Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

¿Por qué tu hijo debe recibir cuatro y no más de cuatro regalos de Navidad?


Navidad, una época de reflexión, unión y compartir en familia, se ha transformado en una época en donde es tradición hacer regalos y los que se llevan la mejor parte de todo esto son los niños...


¿Por qué tu hijo debe recibir cuatro y no más de cuatro regalos de Navidad?


Descripción extendida

...ya que en muchas ocasiones reciben literalmente una avalancha de ellos.

 

¿Cuántos regalos recibe tu hijo en Navidad?¿Realmente los disfruta TODOS?¿Qué valores les estás inculcando? y ¿qué hacer para que el exceso de juguetes no genere hijos frustrados y con una escasa imaginación?

 

A los niños les genera mucha ilusión la época de Navidad y por supuesto a sus padres también, pues se esmeran para que la disfruten al máximo. Pero ¿son realmente necesarios tantos regalos?

 

No es malo que los niños reciban regalos en Navidad. El problema viene con la cantidad. Muchas veces reciben tantos regalos, que después de abrir unos cuantos de ellos, pierden el interés por los demás y te los encuentras jugando con las cosas más insospechadas, como lo son las cajas de los regalos, el papel que los envuelve, el lazo que los decoraba, o tal vez otra cosa que se encontraron por el camino. ¡Todo... menos el regalo en sí!

 

¿Por qué debes optar por disminuir la cantidad de regalos?

 

Un niño, que recibe una enorme cantidad de regalos, acaba por no darle valor a lo que tiene. Acaba por perder la ilusión, abandona el juego simbólico, se vuelve egoísta y caprichoso. Si lo vemos desde el punto de vista pedagógico, al recibir tantos regalos, el niño puede acabar por darle más importancia a lo material, cuando lo realmente importante es el tiempo que pueda pasar con sus padres y la atención que pueda recibir de ellos o de la gente que lo rodea. Se le puede estar motivando a ser consumistas y finalmente, a etiquetar a las personas por el precio del regalo (mientras más caro y sofisticado sea el regalo, si me da lo que quiero, más simpática es la persona que lo regala, más la quiero) y no por el valor emocional o afectivo de la persona que regala con toda su ilusión.

 

Por otro lado, se le añade también la creencia de que sólo los niños que se portan bien y hacen todo bien, son los que reciben regalos, lo cual inclina al niño a pensar que no puede cometer errores, y si por alguna razón los llegó a cometer, se sentirá frustrado porque ya no recibirá su recompensa. Cuando lo realmente importante es, enseñar al niño a hacer las cosas porque le gusta o porque es necesario, porque aprenderá algo y no por lo que vaya a obtener a cambio. No siempre se trata de hacer para tener algo, sino simplemente de dar sin esperar nada a cambio y pase lo que pase el amor siempre estará presente.

 

 

 

¿Cómo evitar la avalancha de regalos en Navidad?

 

De acuerdo a estudios realizados recientemente, los niños reciben diez veces más regalos de los que necesitan. Regalos que a la final, serán ignorados, guardados y nunca más usados por el niño.

 

Entonces, más que preguntarte sobre qué regalarle a tu hijo para Navidad, lo mejor será transformar la pregunta en cuánto regalar y cuáles serán los criterios usados para tal fin.

 

Es así como surge la regla de los cuatro regalos.

 

La cantidad justa de regalos que deberá recibir tu hijo en Navidad para que su experiencia sea realmente pedagógica y placentera, deben ser cuatro regalos.

 

Cada regalo deberá cumplir con uno de los cuatro criterios que te presentamos a continuación:

 

1) Que se pueda usar. (Zapatos, ropa, accesorios, etc). Si partimos del principio de que los niños crecen muy rápido. Regalarles algo que puedan usar, se convertirá en una buena opción de regalo, especialmente si lo que le regalas es de su gusto.

 

2) Que se pueda leer. Un libro o un cuento, para fomentar en ellos el amor por la lectura. Los libros les abren las puertas del mundo de la fantasía, les ayudan a enriquecer su vocabulario y los introducen en un mundo de infinitas posibilidades.

 

3) Algo que él desee. Aquel juguete que vio en la tele o en la tienda de juguetes y que le llamó tanto la atención. O aquel juguete que pidió en su carta al Niño Jesús o a San Nicolás. Hacer que tu hijo escoja uno, entre todos los regalos que puede desear, le enseñará a ser más selectivo.

 

4) Algo que necesite. Los niños están acostumbrados a que mamá y papá les compren todas las cosas que necesitan para su diario vivir. Si una de esas cosas se incluye como regalo de Navidad, le enseñará a darle valor a las cosas más pequeñas.

 

Al restringir la cantidad de regalos que tu hijo recibirá en estas Navidades, le estarás brindando la posibilidad de que los disfrute más. Les dará más valor y dejará de pedir por el simple hecho de tener.

 

Sabemos que todos... tíos, abuelos y tal vez hasta tu mejor amigo o amiga, querrán regalarle a tu hijo. Podrás evitarlo, hablando con ellos y explicándoles tus propias reglas. Deberás intentar hacer que concienticen lo importante que es para ti y para el niño controlar la cantidad de regalos. Pero si aún así, no puedes evitar la avalancha de regalos, tienes dos opciones:

 

a) Recibir los regalos, pero disimuladamente apartar algunos, para que tu hijo los abra y disfrute a lo largo del año.

 

b) Hacer que tu hijo escoja cuatro regalos y entregue los demás a organizaciones que se encargan de recoger regalos para hacérselos llegar a otros niños que también los necesitan. De esta forma, le estarás enseñando a tu hijo a compartir y a ser solidario con los que tienen más necesidades que él.

 

Si te ajustas a la regla de los cuatro regalos estarás incentivando a tu hijo a explorarse mejor a sí mismo, a disfrutar mucho más de sus juguetes, a jugar de manera más natural, a desarrollar más y mejor su imaginación y su creatividad. Además, estarás fortaleciendo los valores del agradecimiento, comprensión, generosidad, respeto a sí mismo y al trabajo de los otros.

 

Recibir una enorme cantidad de regalos hace que el sentido de las fiestas navideñas se pierda, tanto para el niño como para los adultos. Así como, probablemente, también se pierde todo el esfuerzo pedagógico que has hecho durante todo el año, para que tu niño aprenda y practique valores que le serán imprescindibles a lo largo de toda su vida.

 

 

Fuente:

Guía Infantil 

Mundo Primaria 


Advertencias o recomendaciones

¿Qué te ha parecido esta regla de los cuatro regalos?¿La aplicarías con tus hijos?¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”.

 

Tal vez te interese leer: ¡10 Ideas interesantes para regalos de Navidad económicos!

 

 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda