Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

La Gratitud... Una forma de subir tu frecuencia vibratoria para alcanzar más rápido lo que deseas


Todo lo que está en el exterior es un reflejo de nuestro interior y será bueno o malo, en la medida en que nuestros pensamientos, emociones y sentimientos así lo sean.¿Cómo hacer entonces que esa realidad cambie cuando no va acorde a nuestros deseos?


La Gratitud... Una forma de subir tu frecuencia vibratoria para alcanzar más rápido lo que deseas


Descripción extendida

Somos seres creadores porque creamos nuestra realidad”. Por lo que, tendrá mucho sentido, de que si partimos de este principio, podemos llevar a cabo un entrenamiento mental cuando esa realidad no va acorde a lo que queremos alcanzar, porque son nuestros pensamientos los que crean nuestra realidad. Es por eso que debemos estar muy atentos y hacernos siempre esta pregunta: ¿Qué estoy pensando?

 

Es importante resaltar que, ese pensamiento viene acompañado de una emoción y de un sentimiento. Esa emoción, ese sentimiento, crean una realidad. Por lo tanto, debemos ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos, en todo momento ¿Qué estoy sintiendo?

 

En este sentido, el hombre, ante las dificultades del día a día, ha creado como uno de sus mecanismos de defensa, colocarse una máscara que oculte sus sentimientos, porque mostrar nuestros sentimientos en la sociedad actual, no es algo muy valorado y es interpretado como símbolo de debilidad, por lo tanto, nos mostramos al mundo como seres alegres, fuertes y muy positivos. Tendencia ésta, que ha estado muy de moda en los últimos tiempos. Por esta razón, la pregunta ¿Qué estoy sintiendo? Adquiere un carácter realmente importante.

 

Si nos dejamos envolver por el estrés, por un estado emocional de tristeza, cansancio, frustración, ansiedad y nos repetimos frases como “No soy capaz”, “No puedo”, “No lo lograré”, será eso lo que tendremos como resultado, será eso lo que estaremos creando.

 

Es primordial entender el principio de que somos energía y que ésta se mueve en ondas, o sea en vibración. Estas vibraciones pueden ser de alta frecuencia o de baja frecuencia. No hay términos intermedios. O vibramos en una frecuencia alta o lo hacemos en una frecuencia baja, las dos en simultáneo es una acción imposible de llevarse a cabo.

 

Tú puedes ser una persona fantástica, pero si vibras en una frecuencia baja, porque estás inundado de sentimientos negativos de inseguridad, frustración y tristeza, es eso lo que enviarás hacia afuera. Por lo tanto, comenzarás a atraer hacia tu vida, cosas que tienen que ver con una frecuencia baja, porque estás vibrando en esa frecuencia. Esto es algo muy importante que debemos concientizar y mantener muy presente!

 

 

Ahora bien, si sabes que estás vibrando en una frecuencia baja y ya no quieres estar más en esa vibración... ¿Cómo puedes pasar de esa frecuencia baja a comenzar a vibrar en una frecuencia alta?

 

Tal vez, en este preciso momento, no puedas evitar el sentirte triste, estresado, ansioso, frustrado, pero si somos seres creadores, significa que tenemos las herramientas necesarias que nos permitirán cambiar nuestras emociones, que son las que nos traen esas frecuencias bajas con las que entramos en resonancia. Por eso, ¡te tengo buenas noticias!, ¡esas frecuencias las podemos cambiar! Esto no quiere decir que el motivo que dio origen a la emoción que estás sintiendo se ha resuelto, pero tienes a la mano una herramienta con la que deliberadamente, podrás aumentar tu frecuencia, que antes era baja. Al subir la frecuencia, muy probablemente la solución al problema, que dio origen a esas emociones, llegará.

 

 

Esa herramienta poderosa se llama: ¡La Gratitud!

 

En demasiadas ocasiones, no logramos concientizar y dar importancia a lo que tenemos, porque la mayoría de las cosas, nos las tomamos como garantizadas. Imaginemos por un momento que nos sentimos desanimados o tristes ¿Qué haremos para cambiar esa situación?¿Cómo colocamos la herramienta de La Gratitud en acción?

 

- Primero, buscaremos colocarnos en un ambiente tranquilo y sin ruidos. Nos sentaremos en una posición cómoda y por unos instantes, practicaremos repetidamente una inspiración y una espiración profunda.

 

 

- Segundo, dejo mi personalidad de lado (menciono mi nombre completo), y me conecto con mi Divinidad, con lo que yo soy, con mi Esencia. De esta unión, inspiro y espiro.

 

- Tercero, Agradezco.

 

Quizás acá pensarás, ¿pero qué agradezco si mi vida es un caos? Piensa, reflexiona, encontrarás maravillosas respuestas y razones por las cuales debes estar completamente agradecido...

 

Ejercicio de Gratitud para subir nuestra frecuencia vibratoria

 

 

1.- Agradece por:

 

  • El aire que respiras. Gracias a este aire que se constituye en el vehículo a través del cual puedes vivir y existir.

     

  • A las células que conforman tu cuerpo. Gracias a los millones y millones de células, que constantemente trabajan para que tu organismo pueda funcionar correctamente.

     

  • A la capacidad de ver. Gracias porque tienes la capacidad de ver y la oportunidad que esto te da de poder disfrutar de la belleza de la vida. Puedes ver y disfrutar a tus semejantes, hijos, puedes ver y eso es grandioso...

     

  • Por poder oír. Gracias a tu Dios o querido Universo, porque puedes escuchar la naturaleza, a tus amigos, puedes oir a tus hijos cuando te dicen “Te Quiero”.

     

  • Por poder hablar. Gracias Dios o querido Universo, porque puedes hablar y lograr expresarte usando las palabras, puedes articular y compartir cosas que muchas otras personas, tal vez, no pueden. Puedes decirles a los demás cuánto los aprecias y los quieres.

     

  • Por caminar. Gracias por tener pies y piernas con las que puedes bailar, saltar, escalar montañas, nadar, correr.

     

  • Por tu cuerpo. Gracias por tu cuerpo, que es tu sostén y tu vehículo. (Agradece a todas las partes de tu cuerpo, pues cada una de ellas tiene una función vital, que te permite funcionar correctamente).

     

  • Por el país en el que vives. Tal vez sea en un país privilegiado. ¿Estás consciente de esto?

     

  • Por tener una nevera, en la cual puedes guardar tus alimentos, aún y cuando tu situación financiera, puede que no sea de las mejores, pero tal vez es mejor que la de muchos.

     

  • Por tener amigos. Personas que han sido tu soporte y han estado contigo sosteniéndote en las malas situaciones y disfrutando contigo en las buenas.

 

Son infinitas las situaciones por las cuales estarás agradecido en este momento, una pareja, un hijo, el simple hecho de poder respirar, ver el sol y sentir su calor.

 

Cuando hacemos esto, cuando agradecemos las cosas que tenemos, lentamente vamos elevando nuestra frecuencia. A través de la Gratitud y la Consciencia, aumentamos nuestra frecuencia.

 

Cuando hacemos este ejercicio y nos volvemos conscientes de que la verdad es que somos seres en abundancia, pues tenemos todo lo que necesitamos, no podemos hacer menos que sentir alegría de saber que es realmente así.

 

 

Lamentablemente, la mayoría de las personas tienen el problema de que la mayor parte del tiempo, de sus días, mantienen el foco, en aquello que aún no tienen o no han recibido. No se enfocan en todo aquello que sí tienen, que sí han logrado, por lo tanto dejan de sentir felicidad y gratitud.

 

Cuando nos dedicamos a hacer un análisis de cómo es nuestra vida, de lo que tenemos, manteniendo el foco en nuestros logros (que serán muchos si los comparamos a cuando comenzamos), podemos llegar a entender cuán ricos somos.

 

2.- Recuerda y revive situaciones en la que has sentido profunda alegría y felicidad.

 

No importa si fue hoy, ayer o unas semanas atrás, e incluso años. Lo importante es que rescates dos situaciones que viviste y en donde sentiste esa maravillosa sensación de felicidad.

 

Practicando este ejercicios y dándole continuidad al de la Gratitud, aumentamos nuestra frecuencia cada vez más. Ubicarnos en estas dos situaciones, será como dar un salto cuántico en el aumento de nuestra frecuencia.

 

 

3.- Define dos objetivos para el día que está por comenzar.

 

Una vez que has decidido los dos objetivos que deseas concretar en este nuevo día que comienza, escríbelos en un papel. Defínelos muy bien, de forma objetiva y concreta, con acciones y actitudes específicas que deberás poner en práctica.

 

 

4.- Proyecta.

 

Agradecemos anticipadamente por aquello que deseamos. Agradecemos como si ya existiera.

 

Gracias Dios / Querido Universo / Vida, por las personas que forman parte de mi equipo. Gracias por las personas que entendieron que este concepto es una oportunidad y que están listos para desarrollarlo tanto por sus familias como para sí mismos, con éxito. Gracias por la organización, que ya crece y crece, porque conocí a las personas responsables que quieren crear junto a mi, para ellos mismos, sus familias y compañeros este concepto, de manera que puedan generar una transformación exitosa.

 

 

Esta proyección puede usarse en cualquier aspecto de nuestra vida. Si por ejemplo, estás buscando un compañero dirías: Gracias Dios / Querido Universo / Vida por este compañero maravilloso que has colocado en mi camino, por el que siento inspiración, fuerza, motivación, que me ama y me respeta...

 

Con la práctica de este ejercicio, nuestra frecuencia vibratoria aumentará y será capaz de manifestar mucho más rápido, en nuestra realidad, aquello que deseamos. El fin último, es que se manifieste de forma más rápida y poderosa. Para que esto se materialice, es muy importante que tu frecuencia se mantenga alta. Porque, recuerda, la frecuencia está determinada por el sentimiento.

 

A través de La Gratitud, me impregno con el sentimiento de la felicidad, sin importar por el tipo de situaciones por las que estás pasando. En este instante, estás lleno con el sentimiento de la felicidad y por la ley de la resonancia, atraes cosas buenas a tu vida, que te ayudarán llegar a donde quieres, de forma mucho más rápida.

 

Queremos ser efectivos y eficaces, lo que significa que si tú te proyectas en una frecuencia alta, llegarás más rápido a tu meta. No se trata de llevar a cabo muchas tareas para lograr un fin, se trata de hacerlo de la forma más simple, pero al mismo tiempo eficaz.

 

“La gratitud puede transformar días comunes en ‘días de acción de gracias’, por lo tanto, puede transformar la rutina de tu día, en momentos de alegría y a las oportunidades, bendiciones”.— William Arthur Ward

 

 

Fuente:

 

Texto original y autor del Ejercicio: Angels Muñoz (DIO)

 


Advertencias o recomendaciones

¿Qué te ha parecido este artículo?¿Estás dispuesto a practicar este ejercicio de la Gratitud para así elevar tu frecuencia vibratoria?¡Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”. 

Te recomiendo este otro artículo: ¡Los 7 Principios Kahunas: Para Vivir una Vida Plena!






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda