Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

¡Los mandalas! ¿Qué son y para qué sirven?


Los mandalas son originarios de la cultura oriental, un arte milenario que fue creado con la finalidad de ayudar al ser humano a recuperar la capacidad de reordenarse. Pero ¿Qué son los mandalas y para qué sirven?


¡Los mandalas!  ¿Qué son y para qué sirven?


Descripción extendida

La primera vez que me topé con un mandala fue porque mi hija me pidió que le comprara un librito para pintar con dibujos que parecían flores. A ella le encanta hacer y pintar mandalas, y yo comencé también a pintar con ella, como una actividad que compartimos las dos. Nos sentamos y cada una pinta lo que quiere. ¿Saben que ocurre? No discutimos acerca de qué parte pinta cada una, solo nace, ¿será parte de lo mismo?

 

¿Qué son los mandalas?

 

La palabra mandala, significa círculo o centro en sánscrito, lengua propia de la India y es un arte bastante antiguo que se ha puesto muy de moda en la actualidad. Su belleza llama la atención de muchas personas, tanto de grandes como de chicos, pero en realidad es un arte que va más allá de lo que se pueda observar en un primer momento.

 

Desde un punto de vista meramente superficial, podemos ver a los mandalas como un sistema gráfico circular que tiene una orientación concéntrica y que funciona de manera equilibrada.

 

Si nos vamos a un significado más profundo del dibujo y sus líneas, ese círculo se convierte en la representación del universo que nos rodea, en donde nuestra conciencia estará reflejada en el centro. El punto central somos nosotros (lo más profundo de nuestro ser) y la línea que representa el borde del mandala, sería la finitud de nuestro entendimiento y de nuestro universo.

 

Dibujar un mandala, es como comenzar un viaje a tu esencia, te abre puertas que hasta ahora eran desconocidas para ti y permite que brote de tu interior la sabiduría, que al integrarla a tu vida te llevará a tu centro y generará en ti una sensación de paz, aún y cuando estés en medio de la tormenta.

 

Usos de los Mandalas. Para qué sirven...

 

1.- Para Meditar. Puede darse de dos formas, o bien observando el mandala o bien pintando el mandala.

 

a) Observar el Mandala. Deberás buscar un lugar cómodo en el que puedas sentarte, lograr una respiración rítmica y profunda y disponerte a observar algún mandala que has seleccionado. Hacer esto, te llevará a un estado de relajación con el que podrás prestar mayor atención a lo que está sucediendo a tu alrededor. Este es un proceso que podrá demorar entre 3 a 5 minutos.

 

b) Pintar tus propios mandalas. Escoge un mandala que llame tu atención, toma los materiales necesarios para poder realizar tu trabajo sin interrupciones (colores, marcadores, acuarelas, etc) e instálate en un lugar tranquilo. Podrás colocar música de relajación o algún mantra y de esta forma dar inicio a tu trabajo. No racionalices el uso de los colores, déjate llevar por el corazón. Después de todo, no existe un mandala bien o mal pintado.

 

Si bien, debes dejar que tus sentimientos y deseos fluyan a través de la pintura de tu mandala, existen dos técnicas que sí debes seguir. Dependiendo de lo que te transmita el mandala y de tu estado de ánimo, tendrás que pintarlo de afuera hacia adentro o de adentro hacia afuera.

 

Deberás pintar tu mandala de afuera hacia adentro si lo que necesitas es buscar tu centro y conectarte con tu interior. Mientras que, si lo que quieres es exteriorizar tus emociones, entonces deberás hacerlo de adentro hacia afuera.

 

2.- Para representar y equilibrar los Chakras. Partiendo del principio de que los Chakras regulan la energía y ésta se activa o se bloquea, de acuerdo a los sentimientos, pensamientos o la forma como percibimos y procesamos lo que sentimos con nosotros mismos o con relación a los demás y al entorno, los mandalas actúan sobre ellos, equilibrándolos a través de sus colores y formas. 

Aquí te comparto una meditación para armonizar los Chakras

También te puede interesar: ¿Qué son los Chakras?

 

3.- Como mapa de tu persona y de tu interior. Si decides dibujar tu mandala, cada figura, color, posición, número que coloques dentro del mismo, vistos de forma individual tendrán un significado diferente, pero al unirlos en tu mandala, representarán un mapa de tu persona y de tu espíritu. El diseño, forma y complejidad que alcances, dependerá del estado de relajación que hayas logrado con el universo y contigo mismo.

 

Una vez finalizado el mandala, podrás analizarlo e intentar descubrir los mensajes que tu subconsciente ha representado en él. Tanto las formas como los colores, están plagados de significados psicológicos y simbólicos.

 

4.- Como medio de lograr una mejor concentración. Dibujar mandalas requiere de un alto grado de concentración, por lo que en los primeros intentos podrá parecerte una tarea bastante ardua. La complejidad que logres alcanzar en el diseño de tu mandala, estará directamente relacionada, con el grado de concentración que seas capaz de alcanzar. Es por eso que, a veces, cuando los niños suelen distraerse con mucha facilidad, se recomienda ponerlos a crear o pintar mandalas, ya que esta actividad podrá ayudarlos a centrar mejor su atención en ciertas actividades que así lo requieran.

 

5.- Como herramienta para encontrar la paz en medio de la tormenta. Son muchos los beneficios que puedes obtener de los mandalas, pero uno de los más apreciados es el ayudarnos a centrarnos cuando estamos atravesando por un momento crítico, permitiéndonos transformar nuestro sufrimiento, de manera de que podamos encontrar la paz y la relajación en medio de las dificultades. Por lo que se convierten en un instrumento muy útil para poder lograr el equilibrio psicológico. También pueden influenciar nuestra creatividad, intuición, estados emocionales, físicos y espirituales.

Les confieso que no me gusta montarme en un avión, y cada vez que me toca, mi hija lleva el libro de mandalas para colorear con los marcadores, y saben qué, me relajo pintando mandalas con ella.

 

En resumen, los mandalas resultan muy buenos para activar la energía positiva, elevar el nivel de concentración, activar nuestros chakras, lograr una meditación profunda para elevar nuestro nivel de conciencia y expandir la capacidad de la memoria y la mente.

 

Pueden también transmutar la energía de los ambientes, por lo que si los colocamos en nuestro hogar mejorará la captación de la energía y traerá paz y armonía al lugar.

 

 

Fuente:

 

La Guía Esotérica 

Shurya 

Imagen por: Lelan Green (Flickr)


Advertencias o recomendaciones

¿Te animas a usar los mandalas para llegar a tu interior y transformalo? ¡Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”.

 

Te recomiendo leer: Vivir con el Corazón

 






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda