temprana para así poder controlar su desarrollo, por medio de medicamentos y terapias.

 

Existen especialistas que afirman que aquellas personas a las cuales se les ha diagnosticado algún tipo de demencia, comenzaron a presentar los síntomas de esta enfermedad, por lo menos 10 años antes y se ha comprobado, que si la enfermedad es detectada en sus inicios, existen mayores posibilidades de retrasar su desarrollo.



 

10 Señales del Alzheimer que pudiéramos estar ignorando

 

1.- Pérdida de la memoria. Olvidar eventualmente, los nombres o dejar olvidada la cartera, las llaves, o una cita, puede ser normal. Son olvidos que denominamos corrientes. Pero si se olvida que se ha perdido la cartera, las llaves, los nombres o la cita, eso sí puede representar la existencia de un problema de pérdida de memoria.

 

2.- Olvido progresivo del vocabulario, el cual se va haciendo cada vez más estéril.

 

3.- Presentar dificultades al leer o al escribir, cuando éstas no existían.

 

4.- No ser capaz de resolver problemas o tomar decisiones que normalmente sí se era capaz de tomar. Como por ejemplo, qué ropa vestirse o cuándo tomarse la medicina, manejar una tarjeta de crédito o rellenar un formulario.

 

5.- Se recurre cada vez más a la memoria a largo plazo y se va abandonando la memoria a corto plazo.

 

Si se observa que el cerebro recurre a la memoria a largo plazo para procesar una información reciente, en lugar de tomar en cuenta la referencia lógica que ofrece la memoria a corto plazo y este esquema se repite una y otra vez, definitivamente existe un problema.

 

6.- Cambiar bruscamente de personalidad y temperamento, yendo de la calma a la furia sin razón aparente.

 

7.- No recordar nada sobre situaciones que han ocurrido recientemente. Un ejemplo de ello, podría ser el comer y olvidar que ha comido.

 

8- Sentirse confundido o perdido con relación al lugar en el que se encuentra o con los recorridos por lugares por los que transitaba a diario. Un ejemplo de ello sería salir y no recordar el camino de regreso a casa.

 

9.- Pérdida progresiva del sentido común, como por ejemplo: guardar las llaves en el congelador, esconder comida debajo de la cama, doblar y guardar la ropa sucia en lugar de ponerla para lavar, etc. 

 

10.- La persona se vuelve cada vez más sedentaria y pasiva, empieza a dejar de hacer las cosas que disfrutaba hacer, porque comienza a olvidarlas.


 

Factores de riesgo. Los factores que pueden tener mayor influencia sobre el desarrollo del Alzheimer, son la edad y los antecedentes familiares. Pero también, es una enfermedad, que se encuentra influenciada por otros factores que podemos manejar y modificar perfectamente para retrasar, lo más posible, su avance. Entre ellos, podemos mencionar: la hipertensión arterial, la diabetes, el sedentarismo, la baja estimulación cognitiva, obesidad y el tabaco. Partiendo de allí, podremos desarrollar una serie de medidas para prevenir el Alzheimer.

 

Medidas para prevenir el Alzheimer

 

1.- Prestar atención a los factores de riesgo cardiovascular. La tensión arterial, el colesterol y la glucemia deben mantenerse dentro de los parámetros normales. Dos medidas sencillas pero efectivas, podrían ayudar en este propósito: Hacer ejercicios y dejar de fumar.

 

2.- Cuidar la alimentación. Se han llevado a cabo estudios que comprueban que se puede disminuir en un 53% la aparición de la enfermedad si se tiene extremo cuidado con la forma como nutrimos nuestro cuerpo.

 

Existen algunos grupos de alimentos que resultan muy beneficiosos a la hora de prevenir el Alzheimer, tales como: vegetales de hojas verdes, frutos secos, granos, pollo, pescado, cereales, frutos rojos, aceite y el vino.

 

Las proteínas son importantes en la prevención de enfermedades neurológicas. Por lo que, se deberá optar por consumir carnes blancas dos veces a la semana y pescado una vez a la semana.

 

Las ensaladas de vegetales crudos o cocidos, es fundamental. Cómo prepararlas quedará a criterio de cada quien, pero sí que no deben faltar en la dieta diaria. Será importante, darle preferencia a las espinacas, los espárragos o vegetales de hojas verdes.

 

Frutos secos y frutos rojos, serán las alternativas ideales, para las meriendas. Además de ser una opción sabrosa, contribuyen a mantener al cerebro en sus niveles altos de funcionamiento.

 

Con relación a los aceites, deberemos recordar escoger aquellos que benefician nuestra salud.

 

    

 

 

El Vino. En estudios recientes se ha demostrado que el consumo moderado de Vino puede ayudar a que el cuerpo se vuelva más resistente a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer. Esto debido a que el vino, contiene una gran cantidad de antioxidantes (mucho más potentes que los de las Vitaminas C y E). Gracias a sus polifenoles, ayuda a prevenir el estrés oxidativo y en consecuencia previene el envejecimiento de las células. También contiene resveratrol, eficaz antídoto antiedad y la viniferina de savia de vid, una molécula muy eficaz contra las manchas.

 

3.- Evitar la vida sedentaria. El realizar ejercicio o practicar algún deporte con frecuencia, podrá ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con la demencia en general. Así que a activarse... Bastará con salir a caminar a buen paso, por la menos, 30 minutos.

 

4.- Estimulación Cognitiva. Es fundamental realizar actividades que estimulen las funciones cognitivas, tales como: aprender otro idioma, jugar sudoku, hacer crucigramas, leer, realizar operaciones aritméticas, juegos intelectuales, etc. Todo tipo de actividades que ayuden a entrenar la memoria, estimulen el aprendizaje, promuevan la concentración y desarrollen el lenguaje.

 

5.- Socializar. El estar en contacto con otras personas, hará que el cerebro se mantenga activo y alerta. Así que a apuntarse a clases de baile, a un gimnasio, a clases de yoga, etc. Hacer que el cerebro siga trabajando, ayudará a prevenir esta enfermedad.

 

Recuerda. Aún y cuando el Alzheimer no tiene cura, es muy posible modificar su curso y eso será posible, únicamente, si se detecta en sus etapas iniciales.

 

También es importante aplicar estas medidas preventivas, pues ayudarán a lograr el mantenimiento de las capacidades cognitivas durante más tiempo, hará con que la pérdida de memoria sea más lenta y en general, nos asegurará una mayor calidad de vida y bienestar.


 

Fuente:

 

Muy Interesante

Resiliencia Mental


Advertencias o recomendaciones

¿Qué te ha parecido este artículo?¡Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y dale “ME Gusta”!

 

Te recomiendo leer también: ¿Cómo ser una persona Resiliente?

 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda