Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

Dejar ir un año más y recibir un ¡Año Nuevo!


Estamos por terminar un año más. A nivel externo se completan ciclos para abrir nuevos. A nivel interno podemos hacer lo mismo, al dejar ir lo que ya no es útil para nuestro crecimiento y recrearnos más ligeros y compasivos.


Dejar ir un año más y recibir un ¡Año Nuevo!


Descripción extendida

Estamos por terminar un año más. Se completan ciclos. Se cierran puertas para abrir otras nuevas. Tratamos de terminar pendientes y saldar cuentas. Hacemos limpieza y regalamos lo que ya no nos sirve.  Celebramos un año más de vida.

Además de este proceso externo, internamente es buen momento para:

  • Recapitular lo vivido en el año, los logros, los obstáculos, lo sembrado y lo cosechado.

 

  • Dejar ir lo que ya no nos sirve, así vaciarnos y dejar espacio para lo nuevo. Un ejercicio que puedes hacer es el siguiente:

Siéntate cómodamente. Cierra los ojos. Respira profundamente y siente como con cada respiración tu cuerpo se relaja.

Imagina que estás rodeado de luz, muy brillante. Permite que se manifiesten tus problemas, pendientes, situaciones conflictivas y reconoce que hay en ti que te aleja del amor en esas situaciones:  miedo, juicios, dudas, resentimiento, deseo de control, envidia, culpa, etc.

Permite que brote cualquier pensamiento, creencia o emoción que te aleja de la felicidad.

Imagina y siente que entregas todo esto a la luz que te rodea y visualiza como, con cada respiración, se va disolviendo en esta luz.  Lo dejas ir.

 

  • Crear algo nuevo. Visualiza como te recreas. Por ejemplo, si has dejado ir un miedo, siéntete lleno de valor, imagínate ante una situación a la que normalmente temes y la enfrentas con esta nueva cualidad.  Además, Imagínate feliz, ligero, libre, compartiendo lo mejor de ti.

 

  • Agradecer por todo lo vivido, todas las experiencias de este año, ya sean positivas o negativas, contienen el regalo del aprendizaje. Agradecer el estar vivo y todas las bendiciones que tienes, como son la familia, trabajo, amistades y demás.

De esta manera, al combinar la intención, imaginación y sensación, podemos plantar una nueva semilla para mejorar internamente, y así, de manera natural transformar nuestra realidad y la del medio que nos rodea.

Que cierres este año más ligero, y comiences uno nuevo lleno de alegría, amor, gratitud y bendiciones. 






Comentarios
Comentarios en Facebook
Cristina   enviado el 23/12/2017
Hola Jackie! Muchas gracias por este ejercicio para limpiar y transformar, sembrar la semilla del cambio, como dices! Feliz Año 2018!

jackie Sod   enviado el 31/12/2017
Muy feliz año nuevo Cristina!

Ayuda