Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

La grasas buenas... ¿Cómo elegir los aceites más saludables?


Cuando hablamos de grasas, lo normal es pensar que éstas son dañinas para la salud de nuestro organismo. Pero lo cierto es que son tan necesarias como las proteínas y los carbohidratos...


La grasas buenas... ¿Cómo elegir los aceites más saludables?


Descripción extendida

...Sólo una alimentación balanceada nos garantizará la cantidad de nutrientes que nuestro cuerpo necesita para que pueda funcionar de manera adecuada.

 

Existen grasas buenas y grasas malas, que pueden incidir en el buen o mal funcionamiento del organismo, dependiendo de si consumimos unas u otras. Esto es una realidad. Nos cabe a nosotros, el elegir con conciencia, las del primer grupo y evitar consumir las del segundo grupo, pues éstas últimas representan un peligro real para nuestra salud.

 

Es de especial importancia que aprendamos a conocer los tipos de grasas, porque de esta forma podremos realizar una mejor selección de ellas.

 

Debemos recordar que los ácidos grasos saturados, son los que elevan en nuestro organismo el nivel de colesterol malo y no tienen ninguna incidencia sobre el colesterol bueno, mientras que los ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, reducen el nivel del colesterol malo y además, elevan el colesterol bueno, especialmente los ácidos grasos monoinsaturados. De estos últimos, se recomienda al menos, un 20 % a 25 % de la ingesta diaria de calorías.

 

Además de conocer los tipos de grasas, también debes saber que muchos aceites son buenas fuentes de polifenoles antioxidantes, así como de vitamina E y Vitamina A o D.

 

Una de las fuentes en donde podemos encontrar las grasas buenas, son los aceites y de ellos, podemos observar una oferta enorme en los supermercados o negocios en los que se venden alimentos. Pero, no todos los aceites que se venden son buenos, por lo que, para garantizarte una dieta sana, acá te dejamos algunas recomendaciones sobre cuáles de ellos debes elegir.

 

 

1.- Aceite de Oliva. Es uno de los más conocidos y utilizados. Debido a su composición rica en ácidos grasos monoinsaturados y polifenoles, es considerado una de las opciones más saludables. Siendo el extra virgen el más aconsejado.

 

La presencia de ácido oleico, contribuye a reducir los niveles de colesterol malo, mientras que aumenta los niveles de colesterol bueno. Actúa en la vasodilatación arterial, lo que contribuye a mejorar la presión arterial y la circulación sanguínea.

 

Es rico en Vitamina E, que contribuye a la protección de las células contra los efectos indeseables de los radicales libres. También es rico en Vitamina D, que contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico y en la salud y mantenimiento de los huesos.

Además, ayuda a combatir el estreñimiento.

 

En la cocina podrás usarlo en salsas, para freír, asar, rehogar, saltear alimentos. También es excelente para darle sabor a diversos platos y ensaladas.

 

2.- Aceite de semillas de calabaza. Se obtiene del prensado en frío de las semillas de calabaza, siendo esta proceso el mejor, porque evita que pierda sus propiedades. Debido a sus múltiples beneficios y aplicaciones ha sido catalogado como un posible sustituto del aceite de coco.

 

Es un aceite rico en proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, de los que destacan especialmente, el ácido oleico (omega 9) y linoleico (omega 3).

 

Gracias a su gran contenido de minerales, es recomendado su consumo cuando existen procesos de desmineralización, o problemas de caída de cabello o fragilidad en las uñas.

 

Por su alto contenido en fibras, ayuda a mejorar el estreñimiento y la colitis. Además, es considerado un excelente desparasitante.

 

Ha demostrado su capacidad de poder bajar el colesterol malo. Y sus niveles altos de Vitaminas A, E, K, contribuyen en la regeneración de la piel y los tejidos. Mejora la salud hormonal y reproductiva. Tiene un papel importante en la protección de la próstata y la presencia de Zinc en su composición, ayuda a garantizar el buen funcionamiento de los riñones.

 

En la cocina, su mejor aplicación será en el aliño de ensaladas y salsas, inclusive, puede añadirse a los smoothies. Pero no se recomienda someterlo a altas temperaturas. De hecho, no se debe calentar.

 

3.- Aceite de Aguacate. El aguacate es un fruta, cuyo consumo representa grandes beneficios para la salud del cabello y la piel. Su aceite se obtiene a través del método de centrifugación y filtración de la pulpa del aguacate. El resultado, un aceite de color uniforme y con sabor y aroma bastante agradables.

 

Goza del punto más alto de humo de cualquiera de los aceites de origen vegetal. Lo que lo transforma en un gran ingrediente para cocinar a altas temperaturas.

 

Su riqueza en ácidos grasos moninsaturados, ayuda a mantener la salud del sistema cardiovascular. Es capaz de reducir la tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos.

 

También contiene luteína, un antioxidante que contribuye a mejorar la salud de los ojos. Además, es eficaz en el combate de problemas de piel. Gracias a su poder hidratante, es ideal para el cuidado de las manos agrietadas y la piel seca. Previene el envejecimiento, gracias a su alto contenido de vitaminas y antioxidantes.

 

Mejora los síntomas de la artritis, previene enfermedades relacionadas con las encías y puede utilizarse como crema nutritiva para el cabello.

 

En la cocina, se puede usar para freír, aliñar ensaladas y otros alimentos. Y como ingrediente para la preparación de panes y sopas.

 

4.- Aceite de semilla de uvas. En su fórmula ideal, este aceite se obtiene por prensado al frío de las semillas de uva. Este método es el que garantiza que las propiedades del mismo se mantengan.

 

Es un aceite rico en polifenoles, flavonoides y omega 6, además de constituirse en una buena fuente de vitamina E y de ácido oleico. Por lo tanto, tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antienvejecimiento y antibacterial. Puede ser muy útil en el tratamiento de la artritis, hipertensión, colesterol elevado, quemaduras solares y diabetes. Puede, en general, contribuir a una mejor salud metabólica, promover el funcionamiento cardiovascular y prevenir patologías asociadas.

 

Es un aceite que presenta un sabor más frutado o semejante al vino cuando se trata de aceite de semilla de uva virgen y más neutro cuando se trata del refinado.

 

Como emulsiona bastante bien, es excelente para pastas y salsas. También puede utilizarse para freír alimentos, ya que su estructura no se modifica a altas temperaturas, por lo que se puede garantizar cierta calidad nutricional.

 

5.- Aceite de coco. En este momento, tal vez sea considerado el “rey de los aceites” y un “Superalimento”, debido a sus increíbles propiedades, especialmente, el extra virgen.

 

El aceite de coco puede equilibrar tus niveles de colesterol y acelerar tu metabolismo, lo que te ayudará a perder peso. A su vez, la presencia de ácido láurico entre sus componentes, puede matar bacterias, hongos y virus, lo que podrá ayudar a combatir infecciones. Tiene la capacidad de reducir tu apetito y puede reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

 

Es un excelente hidratante para la piel, cabello y labios, debido a que sus ácidos grasos ayudan a crear una barrera que mantiene la humedad en el cuerpo.

 

Puede incrementar la función cerebral de los pacientes de Alzheimer. También, suele utilizarse en pacientes que sufren de convulsiones o ataques epilépticos, ya que produce un aumento de los cuerpos cetónicos en el organismo, lo que se traduce en una disminución de dichos ataques o convulsiones.

 

 

En la cocina, puede usarse para freír, rehogar, asar alimentos. Lo puedes mezclar con tus smoothies. Algunos lo usan para untarlo en el pan.

 

Las grasas son realmente importantes para mantener la salud de nuestro organismo, asegúrate de escoger aquellas que le son más favorables.

 

 

Fuente:

 

WebConsultas

Natursan 

Imagen por: StoryBlocks

 


Advertencias o recomendaciones

¿Te ha sido de utilidad este artículo?¡Ya conoces algunos de los aceites que le aportan mayores beneficios a tu salud! Te toca aplicar estos conocimientos y asegurarte una vida más saludable.

 

¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”.

 

Tal vez te interese leer: ¡Semillas de Chía!

 

 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda